Va­ca­cio­nes en fa­mi­lia

Con­se­jos prác­ti­cos pa­ra via­jar con hi­jos de to­das las eda­des y dis­fru­tar el tiempo li­bre evi­tan­do los con­flic­tos

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - ELAINE GLUSAC

Cuan­do el pri­me­ro de sus tres hi­jos se acer­ca­ba a los ocho años, y los even­tos es­co­la­res y de­por­ti­vos em­pe­za­ron a de­man­dar ca­da vez más del tiempo de la fa­mi­lia, Tracy Kre­chevsky, de 52 años de edad y maestra en We­lles­ley, Mas­sa­chu­setts, de­ci­dió que ne­ce­si­ta­ban un plan pa­ra sa­car el ma­yor pro­ve­cho de sus va­ca­cio­nes. “Sa­bía­mos que la opor­tu­ni­dad de via­jar jun­tos se re­du­ci­ría a me­di­da que se hi­cie­ran ma­yo­res, así que co­men­za­mos a pla­near a dón­de que­ría­mos y a apar­tar di­ne­ro pa­ra ello”, di­jo Kre­chevsky, quien en los úl­ti­mos 15 años ha vi­si­ta­do va­rios par­ques na­cio­na­les, un ran­cho con ac­ti­vi­da­des pa­ra tu­ris­tas, el Ca­ri­be y Su­dá­fri­ca, en­tre otros lu­ga­res.

El en­fo­que de los Kre­chevsky ilus­tra la ten­den­cia más re­cien­te pro­mo­vi­da por la in­dus­tria tu­rís­ti­ca: la pla­nea­ción de las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res. La idea de­trás de ella es alen­tar a las fa­mi­lias a to­mar­se el tiempo y aho­rrar el di­ne­ro pa­ra po­der cumplir to­das sus me­tas de via­je.

“Las fa­mi­lias di­cen ‘que­re­mos tra­zar un plan pa­ra los pró­xi­mos cin­co años de nues­tras va­ca­cio­nes’”, di­jo Mart­ha King, ase­so­ra in­de­pen­dien­te en Brow­nell Tra­vel en Chat­ta­noo­ga, Ten­nes­see, y aña­dió: “Se tra­ta de ase­gu­rar­se de ver y hacer es­tas co­sas, y les gus­ta pla­near­lo pa­ra an­ti­ci­par­lo con gus­to y pre­su­pues­tar­lo”.

Los via­je­ros con una men­ta­li- dad en el fu­tu­ro no so­lo son sú­per or­ga­ni­za­dos; qui­zá le ha­yan da­do al cla­vo: un plan les ayu­da a aho­rrar pa­ra los via­jes de ma­ne­ra que no des­víen su pre­su­pues­to pa­ra via­jes ha­cia emer­gen­cias do­més­ti­cas co­mo la re­pa­ra­ción del te­cho. Pla­near por an­ti­ci­pa­do tam­bién puede ayu­dar a re­du­cir

cos­tos; las ta­ri­fas aé­reas de úl­ti­mo mi­nu­to, por ejem­plo, son ca­si siem­pre el pre­cio más al­to po­si­ble. Y mu­chos lu­ga­res, par­ti­cu­lar­men­te los par­ques na­cio­na­les co­mo Ye­llows­to­ne o Yo­se­mi­te, re­quie­ren pla­near has­ta con un año de an­ti­ci­pa­ción pa­ra al­gu­nas vi­si­tas du­ran­te la tem­po­ra­da al­ta.

“La pla­nea­ción an­ti­ci­pa­da gi­ra en torno de ob­te­ner va­lor y aho­rrar di­ne­ro”, di­jo Rai­ner Jenss, pre­si­den­te y fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Via­jes Fa­mi­lia­res, un gru­po que pro­mue­ve los via­jes fa­mi­lia­res co­mo una ex­pe­rien­cia trans­for­ma­do­ra y edu­ca­ti­va. “Uno aho­rra di­ne­ro co­mo se ha­ría pa­ra la uni­ver­si­dad. Hay fa­mi­lias que aho­rran to­da la vi­da pa­ra ir a Dis­ney”.

Tam­bién po­dría ser una cues­tión de lo­gís­ti­ca. Lau­ren DeChia­ra, una pe­que­ña em­pre­sa­ria de 53 años de edad en Nueva York, pa­só al me­nos dos años or­ga­ni­zan­do un via­je fa­mi­liar a Áfri­ca con la agen­cia de via­jes Smar­tFl­yer.

Los ni­ños a me­nu­do pa­re­cen cre­cer en un ins­tan­te, y si eso no es evi­den­te pa­ra los pa­dres, la in­dus­tria de los via­jes tra­ta de ha­cér­se­los no­tar con planes de mer­ca­do­tec­nia que ape­lan a los sen­ti­mien­tos.

Vi­sit Idaho, la ofi­ci­na tu­rís­ti­ca del es­ta­do, tie­ne una cam­pa­ña de via­jes lla­ma­da 18 Ve­ra­nos, sub­ra­yan­do el nú­me­ro li­mi­ta­do de va­ca­cio­nes de ve­rano que la ma­yo­ría de las fa­mi­lias tie­nen jun­tos an­tes de que los hi­jos se mu­den de la ca­sa. Vir­tuo­so, una red es­ta­dou­ni­den­se de agen­tes de via­jes de lu­jo, creó un pro­gra­ma lla­ma­do Ren­di­mien­to en Vi­da, que es­tá di­se­ña­do pa­ra ins­pi­rar a los via­je­ros a po­ner aten­ción al re­loj y pla­near sus via­jes co­mo lo ha­cen con sus fi­nan­zas. Y tan­to el in­ter­net co­mo los es­tan­tes de las li­bre­rías es­tán lle­nos de con­se­jos so­bre las de­ce­nas o cien­tos de lu­ga­res pa­ra ver con los ni­ños an­tes de que crez­can.

