Vancouver ami­ga­ble

Ubi­ca­da en la cos­ta del Pa­cí­fi­co de Ca­na­dá, es un lu­gar con una agra­da­ble in­tro­mi­sión de la na­tu­ra­le­za y que se en­tre­te­je con tie­rras que aún no han si­do to­tal­men­te do­ma­das

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - TI­MOTHY TAY­LOR

Vancouver tie­ne lo que se po­dría lla­mar un ai­re pa­ra la im­pro­vi­sa­ción. La ciu­dad se va for­jan­do so­bre la mar­cha por­que to­dos so­mos real- men­te por com­ple­to apren­di­ces aquí, ex­cep­to, por su­pues­to, los pue­blos Mus­queam, Squa­mish y Ts­leil-Wau­tuth en cu­yo te­rri­to­rio no ce­di­do se ha cons­trui­do y si­gue cons­tru­yén­do­se to­do el pro­yec­to de Vancouver.

Vancouver fue idea de mi pa­dre. Hijo de un he­rre­ro ir­lan­dés, ar­ma­do con un tí­tu­lo de in­ge­nie­ro, ha­bía vi­vi­do en to­do el mun­do; un jo­ven in­quie­to que ha­bía ter­mi­na­do en Gua­ya­quil, Ecua­dor, don­de co­no­ció a mi ma­dre, una so­bre­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to cu­ya fa­mi­lia ha­bía lle­ga­do a esas cos­tas im­pro­ba­bles. Una do­ce­na de años des­pués tras vi­vir en Brooklyn Heights, Nue­va York, y en Jack­son, Mi­chi­gan, la fa­mi­lia se en­con­tró en San To­mé, Ve­ne­zue­la, don­de (en mi ima­gi­na­ción, al me­nos) mi pa­dre con­tó a cin­co hi­jos a la me­sa una ma­ña­na y de- ci­dió que qui­zá era ho­ra de sen­tar cabeza. Veo su de­do re­co­rrien­do su camino ha­cia el oes­te so­bre un ma­pa de Ca­na­dá, don­de los nom­bres de las ciu­da­des y las lo­ca­li­da­des se ha­cían ca­da vez me­nos co­no­ci­dos. Cuan­do se le aca­bó el con­ti­nen­te, en­con­tró su lu­gar.

Ter­mi­nal City, le decían. El fi­nal de la lí­nea por­que el trans­con­ti­nen­tal Fe­rro­ca­rril del Pa­cí­fi­co Ca­na­dien­se ter­mi­na­ba aquí.

Pero era una úl­ti­ma pa­ra­da en otros sen­ti­dos tam­bién, for­ja­da en me­dio de un bos­que tro­pi­cal que pa­re­cía lis­to pa­ra en­gu­llir­la. Aun se le pue­de ver así, con la na­tu­ra­le­za pro­li­fe­ran­do al­re­de­dor de la ciu­dad. Al nor­te, la Mon­ta­ña Ga­ri­bal­di co­ro­na­da por la nie­ve, con sus la­de­ras ar­bo­la­das que

des­cien­den ha­cia un océano azul co­bal­to, ga­vio­tas que chi­llan por en­ci­ma de las olas aún lle­nas de pe­ces. Vis­to des­de la are­na con gui­ja­rros de la Pla­ya Kit­si­lano, el ho­ri­zon­te pue­de pa­re­cer oca­sio­nal­men­te un es­pe­jis­mo des­te­llan­te, una lí­nea de cris­tal es­pe­jea­do sus­pen­di­da en­tre lo que hay aba­jo y arri­ba, al­go re­cien­te y pro­vi­sio­nal, que re­fle­ja lo que es per­ma­nen­te a su al­re­de­dor: el cie­lo y las mon­ta­ñas, el mar in­ter­mi­na­ble.

Eso es, de he­cho, lo que mu­chas per­so­nas no­ta­rán pri­me­ro so­bre es­te lu­gar, la agra­da­ble in­tru­sión de la na­tu­ra­le­za y la for­ma en que la ciu­dad se en­tre­te­je con las tie­rras no to­tal­men­te do­ma­das to­da­vía. Los pu­mas aún vi­si­tan los pa­tios tra­se­ros en el nor­te y oes­te de Vancouver. Uno lee­rá del ex­tra­ño ataque de un oso y, más fre­cuen­te­men­te, de ex­cur­sio­nis­tas que tie­nen que ser res­ca­ta­dos de esas mon­ta­ñas pin­to­res­cas. Se ve­rán gru­pos de or­cas fren­te a las pla­yas y co­yo­tes en los bos­ques cer­ca­nos a la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca.

