Tu­ris­tas chi­nos re­gre­san a París bus­can­do au­ten­ti­ci­dad

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Quie­ren co­no­cer la ciu­dad y no so­lo sus tien­das de lu­jo

Los tu­ris­tas chi­nos, que re­gre- san en gran nú­me­ro a París tras un pe­rio­do de desafec­ción cau­sa­do por los aten­ta­dos y las agre­sio­nes, mues­tran un ma­yor in­te­rés por lo au­tén­ti­co en de­tri­men­to del lu­jo.

Pa­ra es­ta nueva ge­ne­ra­ción de tu­ris­tas se aca­ba­ron las vi­si­tas de París con tou­ro­pe­ra­do­res o los mon­to­nes de bol­sas de gran­des mar­cas de lu­jo fran­ce­sas. Via­jan en me­tro o se mue­ven en Vé­lib’, las bi­ci­cle­tas de al­qui­ler de la ca­pi­tal, ha­blan in­glés y no suel­tan su te­lé­fono mó­vil.

Es cier­to que si­gue ha­bien­do au­to­bu­ses apar­ca­dos cer­ca de los gran­des al­ma­ce­nes pró­xi­mos a la Ópe­ra, pe­ro los tu­ris­tas chi­nos, que sue­len ser más jó­ve­nes que los de­más vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les (32 años de pro­me­dio en lu­gar de 39), bus­can ex­pe­rien­cias más ori­gi­na­les que las de sus an­te­ce­so­res.

“A me­nu­do son jó­ve­nes eje­cu­ti­vos di­ná­mi­cos, de cla­se me­dia o in­clu­so de la éli­te chi­na, que van a pa­sar unos días en Fran­cia”, ex­pli­ca Li La­cam­pag­ne, una ex­di­plo­má­ti­ca que creó una apli­ca­ción pa­ra ayu­dar a los chi­nos a ele­gir tien­das pa­ri­si­nas. “Ya no só­lo bus­can las gran­des mar­cas fran­ce­sas, tam­bién quie­ren pro­duc­tos que no se en­cuen­tran en Chi­na”, ex­pli­ca.

Una vez vi­si­ta­dos los prin­ci­pa­les mo­nu­men­tos, esos tu­ris­tas se ale­jan de la pres­ti­gio­sa ave­ni­da de los Cam­pos Elí­seos pa­ra pa­sear por el cen­tro de París.

“Des­cu­brí el Ma­rais cuan­do es­tu­dia­ba en Ita­lia, me lle­va­ron unos ami­gos. Me gus­ta el am­bien­te, se co­rres­pon­de real­men­te con la ima­gen que te­ne­mos de Fran­cia en Chi­na”, afir­ma Xia, una trein­ta­ñe­ra que acom­pa­ña a su ma­dre en su pri­mer via­je a Eu­ro­pa.

Esa nueva clien­te­la es una suer­te pa­ra los co­mer­cios pa­ri­si­nos ya que gas­ta mu­cho di­ne­ro, más que los 200 eu­ros de me­dia que des­em­bol­sa ca­da día el tu­ris­ta chino tra­di­cio­nal. Y pa­ra atraer­la, más va­le co­no­cer sus cos­tum­bres. “Es­tán ul­tra­co­nec­ta­dos, mu­cho más que los fran­ce­ses”, ase­gu­ra Li La­cam­pag­ne.

En Chi­na, don­de Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram es­tán prohi­bi­dos, el rey de las re­des so­cia­les se lla­ma WeChat, una apli­ca­ción que ofre­ce un sis­te­ma de pa­go mó­vil, al­go ha­bi­tual pa­ra los chi­nos.

Pe­ro en Fran­cia, “to­da­vía es­ta­mos muy le­jos del ob­je­ti­vo en ese as­pec­to”, re­co­no­ce Oth­man Nas­rou, vi­ce­pre­si­den­te en­car­ga­do del tu­ris­mo en la re­gión Is­la de Fran­cia, en París. Sin em­bar­go, el pa­go mó­vil po­dría tran­qui­li­zar a los tu­ris­tas chi­nos y com­ba­tir la de­lin­cuen­cia, con­si­de­ra.

Se­gún da­tos ofi­cia­les, el 54% de los tu­ris­tas chi­nos tie­ne in­ten­ción de vol­ver a París en un pla­zo de dos años, fren­te a un 71% pa­ra las de­más na­cio­na­li­da­des.

AFP

Los chi­nos vol­vie­ron en ma­sa a la ca­pi­tal fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.