Des­pe­gan vue­los com­par­ti­dos

Aplicaciones que permiten unir a pi­lo­tos con pa­sa­je­ros ga­nan po­pu­la­ri­dad en el Reino Unido y Ale­ma­nia, y ate­rri­zan en Fran­cia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - AR­MAN SOLDIN AFP

Al mo­do de BlaB­laCar y otros sis­te­mas pa­ra com­par­tir via­je, la em­pre­sa Wingly con­quis­ta los cie­los con una apli­ca­ción de vue­los com­par­ti­dos que une a pi­lo­tos con pa­sa­je­ros que bus­can vo­lar por po­co di­ne­ro en aviones pri­va­dos.

“Es una gran ma­ne­ra de ir en avión, es una ex­pe­rien­cia úni­ca, es al­go nue­vo”, di­ce Adam Ni­cho­las, de 27 años, en un ae­ró­dro­mo cer­ca de Lon­dres.

Es­te pa­sa­je­ro lon­di­nen­se es­tá lis­to pa­ra su segundo via­je con Wingly, una fir­ma fran­ce­sa que co­nec­ta a pa­sa­je­ros y pi­lo­tos pa­ra vue­los cor­tos, y lí­der in­dis­cu­ti­ble del mer­ca­do eu­ro­peo con una co­mu­ni­dad de más de 80 mil miem­bros.

En la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de Ni­cho­las se lle­vó a su novia en un via­je de un día de sor­pre­sa a Le Tou­quet, cer­ca de Pa­rís, a tra­vés del ca­nal de la Man­cha.

“Vo­la­mos allí por la mañana, al­mor­za­mos, be­bi­mos vino y lue­go vo­la­mos de nue­vo por la no­che”, di­ce Ni­cho­las. El cos­te de un vue­lo así ron­da las 100 li­bras por per­so­na (unos US$ 130).

Es­ta vez es­te lon­di­nen­se via­ja­rá con el pi­lo­to So­ma­sek­ha­ra Pem­mi­redy, de 34 años, so­bre la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca a bor­do de un avión Cess­na 172.

Pem­mi­redy tie­ne más de 290 ho­ras de vue­lo des­de que ob­tu­vo su li­cen­cia de pi­lo­to en 2011.

Tra­ba­ja en se­gu­ri­dad en un ae­ro­puer­to de Lon­dres por las tar­des y vue­la por las ma­ña­nas pa­ra su­mar ho­ras de vue­lo que son vi­ta­les pa­ra lo­grar su am­bi­ción de tra­ba­jar pa­ra una ae­ro­lí­nea.

Pem­mi­redy des­cri­be el sis­te­ma co­mo “bueno pa­ra to­dos”, afir­ma, mien­tras pre­pa­ra a un an­sio­so Ni­cho­las con los de­ta­lles de la al­ti­tud, la ve­lo­ci­dad y la ru­ta que es­tán a pun­to de to­mar.

Pe­ro an­tes, el pi­lo­to com­prue­ba otra pe­ti­ción de vue­lo en su te­lé­fono, uti­li­zan­do la apli­ca­ción que per­mi­te a los clien­tes a po­ner­se en con­tac­to di­rec­ta­men­te con los pi­lo­tos.

“Ha­ce un mes, re­ci­bí una so­li­ci­tud con una hora de an­te­la­ción y me las arre­glé pa­ra vo­lar”, re­cuer­da Pem­mi­redy.

“El chi­co fue muy afor­tu­na­do ya que era mi día li­bre, así que pu­de lle­var a la pa­re­ja pa­ra que ce­le­bra­rán su aniver­sa­rio en Fran­cia”, re­cuer­da.

Des­pués lle­var me­ticu­losa­men­te a ca­bo los con­tro­les téc­ni­cos, Pem­mi­redy y su pa­sa­je­ro suben al pe­que­ño avión que es pro­pie­dad de un club de vue­lo.

La pa­re­ja vuelve des­pués de una hora de vue­lo so­bre la ciu­dad, am­bos son­rien­do.

“Vo­lar más ba­ra­to”

Adop­tan­do un en­fo­que de ba­jo cos­te, el co­fun­da­dor de Wingly, Eme­ric de Wa­ziers, di­ce que quie­re “de­mos­trar que la avia­ción pri­va­da es ac­ce­si­ble” y no debe res­trin­gir­se a unos po­cos pri­vi­le­gia­dos.

El mis­mo pi­lo­to, Wa­ziers ex­pli­ca que el mo­de­lo de vue­lo com­par­ti­do “per­mi­te vo­lar más ba­ra­to y dis­fru­tar de es­ta pa­sión sin que el di­ne­ro sea un obs­tácu­lo”.

En lu­gar de com­pe­tir con las lí­neas aé­reas co­mer­cia­les u otros me­dios de trans­por­te, ex­pli­ca que el en­fo­que es­tá en “el ocio y el des­cu­bri­mien­to” a tra­vés de la co­lec­ción de des­ti­nos que son por lo ge­ne­ral di­fí­ci­les de al­can­zar.

Los vue­los ala­dos só­lo cu­bren dis­tan­cias cor­tas y, da­do el ta­ma­ño del avión uti­li­za­do, pue­den ser can­ce­la­dos po­co an­tes por el mal tiem­po.

La ru­ta de Lon­dres a Le Tou­quet se en­cuen­tra en­tre las más po­pu­la­res jun­to a la que une Pa­rís a las is­las fran­ce­sas Be­lle Ile o Ile Yeu, en el Atlán­ti­co, no muy le­jos del li­to­ral fran­cés.

En lu­gar de com­pa­rar­la al ser­vi­cio de ta­xis pri­va­dos Uber, Wa­ziers se ve más co­mo el “BlaB­laCar de los cie­los” por­que Wingly per­mi­te a los pa­sa­je­ros di­vi­dir los cos­tes de un vue­lo. Blab­laCar es un ne­go­cio fran­cés de vehícu­lo com­par­ti­do.

El sis­te­ma es­tá ga­nan­do po­pu­la­ri­dad en el Reino Unido y Ale­ma­nia, pe­ro ha tar­da­do más en des­pe­gar en Fran­cia por las res­tric­cio­nes a los vue­los cor­tos, que se le­van­ta­ron en ju­nio.

En­tre los tres paí­ses, hay más de 80 mil per­so­nas re­gis­tra­das en Wingly, in­clu­yen­do seis mil pi­lo­tos, y ca­da mes la co­mu­ni­dad cre­ce un 20%.

Otras em­pre­sas que ofre­cen un ser­vi­cio si­mi­lar son Coav­mi en Fran­cia, Sk­yU­ber en Por­tu­gal y Fligh­tC­lub en Ale­ma­nia.

La Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Avia­ción es­ta­dou­ni­den­se ha prohi­bi­do a los pi­lo­tos pri­va­dos ofre­cer vue­los al pú­bli­co, apar­can­do por aho­ra la com­pe­ten­cia des­de el otro la­do del Atlán­ti­co.

Wa­ziers mi­ra al ho­ri­zon­te y pre­di­ce que un nú­me­ro cre­cien­te de per­so­nas lle­ga­rá a en­ten­der que los aviones pri­va­dos “no es­tán re­ser­va­dos a la éli­te”.

Son ser­vi­cios aé­reos pen­sa­dos pa­ra el “ocio y el des­cu­bri­mien­to”, que so­lo cu­bren dis­tan­cias cor­tas

Wingly, Pem­mi­ready y Coav­mi son al­gu­nos de es­tos ser­vi­cios que se en­fo­can en vue­los cor­tos y per­so­na­li­za­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.