Re­cons­truir los tem­plos

Myan­mar, ex Bir­ma­nia, bus­ca apro­ve­char un sis­mo de 2016 pa­ra re­cu­pe­rar mo­nu­men­tos re­li­gio­sos des­trui­dos y de­vol­ver­le el mo­vi­mien­to tu­rís­ti­co a la zona

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito | Lugares - MIKE IVES New York Ti­mes News Ser­vi­ce

La ven­de­do­ra vio co­mo miem­bros de una es­pe­cie ca­da vez más ra­ra –turistas– cru­za­ban un es­ta­cio­na­mien­to su­cio pa­ra di­ri­gir­se al Tem­plo Pyat­hat Gyi, uno de los más de 2,000 mo­nu­men­tos re­li­gio­sos en una lla­nu­ra ri­be­re­ña en el cen­tro de Myan­mar.

No se de­tu­vie­ron a com­prar sus ca­ra­me­los de azú­car de pal­ma, ni los som­bre­ros o re­me­ras a la ven­ta en ca­rre­tas y pues­tos cer­ca­nos. Era ca­si el ano­che­cer y no ha­bía he­cho si­quie­ra la pri­me­ra ven­ta del día. “An­tes es­to es­ta­ba lleno, an­tes del te­rre­mo­to”, di­jo la ven­de­do­ra, Soe Moe Thue, re­fi­rién­do­se a un sis­mo de 6,8 gra­dos el año pa­sa­do. Da­ñó a 389 de los mo­nu­men­tos de Ba­gan, y rom­pió el cha­pi­tel de Pyat­hat Gyi.

Mu­chos de los mo­nu­men­tos de Ba­gan fue­ron res­tau­ra­dos por el ex go­bierno mi­li­tar de Myan­mar en los años 1990, des­pués de un te­rre­mo­to an­te­rior, en una for­ma que los ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les cri­ti­ca­ron co­mo tor­pe. El go­bierno aban­do­nó en ese en­ton­ces un es­fuer­zo por bus­car el es­ta­tus de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el com­ple­jo.

Aho­ra, el nue­vo go­bierno ci­vil de Myan­mar es­tá pla­nean­do una nue­va pos­tu­la­ción pa­ra la de­sig­na­ción de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad pa­ra Ba­gan, y ex­per­tos di­cen que co­mo el sis­mo de 2016 des­tru­yó par­te de las obras de res­tau­ra­ción más desas­tro­sas de los mi­li­ta­res, la nue­va pos­tu­la­ción tie­ne una me­jor pro­ba­bi­li­dad de te­ner éxi­to.

No to­dos a fa­vor

Pe­ro la gen­te en Ba­gan di­ce que le preo­cu­pa que fun­cio­na­rios con ne­xos con desa­rro­lla­do­res ri­cos, usan­do a Na­cio­nes Uni­das co­mo pre­tex­to, pu­die­ran in­ter­fe­rir con la vi­da re­li­gio­sa o pre­sio­nar pa­ra que se ha­gan cam­bios de zo­ni­fi­ca­ción que em­po­brez­can más a la gen­te que al­gu­na vez fue des­alo­ja­da por los mi­li­ta­res pa­ra dar pa­so a ho­te­les de lu­jo.

No re­cons­truir los cha­pi­te­les de los tem­plos, di­cen, tam­bién ha­ría a los mo­nu­men­tos me­nos atrac­ti­vos y de­pri­mi­ría el turismo na­cio­nal. El com­ple­jo de mo­nu­men­tos de Ba­gan es la jo­ya de la co­ro­na en un sec­tor tu­rís­ti­co que tie­ne un va­lor de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res y ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te des­de que Myan­mar, un país de ma­yo­ría bu­dis­ta, em­pe­zó una ac­ci­den­ta­da tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia en 2011.

Opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar

Pe­ro aun cuan­do al­gu­nos de los mo­nu­men­tos fue­ron cons­trui­dos en el si­glo XI, los turistas a me­nu­do ven al com­ple­jo de­fec­tuo­so por­que se con­si­de­ra que las re­no­va­cio­nes de la era de los mi­li­ta­res –mar­ca­das con la­dri­llos ro­jo ce­re­za– le res­tan va­lor a su au­ten­ti­ci­dad co­mo si­tio an­ti­guo.

El sis­mo de 2016 po­dría ofre­cer al nue­vo go­bierno de Myan­mar un nue­vo ini­cio con la Unes­co por­que des­tru­yó gran par­te de las peo­res obras de re­cons­truc­ción.

Pe­ro no to­dos es­tán de acuer- do. Aung San Suu Kyi, li­de­re­sa del go­ber­nan­te par­ti­do po­lí­ti­co Li­ga Na­cio­nal pa­ra la De­mo­cra­cia de Myan­mar, di­jo que cual­quier obra de con­ser­va­ción de­be­ría te­ner el apo­yo de la gen­te lo­cal y evitar al­te­rar los mo­nu­men­tos.

Pa­ra cum­plir con las re­co­men­da­cio­nes de la Unes­co, el go­bierno per­mi­ti­rá obras de re­cons­truc­ción en so­lo cin­co de los 89 si­tios en el com­ple­jo de mo­nu­men­tos que fue­ron mo­de­ra­da o fuer­te­men­te da­ña­dos por el te­rre­mo­to.

Al­gu­nos gru­pos co­mu­ni­ta­rios en Ba­gan te­men que una de­sig­na- ción de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad agra­ve las res­tric­cio­nes exis­ten­tes so­bre dón­de y có­mo pue­den cons­truir ca­sas u ope­rar ne­go­cios en Nue­vo Ba­gan, un dis­tri­to en las afue­ras pol­vo­rien­tas de la ciu­dad don­de la gen­te fue obli­ga­da a re­ubi­car­se en 1990 des­pués de que el go­bierno los des­pla­zó de una zona de mo­nu­men­tos en el cen­tro.

En vez de de­jar la zona de mo­nu­men­tos li­bre de desa­rro­llo, el go­bierno mi­li­tar per­mi­tió la cons­truc­ción ahí de va­rios ho­te­les ex­clu­si­vos, in­clui­do uno en don­de an­tes es­ta­ba una es­cue­la.

Pa­ra cum­plir con las re­co­men­da­cio­nes de la Unes­co, el go­bierno per­mi­ti­rá obras de re­cons­truc­ción en so­lo cin­co de los 89 si­tios en el com­ple­jo de mo­nu­men­tos

FO­TOS: MINZAYAR OO - NEW YORK TI­MES

Vis­ta aé­rea en la que re­sal­ta el tem­plo Thatb­yinn­yu, ac­tual­men­te en res­tau­ra­ción.

Pe­re­gri­nos en el tem­plo Pyat­hat Gyi, que es­tá sien­do res­tau­ra­do

Tra­ba­ja­dor su­bien­do al tem­plo Pyat­het Gyi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.