Ma­gia en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te

Es­tam­bul, una me­tró­po­li don­de lo an­ti­guo y lo mo­derno con­vi­ven a la per­fec­ción, puen­te en­tre dos con­ti­nen­tes, ca­pi­tal de tres im­pe­rios y de una ri­que­za his­tó­ri­ca di­fí­cil de igua­lar

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

La par­te an­ti­gua de Es­tam­bul es in­ten­sa; to­do lo que ofre­ce atrae a los vi­si­tan­tes: mer­ca­dos tra­di­cio­na­les, tem­plos re­li­gio­sos, gran­des mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, co­mer­cios, ho­te­les, pa­tis­se­ries –de­li­cio­sos e in­creí­bles dul­ces– en un am­bien­te muy aco­ge­dor por la ama­bi­li­dad de la gen­te.

To­dos lle­gan a Es­tam­bul bus- can­do el Grand Ba­zaar, pe­ro es se­gu­ro que la pri­me­ra vez que se lle­gue a ese lu­gar la sor­pre­sa so­bre­pa­sa­rá to­da ex­pec­ta­ti­va: un la­be­rin­to de 40 mil me­tros cua­dra­dos, con 64 ave­ni­das y ca­lles, 22 puer­tas de in­gre­so y unos 3.500 ne­go­cios. Aquí to­do se pue­de con­se­guir, y al pre­cio que ca­da quien ten­ga la ha­bi­li­dad de ne­go­ciar.

No tan fa­mo­so ni gran­de, pe­ro sí muy atrac­ti­vo, es el Mer­ca­do Egip­cio de las Es­pe­cias. Lo in­tere­san­te, pa­ra los fa­ná­ti­cos de los mer­ca­dos, es que se pue­den re­co­rrer a pie por una ru­ta que, a la vez, es un gran mer­ca­do en sí mis­mo. La zo­na del Mer­ca­do de las Es­pe­cias es muy cer­ca­na al puer­to, don­de hay una ofer­ta enor­me de pe­que­ños res­tau­ran­tes don­de sir­ven ex­qui­si­tos pla­tos de pes­ca­do. Des­de allí sa­len los fe­rris ha­cia los di­fe­ren­tes lu­ga­res, y se pue­de lle- gar has­ta la zo­na nue­va de la ciu­dad por un puen­te ami­ga­ble pa­ra ir a pie.

A tra­vés de los im­pe­rios

La mez­qui­ta de Sul­ta­nah­med es más co­no­ci­da co­mo “mez­qui­ta azul”, de­bi­do a los más de 20 mil azu­le­jos que de­co­ran su in­te­rior. Las ara­ñas sus­pen­di­das en el ai­re y los cien­tos de pe­que­ñas ven­ta­nas pro­por­cio­nan una ilu­mi­na­ción muy par­ti­cu­lar; y su pi­so, com­ple­ta­men­te al­fom­bra­do, le da mu­cho co­lor y un ai­re aco­ge­dor.

El in­gre­so a la mez­qui­ta es sin cos­to, pe­ro las mu­je­res de­ben cu­brir­se el ca­be­llo y ves­tir pan­ta­lón o po­lle­ra lar­ga, y man­gas por lo me­nos has­ta el co­do. Los hom­bres de­ben usar pan­ta­lón lar­go. De no

