Un oa­sis na­tu­ral

El Sa­la­do, en el me­xi­cano Puer­to de Va­llar­ta, un área pro­te­gi­da con más de 800 es­pe­cies de ani­ma­les y don­de se pue­den ad­mi­rar enor­mes man­gles

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - MA­RIA­NA GON­ZÁ­LEZ

El es­te­ro El Sa­la­do es un oa­sis na­tu­ral en me­dio de Puer­to Va­llar­ta, en el oes­te de Mé­xi­co, un área na­tu­ral pro­te­gi­da en don­de los vi­si­tan­tes con­vi­ven con co­co­dri­los y más de 800 es­pe­cies de ani­ma­les que ron­dan por el río y los man­gla­res.

El san­tua­rio es­tá ubi­ca­do en la zo­na ho­te­le­ra del puer­to ubi­ca­do en el es­ta­do de Ja­lis­co, ba­jo la ame­na­za del ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de desa­rro­llos tu­rís­ti­cos y cen­tros co­mer­cia­les a su al­re­de­dor, pe­ro con la in­ten­ción de con­ser­var y pro­te­ger aves exó­ti­cas, rep­ti­les y crus­tá­ceos, di­ce a Efe Jai­me Torres, di­rec­tor del es­te­ro.

“He­mos de­mos­tra­do que se puede con­ser­var un si­tio de es­te ti­po den­tro de las ciu­da­des”, afir­ma el bió­lo­go, tras des­ta­car que “hay mu­chas pre­sio­nes de par­te del ex­te­rior”.

El es­te­ro, una zo­na pan­ta­no­sa col­ma­da de man­gla­res, ha su­fri­do in­va­sión y de­pre­da­ción por dé­ca­das. El Go­bierno de Ja­lis­co aler­ta­ba en 2013 que El Sa­la­do per­dió en 50 años más de 150 hec­tá­reas de su su­per­fi­cie ori­gi­nal, de­bi­do a las zo­nas de cultivo, la cons­truc­ción del puer­to ma­rí­ti­mo de la ciu­dad y otros edi­fi­cios co­mer­cia­les.

En el 2000, 169 hec­tá­reas fue­ron de­cla­ra­das área pro­te­gi­da ba­jo la ca­te­go­ría de Zo­na de Con­ser­va­ción Eco­ló­gi­ca. Des­de en­ton­ces, ex­per­tos y vo­lun­ta­rios rea­li­zan la­bo­res pa­ra la re­pro­duc­ción, con­ser­va­ción, mo­ni­to­reo y es­tu­dio de las 857 es­pe­cies de ani­ma­les que allí ha­bi­tan.

“Nos en­fo­ca­mos en pro­te­ger un há­bi­tat”, se­ña­la Torres.

Por su cer­ca­nía a la bahía y su ve­cin­dad con los ce­rros, el es­te­ro es un lu­gar don­de se unen la vi­da te­rres­tre y la ma­ri­na.

Cuan­do sube la ma­rea, las es­pe­cies ma­ri­nas suben al es­te­ro, mien­tras que cuan­do ba­ja, “las es­pe­cies dul­ce-acuí­co­las en­tran un po­co al mar y pue­den in­ter­ac­tuar. Por eso le lla­ma­mos eco­tono” a es­te ti­po de si­tios, ex­pli­ca.

A unos me­tros de la en­tra­da prin­ci­pal del es­te­ro que­dan atrás el bu­lli­cio de la zo­na tu­rís­ti­ca y de la ave­ni­da prin­ci­pal de la ciu­dad. En su lu­gar, el can­to de cien­tos de aves da la bien­ve­ni­da a es­te eco­sis­te­ma hú­me­do que des­plie­ga múl­ti­ples to­na­li­da­des de ver­de en sus ár­bo­les y ar­bus­tos.