“Con las fa­mi­lias, mu­cho de­pen­de de los in­tere­ses y ma­du­rez de los hi­jos, pe­ro ex­per­tos re­co- mien­dan la si­guien­te pro­gre­sión de via­jes ade­cua­dos pa­ra ca­da edad que se pue­den con­si­de­rar con el pa­so del tiempo.

Me­no­res de seis años

Los pe­que­ños qui­zá no re­cuer­den la To­rre Eif­fel, pe­ro, a tem­pra­na edad, los ni­ños pue­den ser ex­pues­tos a la prác­ti­ca y la es­ti­mu­la­ción de los via­jes que po­drían ren­dir fru­tos pos­te­rior­men­te.

“Una vez que los ni­ños son ex­pues­tos a cual­quier ti­po de ex­pe­rien­cia de via­je, par­ti­cu­lar­men­te a edad tem­pra­na, se­rán me­jo­res via­je­ros con­for­me pa­se el tiempo”, di­jo Jenss de la Aso­cia­ción de Via­jes Fa­mi­lia­res. “Un error es es­pe­rar de­ma­sia­do tiempo, lue­go son ado­les­cen­tes y no les in­tere­sa. Es im­por­tan­te ex­po­ner­los an­tes en la vi­da”.

Los cen­tros tu­rís­ti­cos de pla­ya son des­ti­nos fá­ci­les pa­ra fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños. Los cru­ce­ros atien­den ca­da vez más a fa­mi­lias jó­ve­nes; Ro­yal Ca­rib­bean in­clu­so ofre­ce ni­ñe­ras pa­ra pe­que­ños des­de los seis me­ses de edad.

De 7 a 10 años

Los ni­ños en edad es­co­lar po­drían desa­rro­llar un ape­ti­to por la his­to­ria con ba­se en sus es­tu­dio.

Pa­ra via­jes que se en­fo­can en la na­tu­ra­le­za y el me­dio am­bien­te, Will Bol­so­ver, fun­da­dor y di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de Na­tu­ral World Sa­fa­ris, re­co­mien­da las Is­las Ga­lá­pa­gos en vez de Áfri­ca pa­ra una ex­pe­rien­cia en la vi­da sil­ves­tre que es fá­cil, cer­ca­na, in­tere­san­te y di­ver­ti­da. “Uno no po­ne a sus ni­ños fren­te a los leo­nes”, di­jo.

Tam­bién , se­ña­ló, di­ri­ge a fa­mi­lias con ni­ños de en­tre 8 y 12 años a Cos­ta Ri­ca.

De 11 a 13 años

Los preado­les­cen­tes pue­den hacer mu­cho fí­si­ca­men­te que no po­dían hacer cuan­do eran más pe­que­ños. El cre­cien­te vi­gor ha­ce po­si­ble ex­cur­sio­nes y se­sio­nes de es­quí más lar­gas. Tam­bién han lle­ga­do a una edad gran­dio­sa pa­ra apren­der una ha­bi­li­dad, co­mo sur­fear o co­ci­nar, con sus pa­dres. La Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Ins­truc­to­res de Bu­ceo ofre­ce un cur­so de cer­ti­fi­ca­ción pa­ra ni­ños des­de los 10 años.

Mu­chos ope­ra­do­res de sa­fa­ri acep­ta­rán a ni­ños des­de los ocho años, aun­que es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren es­pe­rar has­ta que es­tén lis­tos pa­ra man­te­ner­se sen­ta­dos in­mó­vi­les por lar­gos tra­yec­tos que pue­den ser muy se­den­ta­rios, a me­nu­do por se­gu­ri­dad.

Ado­les­cen­tes y jó­ve­nes

Aun­que qui­zá sea más di­fí­cil con­ven­cer a un ado­les­cen­te, es­pe­cial­men­te aque­llos con com­pro­mi­sos es­co­la­res y una ocu­pa­da agen­da ex­tra­es­co­lar, de via­jar que de ele­gir a dón­de ir, es­tán lis­tos pa­ra ma­ne­jar las com­ple­ji­da­des de lu­ga­res co­mo Chi­na e In­dia.

Pa­ra los jó­ve­nes de al­re­de­dor de 20 años, Bol­so­ver de Na­tu­ral World Sa­fa­ris su­gie­re via­jes más aven­tu­re­ros pa­ra man­te­ner­los in­tere­sa­dos, co­mo un sa­fa­ri en que el gru­po se des­pla­ce so­lo por Na­mi­bia pa­san­do no­ches en cam­pa­men­tos de­sér­ti­cos.

“Cuan­do tie­nen 18, 20 o 21 años, pen­sa­rán que si­gue so­nan­do ge­nial: ir a un sa­fa­ri con ma­má y pa­pá en lu­gar de ir a un hos­pe­da­je de lu­jo y vi­vir se­gún una agen­da”, di­jo. “Es una ac­ti­vi­dad ju­ve­nil y di­ver­ti­da y más bien una aven­tu­ra”.

La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que los ni­ños de­ben via­jar des­de muy tem­pra­na edad

Pla­ni­fi­ca­ción. Pla­near por an­ti­ci­pa­do es una de las claves pa­ra re­du­cir cos­tos, en par­ti­cu­lar de ta­ri­fas aé­reas que a úl­ti­mo mo­men­to pue­den ser muy ca­ras

Preado­les­cen­tes. Ya tie­nen la edad su­fi­cien­te pa­ra hacer ac­ti­vi­da­des que im­pli­quen apren­der una ha­bi­li­dad, co­mo sur­fear o co­ci­nar, con sus pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.