Tsu­gas oc­ci­den­ta­les, ce­dros ro­jos, pi­nos Dou­glas y pí­ceas Sit­ka. Ten­go va­rias ex­cur­sio­nes fa­vo­ri­tas que pue­den usar­se pa­ra pro­pó­si­tos pro­fun­da­men­te res­tau­ra­do­res. En Stan­ley Park, to­me el Sen­de­ro Brid­le ha­cia el bos­que, de­tén­ga­se don­de el camino cru­za Tatlow Walk y en­con­tra­rá al­gu­nos de los ár­bo­les más al­tos de la ciu­dad. Un pino Dou­glas al­can­za más de 60 me­tros de al­tu­ra y 2,5 me­tros de an­cho; una hi­le­ra de ce­dros cu­bier­tos con una grue­sa ca­pa de mus­go se le­van­ta en­tre los arán­da­nos y los he­le­chos. Po­dría en­con­trar que se ol­vi­da de la ciu­dad más gran­de, cu­yos so­ni­dos se apa­gan en un su­su­rro en­tre es­tos ár­bo­les, mien­tras el vien­to pro­du­ce un rui­do blan­co en las co­pas, una sen­sa­ción de es­tar res­pi­ran­do eras.

La ex­tra­va­gan­cia de Vancouver se pue­de ver en las no­ta­bles fo­to­gra­fías a co­lor de me­dia­dos del si­glo XX de Fred Her­zog, cu­ya obra cuel­ga en la Equi­nox Ga­llery, y sin cu­ya re­fe­ren­cia se pue­de de­cir que no se pue­de en­ten­der real­men­te a la ciu­dad. En las to­mas de las ca­lles ates­ta­das del cen­tro, los re­bo­san­tes es­ca­pa­ra­tes de las tien­das y un pu­lu­lan­te li­to­ral, Her­zog, que era un jo­ven in­mi­gran­te ale­mán en ese en­ton­ces, mues­tra una ciu­dad que vi­go­ro­sa­men­te se in­ven­ta, se cons­tru­ye, se con­su­me. Ac­tual­men­te, nos en­se­ñan a ver el con­su­mis­mo y los anun­cios con es­cep­ti­cis­mo. Pero las fo­tos de Her­zog de un hombre que ho­jea re­vis­tas en un pues- to de pe­rió­di­cos y de los den­sos bos­ques de le­tre­ros co­mer­cia­les de neón que flan­quea­ban la ca­lle Gran­vi­lle son aho­ra iró­ni­cas.

He­mos lle­ga­do de­ma­sia­do tar­de al jue­go de la cons­truc­ción de ciu­da­des pa­ra te­ner mu­cho que re­pre­sen­te tra­di­cio­nes. Te­ne­mos el na­do del oso po­lar. Te­ne­mos un re­loj de va­por en Gas­town al que los tu­ris­tas les gus­ta fo­to­gra­fiar. Te­ne­mos al­gu­nos edi­fi­cios de ofi­ci­nas y ho­te­les en to­do nues­tro cen­tro de la ciu­dad, unas cuan­tas cons­truc­cio­nes de ca­da era ar­qui­tec­tó­ni­ca que la ciu­dad ha vis­to pa­sar.

Es­to pa­re­ce re­fle­jar una falta de pla­ni­fi­ca­ción, aun­que eso no es tan cierto tam­po­co. Exis­te el van­cou­ve­ris­mo, un con­jun­to de prin­ci­pios de pla­ni­fi­ca­ción que da pa­so a al­tas to­rres re­si­den­cia­les, co­rre­do­res de pai­sa­jes, mu­chos par­ques. La ciu­dad es ami­ga­ble con los in­mi­gran­tes y nues­tras ca­lles re­fle­jan eso. So­lo un po­co más de la mi­tad de no­so­tros so­mos cau­cá­si­cos. Vi­si­te Gas­town y con­ta­rá los dis­tin­tos idio­mas que es­cu­che a lo lar­go de la ca­lle Has­tings, pa­san­do el cén­tri­co cam­pus de la Uni­ver­si­dad Si­mon Fra­ser has­ta la Pla­za Vic­to­ria: ára­be, ja­po­nés, co­reano, man­da­rín, por­tu­gués, es­pa­ñol.

La co­ci­na de Vancouver es to­tal­men­te pro­duc­to de la in­mi­gra­ción y las ideas de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Pero don­de es­ta ciu­dad real­men­te co­me, por mi di­ne­ro, es en el ex­tre­mo in­for­mal. To­dos so­mos co­no­ce­do­res del dim-sum­ta­co-sushi-ta­pas-kim­chi-ra­men­ro­ba­ta en es­ta ciu­dad. Por mu­cho tiem­po, cuan­do mi ofi­ci­na es­ta­ba cer­ca, el prin­ci­pal lu­gar pa­ra comer en la ciu­dad era La Ta­que­ría, un lo­cal de ta­cos ubi­ca­do en la ca­lle Has­tings y ope­ra­do por vein­tea­ñe­ros me­xi­ca­nos re­ubi­ca­dos que ori­gi­nal­men­te vi­nie­ron aquí pa­ra es­tu­diar in­glés.

La co­ci­na siem­pre ha estado guia­da por la idea de la gran­ja a la me­sa.

JANIS BRASS-FLICKR

Gran­vi­lle .

STEP­HEN DOWNES-FLICKR

Stan­ley Park .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.