El vi­si­tan­te puede op­tar por dos re­co­rri­dos pa­ra co­no­cer más de cer­ca la flo­ra y fau­na del si­tio: el sen­de­ro o na­ve­gar por el río. En cual­quier ca­so, es po­si­ble ad­mi­rar los cien­tos de ejem­pla­res de man­gle de has­ta 10 me­tros de al­tu­ra que hun­den sus grue­sas raí­ces en el agua pan­ta­no­sa.

Es­tos ár­bo­les no so­lo ofre­cen una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad a los vi­si­tan­tes, sino que dan som­bra y ca­mu­fla­je a los ani­ma­les acuá­ti­cos, ade­más de ofre­cer es­pa­cios de anida­ción y des­can­so pa­ra los pá­ja­ros.

Por si fue­ra po­co, sus raí­ces ayu­dan a dis­mi­nuir la sa­li­ni­dad del agua y a lim­piar­la de los desechos ur­ba­nos y tó­xi­cos que lle­gan de los es­pa­cios ur­ba­nos al­re­de­dor, apun­ta el di­rec­tor del si­tio.

Se­gún la tem­po­ra­da o el ni­vel de agua que ten­ga el río, es po­si­ble ver más o me­nos es­pe­cies de rep­ti­les, crus­tá­ceos y ejem­pla­res de co­co­dri­los adultos, co­men­ta Óscar, el guía de la em­bar­ca­ción.

En me­dio del cau­dal y en­tre los tú­ne­les que for­ma el en­ra­ma­do del man­glar, se puede ob­ser­var al­gu­na ca­be­za de co­co­dri­lo ca­mu­fla­da en el agua, pá­ja­ros co­mo la gar­ce­ta ro­ja que vie­nen a de­jar sus ni­dos, tor­tu­gas que ha­bi­tan el lu­gar o crus­tá­ceos que lue­go vuel­ven al mar.

El agua del es­te­ro es sa­lo­bre, es de­cir, com­bi­na agua dul­ce de los ríos al­re­de­dor del es­te­ro y la sa­la­da que llega del mar, por ello es que es­pe­cies de am­bos eco­sis­te­mas usan el si­tio pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mo re­pro­du­cir­se o pro­te­ger­se de los de­pre­da­do­res, ex­pli­ca el guía.

Des­de man­ta­rra­yas, ca­ma­ro­nes, me­du­sas y has­ta un ti­bu­rón mar­ti­llo han lle­ga­do has­ta la bo­ca del es­te­ro cuan­do sube la ma­rea.

Es­te eco­sis­te­ma es fa­vo­ra­ble pa­ra pro­te­ger a los co­co­dri­los, una es­pe­cie que ha­bi­ta ahí des­de ha­ce dé­ca­das, pe­ro que po­co a po­co fue des­pla­za­da ha­cia otras zo­nas de­bi­do al cre­ci­mien­to ur­bano.

Los rep­ti­les se des­pla­zan por El Sa­la­do de ma­ne­ra li­bre y pa­cí­fi­ca y, so­bre to­do en tem­po­ra­da de más ca­lor, se ha­cen vi­si­bles en las ori­llas del río, des­de don­de los tu­ris­tas los pue­den ad­mi­rar.

“Los ob­ser­va­mos, pe­ro en cuan­to el co­co­dri­lo nos es­cu­cha se va, por­que no he­mos mo­di­fi­ca­do su

Man­ta­rra­yas, ca­ma­ro­nes, me­du­sas y has­ta un ti­bu­rón mar­ti­llo han lle­ga­do has­ta la bo­ca del es­te­ro

com­por­ta­mien­to (...) y ayu­da­mos a las per­so­nas a po­der­nos acer­car, a es­cu­char, a en­ten­der un po­qui­to de cuá­les son las ne­ce­si­da­des de los co­co­dri­los”, in­di­ca el di­rec­tor.

Los ni­ños pue­den to­mar en­tre sus ma­nos las crías más pe­que­ñas de es­te rep­til, una ex­pe­rien­cia que ayu­da a for­ta­le­cer la cultura del cui­da­do al me­dio am­bien­te en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

RO­DOL­FO ARAIZA-FLICKR

La zo­na es un san­tua­rio de fau­na au­tóc­to­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.