Har­tos del tu­ris­mo

A lo lar­go del sur de Europa, los re­si­den­tes re­cla­man ca­da vez más que un al­za del tu­ris­mo es­tá vol­vien­do sus vi­das in­to­le­ra­bles

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Las mul­ti­tu­des que inun­dan los más fa­mo­sos des­ti­nos tu­rís­ti­cos de Europa es­tán desatan­do vio­len­tas reacciones de ve­ci­nos y ac­ti­vis­tas, que van des­de pro­tes­tas y men­sa­jes de “go ho­me” has­ta in­ti­mi­da­ción fí­si­ca.

“Nin­gún verano más co­mo es­te”. Har­tos de la in­va­sión de sus es­pa­cios los ve­ci­nos del ba­rrio de la Bar­ce­lo­ne­ta de­ci­die­ron re­con­quis­tar la prin­ci­pal pla­ya de Bar­ce­lo­na, uno de los tan­tos des­ti­nos eu­ro­peos que em­pie­zan a ver con hos­ti­li­dad su éxi­to turístico.

Des­de los ro­mán­ti­cos ca­na­les de Venecia has­ta la ciu­dad amu­ra­lla­da de Du­brov­nik, pa­san­do por la sal­va­je is­la es­co­ce­sa de Sk­ye, el an­tes ben­de­ci­do tu­ris­mo se con­vier­te pa­ra al­gu­nos en una pe­sa­di­lla.

“No que­re­mos tu­ris­tas en nues­tros edi­fi­cios”, “No sois bien­ve­ni­dos”, re­za­ban las pan­car­tas de la pro­tes­ta del sá­ba­do 12 en el ba­rrio cos­te­ro de la Bar­ce­lo­ne­ta don­de los ve­ci­nos lle­van años pro­tes­tan­do.

Pro­tes­tas si­mi­la­res se es­par­cen por es­te país e incluso un gru­po de ex­tre­ma iz­quier­da ele­vó el tono de las pro­tes­tas a prin­ci­pios del mes, asal­tan­do un au­to­bús turístico en Bar­ce­lo­na pa­ra pin­tar­le el pa­ra­bri­sas o irrum­pien­do en el puerto de Pal­ma de Ma­llor­ca, en las is­las Ba­lea­res, con ben­ga­las de hu­mo rojo y lan­zan­do con­fe­ti a los co­men­sa­les de un res­tau­ran­te.

Es­te po­pu­lar ar­chi­pié­la­go aca­ba de li­mi­tar a 623 mil sus pla­zas tu­rís­ti­cas y bus­ca re­du­cir­las en al­re­de­dor de 120 mil . (ver no­ta apar­te)

“No es el enemi­go”

In­ter­na­cio­nal­men­te, uno de ca­da 10 em­pleos es­tán vin­cu­la­dos a es­te sec­tor que su­po­ne un 10% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to mun­dial, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMT). “El tu­ris­mo no es el enemi­go”, ase­gu­ra su se- cre­ta­rio ge­ne­ral Ta­leb Ri­fai.

En­tre 1995 a 2016 el nú­me­ro de via­je­ros in­ter­na­cio­na­les pa­só de 525 a 1.235 mi­llo­nes y al­gu­nos des­ti­nos al­can­za­ron su lí­mi­te.

En Du­brov­nik (Croa­cia), parada de mu­chos cru­ce­ros y es­ce­na­rio de la exi­to­sa se­rie Juego de Tro­nos, las ca­lle­jue­las de su ciu­dad amu­ra­lla­da son un hormiguero a evi­tar pa­ra los lo­ca­les.

Sus au­to­ri­da­des ins­ta­la­ron cá­ma­ras en los ac­ce­sos de la ciu­dad amu­ra­lla­da pa­ra con­tro­lar el flu­jo de vi­si­tan­tes y quie­ren re­du­cir la lle­ga­da de cru­ce­ris­tas.

Me­di­das si­mi­la­res se im­plan­ta­ron en la otra ori­lla del mar Adriá­ti­co, en la ita­lia­na Venecia, de ape­nas 265 mil ha­bi­tan­tes y con 24 mi­llo­nes de tu­ris­tas anua­les.

En pri­ma­ve­ra apro­ba­ron im­plan­tar un sis­te­ma de re­ser­vas pa­ra ac­ce­der a la po­pu­lar pla­za San Mar­cos en ho­ras pun­ta o mul­tas de € 500 por ha­cer pic­nic o ba­ñar­se en los ca­na­les.

En Flo­ren­cia, las au­to­ri­da­des op­ta­ron por re­gar con man­gue­ras de agua los al­re­de­do­res de sus prin­ci­pa­les mo­nu­men­tos, don­de sue­len sen­tar­se mul­ti­tu­des de tu­ris­tas pa­ra co­mer o des­can­sar.

En Lis­boa, la ex­plo­sión tu­rís­ti­ca de los úl­ti­mos años po­ne en aprie­tos a los hu­mil­des ha­bi­tan­tes de su ba­rrio más an­ti­guo, Al­fa­ma, pla­ga­do de apartamentos tu­rís­ti­cos que en­ca­re­cen el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio.

Incluso en la re­mo­ta is­la de Sk­ye, en Es­co­cia, cu­yo sal­va­je pai­sa­je atrae ca­da vez a más tu­ris­tas, las au­to­ri­da­des se mues­tran preo­cu­pa­dos por los co­lap­sos en las ca­rre­te­ras, el da­ño am­bien­tal y la fal­ta de alo­ja­mien­to que con­lle­va es­te éxi­to.

“La so­lu­ción fá­cil es de­cir no más tu­ris­mo pe­ro es muy pe­li­gro­so”, ad­vier­te Ri­fai.

La ciu­dad ita­lia­na de Venecia, de 265 mil ha­bi­tan­tes, recibe 24 mi­llo­nes de tu­ris­tas anua­les

HER­NÁN PI­ÑE­RA - FLICKR

Venecia es uno de los lu­ga­res don­de las mu­che­dum­bres tu­rís­ti­cas com­pli­can la vi­da de lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.