Un pue­blo má­gi­co

Sa­yu­li­ta, un pe­que­ño lugar de be­llas pla­yas del Pa­cí­fi­co me­xi­cano, el des­tino más vi­si­ta­do del país en 2016, ofre­ce surf y des­can­so jun­to a un ce­men­te­rio

El Observador Fin de Semana - Lugares - - México - MA­RIA­NA GON­ZÁ­LEZ

El pue­blo má­gi­co de Sa­yu­li­ta es uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos del Pa­cí­fi­co me­xi­cano no so­lo por lo rús­ti­co de sus ca­lles, sino por la po­si­bi­li­dad de sur­fear o na­dar en la “Pla­ya de los muer­tos”, a la que se lle­ga atra­ve­san­do un ce­men­te­rio.

Es­te pue­blo de unos 2.300 ha­bi­tan­tes es­tá ubi­ca­do en el li­to­ral que une a los es­ta­dos de Na­ya­rit y Ja­lis­co (oes­te de Mé­xi­co), a unos 40 ki­ló­me­tros de Puerto Va­llar­ta.

La belleza de sus pla­yas y su vi­da re­la­ja­da atraen des­de ha­ce más de una dé­ca­da a tu­ris­tas de Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos y Europa y, más re­cien­te­men­te, a aus­tra­lia­nos, di­ce a Efe Richard Zar­kin, ge­ren­te de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la Ofi­ci­na de Vi­si­tan­tes y Con­ven­cio­nes de la Ri­vie­ra Na­ya­rit.

Se­gún agen­cias de via­jes, fue el des­tino me­xi­cano más vi­si­ta­do en 2016 y cons­tan­te­men­te es re­co­men­da­do en in­ter­net co­mo uno de los lu­ga­res que hay que co­no­cer.

Sa­yu­li­ta fue de­cla­ra­do pue­blo má­gi­co en 2015 por sus ca­lles em­pe­dra­das, ca­fés, piz­ze­rías, ga­le­rías y pe­que­ños ho­te­les.

La prác­ti­ca del surf es­tá arrai­ga­da en­tre sus ha­bi­tan­tes, quie­nes ade­más se de­di­can a en­se­ñar el ar­te de “co­rrer una ola” tan­to a los ni­ños co­mo a los tu­ris­tas que lle­gan.

De aquí han sa­li­do cam­peo­nes de tor­neos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Adrián Rodríguez es uno de ellos, re­pre­sen­ta la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de sur­fea­do­res en su fa­mi­lia.

La ma­gia de es­te de­por­te es que “no hay límites. Pue­des to­mar una ta­bla y di­ver­tir­te y aga­rrar olas. Si ahí te sien­tes có­mo­do, ahí te vas a que­dar, pe­ro si lo quieres ha­cer más pro­fe­sio­nal­men­te, (...) lo lle­vas tan le­jos co­mo tu vi­sión te al­can­ce”, di­ce Rodríguez, de 29 años, due­ño de la es­cue­la de surf “El Cos­te­ño”

En la úl­ti­ma dé­ca­da, co­men­ta, mu­chos tu­ris­tas me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros de­ci­die­ron que­dar­se en Sa­yu­li­ta. Bue­na par­te de ellos pa­ra apren­der a sur­fear y apro­ve­char el olea­je “pri­vi­le­gia­do” de la zo­na.

“Es un lugar co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por­que per­mi­ten a ni­ñi­tos pe­que­ños co­rrer sus olas”, ex­pli­ca.

Los ni­ños y ado­les­cen­tes han he­cho su­yo el gus­to por desafiar al mar. Con o sin cla­ses for­ma­les, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes si­guen el ejem­plo de sus pa­dres y tíos y se aven­tu­ran a co­no­cer es­te de­por­te.

A sus 14 años, Ja­cob To­var tie­ne ocho de ex­pe­rien­cia en el mar. Los ami­gos de su pa­pá le en­se­ña­ron có­mo leer la ola, a pa­rar­se en la ta­bla y a ma­ne­jar­la pa­ra lle­gar con éxi­to has­ta la ori­lla.

