Lo más al­to del mun­do

En Ecua­dor, a 5.100 me­tros so­bre el ni­vel del mar se en­cuen­tra el vol­cán Tai­ta Chim­bo­ra­zo, un si­tio pa­ra prac­ti­car de­por­tes ex­tre­mos o sim­ple­men­te pa­sear

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares - TA­NIA DE TO­MAS Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Rio­bam­ba es una ciu­dad que es­tá ubi­ca­da en el cen­tro de Ecua­dor, en la cor­di­lle­ra cen­tral de los An­des. Es un va­lle ro­dea­do por mon­ta­ñas. Al nor­te es­tá el vol­cán Tai­ta Chim­bo­ra­zo. Tai­ta sig­ni­fi­ca pa­dre en que­chua, y Chim­bo­ra­zo, dios del hie­lo. Si se ha­ce una me­di­ción des­de el cen­tro de la tie­rra a la pun­ta del Chim­bo­ra­zo (mi­de 6.263 me­tros so­bre el ni­vel del mar) la dis­tan­cia es ma­yor que la que hay des­de la tie­rra a la ci­ma del Eve­rest, aun­que ob­via­men­te la mon­ta­ña es más al­ta.

El Chim­bo­ra­zo y el Ca­rihuay­ra­zo (que mi­de 5.020 me­tros) for­man par­te de lo que se co­no­ce co­mo Re­ser­va de Pro­duc­ción de Fau­na Chim­bo­ra­zo, un lu­gar con ocho eco­sis­te­mas y el úni­co de Ecua­dor en el que pue­den ob­ser­var­se las vi­cu­ñas. Un área pro­te­gi­da que va­le la pe­na co­no­cer y en la que pue­den rea­li­zar­se ac­ti­vi­da­des co­mo an­di­nis­mo, sen­de­ris­mo, ciclismo de mon­ta­ña, es­ca­la­da en ro­ca y ob­ser­va­ción de flo­ra y fau­na.

Has­ta to­car el cie­lo

Si se va por el día es po­si­ble vi­si­tar el Chim­bo­ra­zo sin guía. Pa­ra eso se de­be to­mar un bus en la ter­mi­nal de Rio­bam­ba y ca­mi­nar des­de la en­tra­da has­ta el pri­mer re­fu­gio. Aun­que ha­cer esta ac­ti­vi­dad con guía en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia y brin­da se­gu­ri­dad, prin­ci­pal­men­te pa­ra quie­nes no tie­nen de­ma­sia­do con­tac­to con la al­tu­ra (el cos­to es de apro­xi­ma­da­men­te US$ 70). Tam­bién es po­si­ble lle­gar a la ci­ma, aun­que es­to es­tá di­ri­gi­do a per­so­nas con ex­pe­rien­cia y de­be ha­cer­se con guías es­pe­cia­li­za­dos (el cos­to os­ci­la en­tre US$ 350 y US$ 400).

Hay tres ru­tas bá­si­cas que pue­den ha­cer­se: la del re­fu­gio Whym­per, Tem­plo Ma­chay y el Bos­que de Poly­le­pis. Di­cen que to­das va­len la pe­na aun­que las úl­ti­mas dos tie­nen un gra­do de di­fi­cul­tad ma­yor.

El ac­ce­so es por la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na E35. En la en­tra­da hay que re­gis­trar­se y lue­go se pue­de se­guir en au­to o ca­mi­nan­do has­ta el pri­mer re­fu­gio “Her­ma­nos Ca­rrel” que es­tá a 4.800 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Des­de allí se sube 1 ki­ló­me­tro (que pa­re­ce una eter­ni­dad) has­ta el Re­fu­gio Whym­per.

Sin ai­re

Res­pi­rar cues­ta. Pe­sa. La ex­ci­ta­ción y la adre­na­li­na se vuel­ven de­ter­mi­na­ción. Los oí­dos se ta­pan, los la­bios se em­pie­zan a po­ner mo­ra­dos, las ma­nos hor­mi­guean y el pe­cho por mo­men­tos va a ex­plo­tar.

Lle­gar al se­gun­do re­fu­gio im­pli­ca es­tar al­go ma­rea­do, pe­ro lo que que­da por as­cen­der es po­co y se ha­ce con cal­ma. Un buen con­se­jo es que al lle­gar a los re­fu­gios el tu­ris­ta se de­ten­ga unos ins­tan­tes y que le dé tiem­po al cuer­po, ya que son si­tios que ayu­dan a re­po­ner ener­gía (ade­más de es­tar to­tal­men­te equi­pa­dos pa­ra el frío y se ven­den be­bi­das ca­lien­tes y ali­men­tos dul­ces).

Pa­ra lle­gar a la ci­ma hay que ca­mi­nar du­ran­te ocho ho­ras y te­ner un en­tre­na­mien­to y equi­po es­pe­cial. No es pa­ra cual­quie­ra.

“En la cum­bre del Chim­bo­ra­zo ves el ho­ri­zon­te di­vi­di­do en tres par­tes: el cie­lo ce­les­te muy por de­ba­jo, lue­go el azul cla­ri­to y cuan­do mi­rás ha­cia arri­ba es­tá to­do ne­gro”, con­tó el guía.

Pa­ra ter­mi­nar, el tour pue­de in­cluir, ade­más del as­cen­so, un trek­king de al­tu­ra a 3.800 me­tros en el acan­ti­la­do de San Juan, un ri­tual de re­ener­gi­za­ción en la cas­ca­da en la que los in­dí­ge­nas pu­ruháes ha­cían ri­tos de sa­na­ción y ofren­da al Chim­bo­ra­zo.

J.HOOD-FLICKR

T. DE TO­MAS

El vol­cán Tai­ta Chim­bo­ra­zo sign­fi­ca pa­dre en qe­chua (Tai­ta) y dios del hie­lo (Chim­bo­ra­zo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.