Ca­mas “fu­tu­ris­tas” en el ae­ro­puer­to de Mé­xi­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Las cáp­su­las con­tie­nen ai­re acon­di­cio­na­do, te­le­vi­sor y co­ne­xión de USB; ha­cen más ame­na la es­pe­ra en una ter­mi­nal aé­rea

Ignacio Ponce, jo­ven fut­bo- lis­ta ar­gen­tino, ima­gi­na su fu­tu­ro en las can­chas me­xi­ca­nas re­cos­ta­do en una ca­ma en­cap­su­la­da con tin­tes fu­tu­ris­tas del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de en unas ho­ras de­be abor­dar otro vue­lo al su­r­es­te del país.

Es­tas cáp­su­las, que con­tie­nen una cá­ma­ra in­di­vi­dual, son dig­nas de pe­lí­cu­la de ciencia fic­ción pero son co­mu­nes en ae­ro­puer­tos ja­po­ne­ses. Ofre­cen ai­re acon­di­cio­na­do, te­le­vi­sor, co­ne­xio­nes eléc­tri­cas y de USB pa­ra hacer más ame­na la te­dio­sa es­pe­ra, sea de ho­ras o de una no­che com­ple­ta.

“Me pa­só en Ecua­dor o en Pa­na­má, no hay es­tos lu­ga­res así o yo no los des­cu­brí. Me tenía que que­dar sen­ta­do en la sa­la de es­pe­ra, ro­gan­do que an­de (fun­cio­ne) el Wi-Fi”, di­ce el jo­ven de 21 años mien­tras es­pe­ra via­jar al estado de Chia­pas tras ser fi­cha­do por los Ja­gua­res, de la se­gun­da di­vi­sión me­xi­ca­na.

Es­te par­ti­cu­lar ho­tel con­sis­ten- te en un pa­si­llo ilu­mi­na­do por su­ti­les to­nos azu­les y que re­cuer­da a una na­ve es­pa­cial, con ca­bi­nas de dos ni­ve­les en las que se en­cuen­tran las ca­mas. Es una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta a es­pe­rar re­sig­na­da­men­te un vue­lo acos­ta­do en el pi­so del ae­ro­puer­to o en una si­lla con un ojo abier­to vi­gi­lan­do su equi­pa­je.

“Veía­mos mu­cha gen­te en el pi­so, veía­mos es­pa­cios co­mer­cia­les va­cíos y no­so­tros mis­mos (co­mo via­je­ros) es­tá­ba­mos su­frien­do el te­ner que es­tar es­pe­ran­do mu­chas ho­ras y no te­ner dón­de ha­cer­lo có­mo­da­men­te”, di­jo Jo­sé Mar­tín, vo­ce­ro de la em­pre­sa Izzz­leep, que lle­va dos me­ses ope­ran­do el ho­tel en el ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

La no­che com­ple­ta en la ca­ma en­cap­su­la­da cues­ta unos US$ 39 y la ho­ra nue­ve, con­tra los ho­te- les cer­ca­nos del ae­ro­puer­to cu­yos pre­cios ron­dan los US$ 100, ade­más de que al­gu­nos re­quie­ren abor­dar un ta­xi.

Es­ta fir­ma se su­ma a la ten­den­cia ja­po­ne­sa y abrió su pri­mer ho­tel con una in­ver­sión de cin­co millones de pe­sos (unos US$ 280 mil).

Pla­nea am­pliar­se a las prin­ci­pa­les ciu­da­des me­xi­ca­nas: Mon­te­rrey (nor­te), Gua­da­la­ja­ra (oes­te), el bal­nea­rio de Cancún (es­te) y la fron­te­ri­za Ti­jua­na (no­roes­te).

Con dos me­ses de ope­ra­ción, 1.700 pa­sa­je­ros de 57 paí­ses han pa­sa­do por es­tas ins­ta­la­cio­nes en el ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, el más tran­si­ta­do de Amé­ri­ca La­ti­na con un mo­vi­mien­to de 41 millones de pa­sa­je­ros en 2016.

“No pen­sé que era tan lin­do, tan per­so­nal y tan có­mo­do”, afir­ma Ponce po­co an­tes de sa­lir del ho­tel pa­ra tomar su vue­lo de co­ne­xión.

P. PAR­DO - AFP

Un ser­vi­cio a los pa­sa­je­ros que ya es co­mún en Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.