Pro­ble­mas en la is­la de Ibi­za por un au­men­to de vi­si­tan­tes

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Un hos­pi­tal tu­vo que ha­bi­li­tar una plan­ta en desuso co­mo residencia pa­ra empleados tem­po­ra­les

Dtrás de sus fies­tas de­sen­fre­na­das, sus tran­qui­las ca­las de aguas tur­que­sas o las vacaciones en ya­te de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les, la is­la es­pa­ño­la de Ibi­za es­con­de una gra­ve cri­sis de in­fla­ción tu­rís­ti­ca que im­pi­de a mu­chos lo­ca­les en­con­trar vi­vien­das ase­qui­bles.

Me­ca del tu­ris­mo de ocio noc­turno y de pla­ya, es­te pe­que­ño en­cla­ve me­di­te­rrá­neo vi­ve un re­pun­te de vi­si­tan­tes, in­cen­ti­va­do por la de­ba­cle de otros des­ti­nos más ines­ta­bles co­mo Egip­to, Tú­nez o Tur­quía.

Los tu­ris­tas ca­si se du­pli­ca­ron des­de 2010, se­gún el ins­ti­tu­to re­gio­nal de es­ta­dís­ti­ca, pa­san­do de 1,7 mi­llo­nes a tres mi­llo­nes en 2016 en un te­rri­to­rio de ape­nas 572 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y 142 mil ha­bi­tan­tes.

Es­ta gran de­man­da es­ti­mu­ló la apa­ri­ción de nu­me­ro­sos pi­sos de al­qui­ler va­ca­cio­nal, la ma­yo­ría irre­gu­la­res, que pro­vo­ca­ron una fuer­te es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria, ha­cien­do di­fí­cil en­con­trar ha­bi­ta­cio­nes por me­nos de 600 eu­ros.

La pla­ta­for­ma ciu­da­da­na de Afec­ta­dos por los Al­qui­le­res en Ibi­za lle­va me­ses de­nun­cian­do ofer­tas abu­si­vas: € 500 men­sua­les por un bal­cón, € 300 eu­ros por un col­chón sin de­re­cho a ba­ño o € 2.100 por una di­mi­nu­ta ca­ra­va­na.

La si­tua­ción se agra­va en tem­po­ra­da al­ta, cuan­do la po­bla­ción se tri­pli­ca y se re­quie­re mu­cha mano de obra pa­ra el tu­ris­mo y los ser­vi­cios bá­si­cos.

Tal es la di­fi­cul­tad que el hos­pi­tal de Can Mis­ses en Ibi­za, el prin­ci­pal de la is­la, tu­vo que ha­bi­li­tar una plan­ta en desuso co­mo residencia pa­ra empleados tem­po­ra­les.

El mis­mo sec­tor turístico en­cuen­tra pro­ble­mas pa­ra con­tra­tar mano de obra si no se les ofre­ce alo­ja­mien­to.

“He­mos per­ver­ti­do el sis­te­ma”, la­men­ta Lu­cas Prats, pre­si­den­te de una or­ga­ni­za­ción de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca. An­tes ha­bía “edi­fi­cios de­di­ca­dos a vi­vien­das y zo­nas tu­rís­ti­cas, aho­ra re­sul­ta que to­do es turístico”.

El par­la­men­to re­gio­nal de las is­las Ba­lea­res apro­bó en ju­lio una ley pa­ra prohi­bir los apartamentos va­ca­cio­na­les sin li­cen­cia y li­mi­tar a 623 mil las pla­zas tu­rís­ti­cas del ar­chi­pié­la­go, con el ob­je- ti­vo de re­du­cir­las en 120 mil en los pró­xi­mos años.

“Si se­gui­mos cre­cien­do en la mis­ma lí­nea lle­ga­rá un mo­men­to que no se­re­mos un des­tino com­pe­ti­ti­vo pa­ra na­da. Y tam­po­co se­rá una zo­na pa­ra vi­vir agra­da­ble”, afir­ma Vi­cent To­rres, di­rec­tor de tu­ris­mo del go­bierno ibi­cen­co.

AFP

Los tu­ris­tas se du­pli­ca­ron des­de 2010 en Ibi­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.