“Me gus­ta por­que aga­rras olas gran­des y pue­des prac­ti­car di­fe­ren­tes tru­cos, hay di­fe­ren­tes me­tas y cuan­do ha­ces la ola sien­tes adre­na­li­na”, ex­pli­ca el chi­co, quien apro­ve­cha el verano pa­ra prac­ti­car en­tre seis y sie­te ho­ras al día.

Ja­cob se reúne con un gru­po de ami­gos a sur­fear. Uno de ellos es Ni­co­lás, de sie­te años e hi­jo de una sur­fis­ta ori­gi­na­ria de EEUU que se que­dó a vi­vir en Sa­yu­li­ta y que le ha en­se­ña­do al­gu­nos tru­cos pa­ra do­mi­nar la ta­bla.

A su cor­ta edad ha sur­ca­do el mar de pla­yas cer­ca­nas co­mo “La lan­cha”, “Bu­rros” o “Li­ti­bú”. Ahí se reúnen mu­chos sur­fis­tas pro­fe­sio­na­les que vie­nen de to­das par­tes de Mé­xi­co, EEUU y Aus­tra­lia.

Sa­yu­li­ta tam­bién ofre­ce un re­man­so ma­rino pa­ra los tu­ris­tas. El ca­mino que bor­dea la pla­ya prin­ci­pal lle­va tam­bién a un lugar co­no­ci­do co­mo la “Pla­ya de los muer­tos”, que se es­con­de tras el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal.

El si­tio es­tá ador­na­do con co- lo­ri­das lá­pi­das, al­gu­nas ta­blas de surf, flo­res, ve­las y ban­de­ri­nes de pa­pel pi­ca­do que con­tras­tan con el ver­de pro­fun­do de la co­li­na en la que es­tá en­cla­va­do.

La bri­sa que mue­ve las pal­me­ras, el can­to de las ga­vio­tas y el so­ni­do del olea­je de la “Pla­ya de los muer­tos” ha­cen di­fe­ren­te a es­te ce­men­te­rio, di­ce Ju­lia Fer­nán­dez, una es­ta­dou­ni­den­se ra­di­ca­da en Sa­yu­li­ta que acu­de al cam­po­san­to ca­da atar­de­cer.

“Me gus­ta aquí por­que pue­des es­cu­char las olas. Es un lugar tran­qui­lo. Es un ce­men­te­rio muy es­pe­cial, to­do es di­fe­ren­te, es muy per­so­nal, la de­co­ra­ción en las tum­bas con ve­las y flo­res, es bo­ni­to”, se­ña­la la mu­jer mien­tras prende ve­las a la lá­pi­da en me­mo­ria de su hi­jo y a la de otros 40 difuntos.

La cal­ma del ce­men­te­rio se man­tie­ne al lle­gar a la pla­ya, un pa­ra­je se­mi­vir­gen de olea­je sua­ve, are­na cla­ra, cer­ca­do por ro­cas y en don­de se pue­den ver pe­ces mul­ti­co­lo­res a unos me­tros de la ori­lla.

“No es co­mún real­men­te en­con­trar­te un ce­men­te­rio al lle­gar a la pla­ya”, afir­ma Jorge Ramírez, ori­gi­na­rio de la Ciu­dad de Mé­xi­co, quien ha vi­si­ta­do el lugar un par de ve­ces.

Las ho­ras cer­ca­nas al atar­de­cer son el mo­men­to idó­neo pa­ra dis­fru­tar la belleza de es­ta pla­ya y, con un po­co de suer­te, es po­si­ble ver al­gu­na tor­tu­ga que eli­ge su quie­tud pa­ra de­po­si­tar y res­guar­dar sus hue­vos.

La “Pla­ya de los muer­tos”, un lugar pa­ra­di­sía­co, se es­con­de tras el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal

BILL REY­NOLDS - FLICKR

El pue­bli­to má­gi­co se ubi­ca so­re el Pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.