En­tre el ser chino y sen­tir ru­so

Har­bin, una ciu­dad en el no­res­te de Chi­na con fuer­te in­fluen­cia de la cul­tu­ra za­ris­ta, pe­lea por con­ser­var su his­to­ria

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - KI­KI ZHAO

Cuan­do lle­gó por pri­me­ra vez a la ciu­dad de Har­bin, en el no­res­te de Chi­na, en 1984 pa­ra asis­tir a la uni­ver­si­dad, Bu Chong que- asom­bra­do al ver un im­po­nen­te edi­fi­cio es­ti­lo eu­ro­peo en el cam­pus con al­tas co­lum­nas, puer­tas en ar­co y ela­bo­ra­dos re­lie­ves. Esas eran ca­rac­te­rís­ti­cas de Har­bin, una ciu­dad cons­trui­da a fi­nes del si­glo XIX co­mo un pues­to de avan­za­da en el Le­jano Orien­te de la Ru­sia im­pe­rial, una ba­se pa­ra el Fe­rro­ca­rril Orien­tal Chino en lo que al­gu­na vez se co­no­ció co­mo Man­chu­ria.

Pe­ro en los úl­ti­mos años se de­mo­lió la an­ti­gua ar­qui­tec­tu­ra pa­ra ha­cer es­pa­cio y am­pliar ca­rre­te­ras y blo­ques de ras­ca­cie­los de es­ti­lo uni­for­me.

Cons­ter­na­dos por la des­truc­ción y em­po­de­ra­dos por las re­des so­cia­les, Bu y otros re­si­den­tes lo­ca­les se unie­ron pa­ra pre­ser­var lo que que­da de la ar­qui­tec­tu­ra ru­sa de Har­bin, que fue gol­pea­da por las olas de la gue­rra, la re­vo­lu­ción y, aho­ra, el nue­vo desa­rro­llo ur­bano.

El na­ci­mien­to de Har­bin es di­fe­ren­te al de otras ciu­da­des chi­nas. En 1898, in­ge­nie­ros ru­sos y tra­ba­ja­do­res pro­ce­den­tes tan­to de Ru­sia co­mo de Chi­na lle­ga­ron a cons­truir el Fe­rro­ca­rril Orien­tal Chino. Pron­to fue­ron se­gui­dos por ju­díos ru­sos que huían de las ma­tan­zas, y lue­go aris­tó­cra­tas ex­pul­sa­dos por la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que y tro­pas de la Ru­sia Blan­ca que bus­ca­ban re­fu­gio tras ser de­rro­ta­dos en la gue­rra ci­vil.

Pa­ra los años de 1920, más de 100 mil ru­sos se ha­bían es­ta­ble­ci­do en Har­bin, jun­to con mi­les más que re­pre­sen­ta­ban a por lo me­nos 50 na­cio­na­li­da­dó

des. La ciu­dad se con­vir­tió en un im­por­tan­te cen­tro eco­nó­mi­co, con an­chos bu­le­va­res, igle­sias or­to­do­xas con do­mos en for­ma de ce­bo­lla, vi­llas, tien­das de­par­ta­men­ta­les y hoteles. Los nue­vos co­lo­nos es­ta­ble­cie­ron hospitales, ban­cos y tea­tros, pu­bli­ca­ron pe­rió­di­cos y fun­da­ron com­pa­ñías de ba­llet y or­ques­tas.

Los chi­nos tam­bién fue­ron atraí­dos a Har­bin, pri­me­ro pa­ra ayu­dar a cons­truir el fe­rro­ca­rril y lue­go por los ne­go­cios. Al­gu­nos es­ta­ble­cie­ron tien­das y fá­bri­cas y se vol­vie­ron em­pren­de­do­res exi­to­sos. To­man­do pres­ta­dos di­se­ños de sus ve­ci­nos ex­tran­je­ros, mu­chos cons­tru­ye­ron ca­sas de pie­dra con ex­te­rio­res eu­ro­peos y pa­tios in­te­rio­res es­ti­lo chino; un es­ti­lo que los re­si­den­tes lo­ca­les co­mún­men­te lla­man “ba­rro­co chino”.

