Un ba­rrio a la mo­da

Wi­lliams­burg, en la neo­yor­qui­na Brooklyn, es un atrac­ti­vo es­pa­cio ur­bano que con­cen­tra ga­le­rías de ar­te de van­guar­dia y lo­ca­les de di­se­ño de ro­pa y ob­je­tos

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente -

New York no se can­sa de re­ci­bir gen­te de to­das par­tes del mun­do y qui­zás por ello se re­nue­va per­ma­nen­te­men­te. Y co­mo ocu­rre con las gran­des ur­bes, tie­ne sus pro­pios pro­ce­sos de “gen­tri­fi­ca­ción”, un neo­lo­gis­mo pro­ve­nien­te del tér­mino en in­glés

gen­tri­fi­ca­tion –un ba­rrio po­pu­lar de­te­rio­ra­do o en re­tro­ce­so que se con­vier­te en un lu­gar de mo­da, cam­bia el te­ji­do so­cial, los pre­cios de los in­mue­bles suben por las nu­bes y un boom in­mo­bi­lia­rio inun­da la zo­na– . Es el ca­so de Wi­lliams­burg, en Brooklyn, uno de los cin­co ba­rrios bo­roughs de New York –Man­hat­tan es el más co­no­ci­do de ellos–.

Las tri­bus van­guar­dis­tas, que otro­ra ha­bi­ta­ron el SoHo, Chel­sea , Green­wich Vi­lla­ge y el East Vi­lla­ge se fue­ron mu­dan­do, pri­me­ro a dis­tri­tos den­tro de Man­hat­tan, co­mo el Meat­pac­king Dis­trict, pe­ro tam­bién fue­ra de ella, co­mo es el ca­so de Wi­lliams­burg.

En es­te ba­rrio, el epi­cen­tro es­tá en Bed­ford Ave­nue, a don­de es muy sen­ci­llo lle­gar des­de Man­hat­tan to­man­do la ru­ta “L” del me­tro en Union Squa­re y ba­jar­se en Bed­ford Ave­nue.

Allí es­tá la zo­na hips­ter que se ca­rac­te­ri­za por la fuer­te pre­sen­cia de jó­ve­nes bohe­mios, en ge­ne­ral de cla­se me­dia al­ta, que se iden­ti­fi­can por un de­ter­mi­na­do in­te­rés cul­tu­ral por lo al­ter­na­tiO­tro vo, y que se re­fle­ja en la mú­si­ca, el ar­te, el di­se­ño de ro­pa y ob­je­tos, y en la gas­tro­no­mía. Has­ta en la pro­pia ca­lle se res­pi­ra un ai­re hips­ter con el street art que en­ga­la­na edi­fi­cios y lu­ga­res que has­ta no ha­ce no mu­chos años atrás es­ta­ban des­ha­bi­ta­dos o eran prác­ti­ca­men­te ba­su­re­ros.

Otro lu­gar pa­ra vi­si­tar, a una pa­ra­da de sub­te o ca­mi­nan­do, es la Lee Ave­nue y sus in­me­dia­cio­nes, un área co­mer­cial en la que an­ti­guas fá­bri­cas hoy son es­plén­di­dos edi­fi­cios de vi­vien­da re­ci­cla­das, ta­lle­res y ga­le­rías de ar­te, tien­das de ro­pa vin­ta­ge y pro­pues­tas de to­do lo que la ima­gi­na­ción, la crea­ti­vi­dad y el buen gus­to al­can­cen a lo­grar.

de los atrac­ti­vos de Wi­lliams­burg es su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad que se re­fle­ja en la es­té­ti­ca del ba­rrio, en los co­mer­cios y en la cul­tu­ra en ge­ne­ral.

En un lu­gar lleno de vi­da, hay que es­tar aten­to a las va­ria­das ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les, co­mo la de las ga­le­rías, el segundo vier­nes de ca­da mes, en que per­ma­ne­cen abier­tas en ho­ra­rio ex­ten­di­do y se rea­li­zan es­pec­tácu­los y even­tos atrac­ti­vos.

La mo­vi­da ur­ba­na in­clu­ye dis­fru­tar el atar­de­cer a la ve­ra del río Hud­son, des­de sus par­ques, co­mo el East Ri­ver Park, el McCa­rren Park, el Bush­wick In­let o el Grand Ferry Park, acom­pa­ña­do de un buen vino ca­li­for­niano y una va­rie­dad de que­sos de la me­jor ca­li­dad,o mi­rar la pues­ta del sol des­de al­guno de los nu­me­ro­sos y va­ria­dos

roof­top bars con una pro­pues­ta gas­tro­no­mía de ca­li­dad, tragos y bue­na mú­si­ca.

An­ti­guos edi­fi­cios in­dus­tria­les han da­do pa­so a mo­der­nas vi­vien­das re­ci­cla­das, ta­lle­res y ga­le­rías de ar­te

CH­RIS GOLD­BERG-FLICKR

Azo­tea del Wyt­he Ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.