Is­lan­dia, sue­ño bo­real

Tie­rra de aven­tu­re­ros, aho­ra se ha con­ver­ti­do en imán tu­rís­ti­co por sus be­lle­zas na­tu­ra­les, ta­les co­mo gla­cia­res y aguas ter­ma­les, así co­mo por sus lar­gas no­ches y días

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Po­cos años atrás em­pren­der via­je a Is­lan­dia era pa­ra aven­tu­re­ros, tro­ta­mun­dos y bus­ca­do­res de des­ti­nos exó­ti­cos. Pe­ro los tiem­pos van cam­bian­do y mu­chos fac­to­res son los que in­flu­yen en la rein­ven­ción del turismo. Hoy es­tá tan de mo­da vi­si­tar Is­lan­dia que el flu­jo de vi­si­tan­tes al año mul­ti­pli­ca va­rias ve­ces su es­ca­sa po­bla­ción de 300 mil ha­bi­tan­tes.

Aun­que es­té en bo­ca de mu­chos, tam­bién hay quie­nes no tie­nen ni la más re­mo­ta idea de dón­de que­da Is­lan­dia, una is­la en el océano Atlán­ti­co, al nor­te del Reino Uni­do, en­tre No­rue­ga y Groen­lan­dia. Ade­más de una ubi­ca­ción exó­ti­ca­men­te nor­te­ña, es­te país cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca ‘tie­rra de hie­lo’ po­see una am­plia ex­ten­sión, lo que lo con­vier­te en el país con me­nor den­si­dad de po­bla­ción de Eu­ro­pa. La mi­tad de sus ha­bi­tan­tes vi­ven en la ca­pi­tal, Rei­kia­vik, por lo que hay zo­nas en­te­ras del país des­po­bla­das.

Is­lan­dia po­see una na­tu­ra­le­za im­po­nen­te, con vol­ca­nes en ac­ti­vi­dad, de­sier­tos, gla­cia­res y mon­ta­ñas. Es­pec­ta­cu­la­res géi­se­res, cas­ca­das, la­gu­nas azu­les, pla­yas de la­va, ar­coí­ris y la fa­mo­sí­si­ma e imposible au­ro­ra bo­real son al­gu­nas de las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les de Is­lan­dia.

Su na­tu­ra­le­za úni­ca des­ta­ca a es­te país, pe­ro tam­bién otros fe­nó­me­nos so­cia­les y cul­tu­ra­les han he­cho que el turismo mun­dial pon­ga el ojo en un lu­gar tan le­jano: la no­ve­la ne­gra nór­di­ca. Es­te gé­ne­ro es fu­ror en el mun­do en­te­ro, lo que lle­vó in­me­dia­ta­men­te a que guio­nis­tas de se­ries co­mo Ga­me

of Th­ro­nes se fi­ja­ran en es­tos te­rri­to­rios y lue­go tam­bién sus te­le­vi­den­tes.

La afluen­cia de turismo avivó las re­des so­cia­les, que se po­bla­ron de her­mo­sas fo­tos del país y eso ge­ne­ró un gran efec­to y de­seo de co­no­cer es­te lu­gar, que tal vez en otro mo­men­to no hu­bie­ra si­do con­si­de­ra­do ni por le­jos co­mo una op­ción pa­ra ir de va­ca­cio­nes.

En Is­lan­dia se dan fe­nó­me­nos

co­mo el sol de me­dia­no­che y la noche po­lar, con días lar­guí­si­mos en ve­rano y muy po­cas ho­ras de luz en in­vierno, con no­ches de has­ta 20 ho­ras. Es tam­bién en esa épo­ca cuan­do los is­lan­de­ses se reúnen en ba­res y, le­jos de la tris­te­za, fes­te­jan sus lar­gas no­ches con al­ga­ra­bía.

Un cie­lo de fan­ta­sía

La au­ro­ra bo­real es un fe­nó­meno que se da en zo­nas po­la­res, una lu­mi­nis­cen­cia de co­lo­res que ocu­rre en el cie­lo noc­turno. En Is­lan­dia y los paí­ses es­can­di­na­vos la épo­ca pa­ra dis­fru­tar­la es en­tre oc­tu­bre y mar­zo, pe­ro na­da ase­gu­ra exac­ta­men­te cuán­do se pue­de ver. En la ca­pi­tal se pue­de vi­si­tar el Au­ro­ra Reik­ya­vik, un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción del fe­nó­meno don­de ob­te­ner muy bue­na in­for­ma­ción.