Ciu­dad in­dus­trial

La pri­me­ra re­mo­de­la­ción im­por­tan­te de Har­bin ocu­rrió po­co des­pués de que los co­mu­nis­tas lle­ga­ran al po­der. Cuan­do Mao Ze­dong vi­si­tó Har­bin en 1950, de­cla­ró que debería trans­for- mar­se de una ciu­dad ba­sa­da en el con­su­mo en una do­mi­na­da por la pro­duc­ción. El go­bierno cen­tral hi­zo de Har­bin una ba­se in­dus­trial y cons­tru­yó gran­des fá­bri­cas y blo­ques de apar­ta­men­tos es­ti­lo so­vié­ti­co. Lue­go, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral de los años de 1960, el 80% de las al­re­de­dor de 50 si­na­go­gas e igle­sias de la ciu­dad fue­ron de­mo­li­das por Guar­dias Ro­jos, in­clui­da la gran ca­te­dral or­to­do­xa, San Ni­co­lás, cons­trui­da en 1900.

Es so­lo en los úl­ti­mos años que el go­bierno lo­cal, dán­do­se cuen­ta fi­nal­men­te de que la ar­qui­tec­tu­ra sin­gu­lar de la ciu­dad po­día atraer a tu­ris­tas, em­pe­zó a re­no­var al­gu­nos de los edi­fi­cios más an­ti­guos que so­bre­vi­vie­ron. Aho­ra, la ciu­dad se enor­gu­lle­ce de la Ca­te­dral de San­ta So­fía, la cual fue pre­ser­va­da co­mo mu­seo, y los edi­fi­cios ru­sos a lo lar­go del Bu­le­var Cen­tral. Una si­na­go­ga fue con­ver­ti­da en sa­la de con­cier­tos, y otra en un mu­seo ju­dío.

Pe­ro pa­ra los con­ser­va­cio­nis­tas lo­ca­les, esos es­fuer­zos lle­ga­ron de­ma­sia­do tar­de y, en al­gu­nos ca­sos, fue­ron mal pla­nea­dos.

En el ba­rrio de Lao Dao­wai, el go­bierno mu­ni­ci­pal desahu­ció a los re­si­den­tes lo­ca­les, de­rri­bó ca­sas an­ti­guas, las re­em­pla­zó con nue­vos edi­fi­cios que imi­tan un es­ti­lo an­ti­guo y al­qui­ló las es­truc­tu­ras a em­pre­sas co­mer­cia­les.

El pro­yec­to, que tie­ne con­tra­par­tes en mu­chas otras ciu­da­des chi­nas que han cons­trui­do nue­vas “ciu­da­des an­ti­guas”, se ha to­pa­do con la bur­la de los con­ser­va­cio­nis­tas lo­ca­les que di­cen que es ab­sur­do que el go­bierno ti­re la au­tén­ti­ca ar­qui­tec­tu­ra más an­ti­gua y cons­tru­ya imi­ta­cio­nes.

De­sahu­ciar a los an­ti­guos re­si­den­tes, y con ellos a los res­tau­ran­tes y tien­das po­pu­la­res que ellos ope­ra­ban, des­tru­yó el ca­rác­ter del dis­tri­to, afir­man.

“La gen­te se mu­dó y las tien­das se fue­ron”, di­jo Yin Hai­jie, pro­fe­so­ra de so­cio­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Har­bin. “La pre­ser­va­ción cul­tu­ral no sig­ni­fi­ca na­da pa­ra los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios y el go­bierno. No se es­tá con­si­de­ran­do na­da más que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos”.

Yin di­jo que la ciu­dad ca­re­cía de bue­nos ca­na­les pa­ra que los ex­per­tos y con­ser­va­cio­nis­tas lo­ca­les se co­mu­ni­quen con el go­bierno. “Real­men­te es­ta­mos en des­ven­ta­ja. El go­bierno es fuer­te y la so­cie­dad es dé­bil”, di­jo.

En los úl­ti­mos años el go­bierno lo­cal em­pe­zó a re­no­var al­gu­nos de los edi­fi­cios más an­ti­guos que so­bre­vi­vie­ron

Pa­ra los con­ser­va­cio­nis­tas lo­ca­les, esos es­fuer­zos lle­ga­ron de­ma­sia­do tar­de

FO­TOS: GI­LLES SABRIE/THE NEW YORK TI­MES

La ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción, con fuer­tes in­fluen­cias del ba­rro­co, son par­te de Har­bin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.