Con­tra­rio a lo que mu­chos pien­san o su­po­nen so­bre los ha­bi­tan­tes del nor­te –fríos y dis- tan­tes–, los is­lan­de­ses son gen­te ale­gre, cá­li­da y a la que le gus­ta di­ver­tir­se. Las no­ches de vier­nes y sá­ba­dos en la ca­pi­tal son muy ani­ma­das y, de he­cho, es­te es uno de los pun­tos de atrac­ción; sus ba­res y su va­ria­da y ca­da vez más atrac­ti­va pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca con­vir­tie­ron a Is­lan­dia en uno de los des­ti­nos foo­die del mun­do.

Por su ubi­ca­ción en el ma­pa y la uti­li­za­ción de los pro­duc­tos que dan sus pro­lí­fi­cas tie­rras, Is­lan­dia brin­da ex­ce­len­tes ver­du­ras que dan un gran va­lor agre­ga­do a sus pla­tos. La co­ci­na is­lan­de­sa tam­bién es­tá de mo­da, brin­dan­do a lo­ca­les y turistas pla­tos mo­der­nos, así co­mo tra­di­cio­na­les sa­bo­res nór­di­cos, en to­dos los ca­sos con el uso de mag­ní­fi­cos in­gre­dien­tes.

Ex­ce­len­te pes­ca (sal­món, ti­bu­rón, aren­que, ba­ca­lao) y car­nes (so­bre to­do cor­de­ro), pre­pa­ra­dos con mé­to­dos de con­ser­va co­mo el ahu­ma­do, el sa­la­do y el fer­men­ta­do, son tí­pi­cos en esta is­la.

Por otro la­do, al igual que en los paí­ses es­can­di­na­vos, la cul­tu­ra del ca­fé es­tá muy arrai­ga­da.

No so­lo na­tu­ra­le­za

Rei­kia­vik es un des­tino que se ha es­me­ra­do en ofre­cer pro­duc­tos atrac­ti­vos, de los que hay gran va­rie­dad en mo­da y di­se­ño van­guar­dis­tas.

Lau­ga­ve­gur y Skó­la­vö­rðus­tí­gur son las ca­lles don­de en­con­trar to­do, des­de ro­pa has­ta to­do ti­po de ob­je­tos de di­se­ño.

Pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con una ciu­dad es im­por­tan­te tam­bién co­no­cer al­go de su his­to­ria. En Rei­kia­vik, uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es la igle­sia Hall­grims­kirk­ja, la más al­ta de la is­la. Su­bien­do a su to­rre es­tá la me­jor vis­ta de la ciu­dad.

El puer­to, en tan­to, es una de las zo­nas don­de de­gus­tar de­li­cias del mar y dis­fru­tar­las en una de las an­ti­guas ca­ba­ñas de pes­ca­do­res trans­for­ma­das en res­tau­ran­tes. Pa­ra quie­nes siem­pre gus­tan de co­no­cer mer­ca­dos en los si­tios que vi­si­tan, es­tá el Ko­la­por­tid, in­tere­san­te lu­gar don­de en­con­trar pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos y ob­je­tos de to­do ti­po.

La ca­pi­tal is­lan­de­sa es, ade­más, re­co­no­ci­da por sus mu­seos; de he­cho, es una de las ciu­da­des con ma­yor con­cen­tra­ción de es­tos edi­fi­cios por me­tro cua­dra­do. El que no hay que per­der­se es el Mu­seo Na­cio­nal de Is­lan­dia, que al­ber­ga una gran co­lec­ción de ob­je­tos don­de en­ten­der y apre­ciar la his­to­ria de la is­la.

Por su ubi­ca­ción en el ma­pa y la uti­li­za­ción de los pro­duc­tos que dan sus pro­lí­fi­cas tie­rras, Is­lan­dia tie­ne una gas­tro­no­mía ex­ce­len­te

A - FLICKR

Pai­sa­jes des­lum­bran­tes que com­bi­nan el agua que ro­dea a la is­la con las mon­ta­ñas y pi­cos ne­va­dos en el ho­ri­zon­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.