cum­plir con es­te dress co­de, exis­te un ser­vi­cio de ro­pe­ría don­de ob­te­ner­lo en prés­ta­mo (pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que Es­tam­bul es una ciu­dad de al­to trán­si­to tu­rís­ti­co, por lo que pue­de ser en­go­rro­so te­ner que ha­cer tam­bién co­la pa­ra con­se­guir ro­pa). Fren­te por fren­te se en­cuen­tra otra de las gran­des atrac­cio­nes: San­ta So­fía (Ha­gia So­fía), hi­to ar­qui­tec­tó­ni­co obli­ga­to­rio de la ciu­dad. Es­ta ba­sí­li­ca or­to­do­xa, pos­te­rior­men­te con­ver­ti­da en mez­qui­ta y hoy mu­seo, expone las di­fe­ren­tes épo­cas, re­li­gio­nes y es­ti­los que la atra­ve­sa­ron (a ella y a la ciu­dad) a lo lar­go de 17 si­glos. Sin aban­do­nar es­ta zo­na, a po­cos pa­sos se en­cuen­tra uno de los lu­ga­res más má­gi­cos de Es­tam­bul: la Cis­ter­na. Sub­te­rrá­neo, des­de don­de se pro­veía el agua a la zo­na cir­cun­dan­te, tam­bién po­see el nom­bre de “pa­la­cio su­mer­gi­do”. De la épo­ca bi­zan­ti­na, la ar­qui­tec­tu­ra y el jue­go de lu­ces y som­bras, así co­mo el so­ni­do del agua y las cien­tos de co­lum­nas, pro­por­cio­nan una ima­gen má­gi­ca; tam­bién lo son las dos ba­ses de co­lum­na con la ca­ra de Me­du­sa, y la co­lum­na que llo­ra, las gran­des pro­ta­go­nis­tas de las fo­tos. En es­te gran pre­dio his­tó­ri­co, otro lu­gar in­fal­ta­ble es el pa­la­cio de Top­ka­pi, ho­gar y lu­gar de tra­ba­jo del sul­tán; en él se pue­den vi­si­tar las sa­las don­de se to­ma­ban las gran­des de­ci­sio­nes del sul­ta­na­to, con pin­tu­ras que re­crean las asam­bleas, has­ta las es­tan­cias de su ha­rén. Po­see una muy com­ple­ta ex­hi­bi­ción de la va­ji­lla que se usó a lo lar­go de los si­glos, des­de la por­ce­la­na chi­na –te­nían la creen­cia que si la co­mi­da era en­ve­ne­na­da, la ce­rá­mi­ca chi­na cam­bia­ba de co­lor– has­ta la sun­tuo­sa va­ji­lla de ti­po eu­ro­peo del si­glo XIX. La ex­hi­bi­ción del te­so­ro es el atrac­ti­vo pre­fe­ri­do, don­de se pue­de ver la gran­di­lo­cuen­cia de la jo­ye­ría de los sul­ta­nes y las sul­ta­nas, las ar­mas or­na­men­ta­das (el pu­ñal Top­ka­pi es el más ca­ro del mun­do, en oro, con dia­man­tes, es­me­ral­das y otras pie­dras pre­cio­sas), y el “dia­man­te del cu­cha­re­ro”, el ter­ce­ro más gran­de del mun­do. Un lu­gar es­pec­ta­cu­lar, en un en­cla­ve ma­ra­vi­llo­so que da tan­to al mar de Már­ma­ra co­mo al del Bós­fo­ro.

Lo nue­vo

Es una ciu­dad com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te del otro la­do del puen­te (aun per­ma­ne­cien­do en Eu­ro­pa de un la­do y del otro). El pun­to neu­rál­gi­co de la par­te nue­va de Es­tam­bul es la pla­za Tak­sim, fa­mo­sa en Oc­ci­den­te por ha­ber si­do epi­cen­tro y lu­gar de reunión de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la pri­ma­ve­ra ára­be, y de to­dos los re­cla­mos po­lí­ti­cos y so­cia­les al go­bierno cen­tral –pe­se a que el Po­der Eje­cu­ti­vo y el po­der le­gis­la­ti­vo no se en­cuen­tran en Es­tam­bul sino en Ankara, la ca­pi­tal po­lí­ti­ca del país–. En me­dio se im­po­ne el mo­nu­men­to a la Re­pú­bli­ca y la atra­vie­sa la pea­to­nal Is­ti­klal Ca­des­si, con un enor­me trán­si­to de gen­te tan­to de día co­mo de no­che. En Is­ti­klal se en­cuen­tran to­das las tien­das in­ter­na­cio­na­les, ba­res y dis­co­te­cas. Por es­ta mis­ma ca­lle, unas cua­dras ha­cia la cos­ta, se lle­ga a la fa­mo­sa To­rre de Gá­la­ta, un mi­ra­dor me­die­val des­de don­de se apre­cia una de las vis­tas más be­llas de la ciu­dad.

Otro de los atrac­ti­vos his­tó­ri­cos de es­ta zo­na es el pa­la­cio de Dol­ma­bahçe, un lu­gar de enor­me ri­que­za, don­de fun­cio­nó el go­bierno du­ran­te los úl­ti­mos 70 años del Im­pe­rio Oto­mano. El ba­rrio de Be­yo­glu es el co­ra­zón de es­ta par­te nue­va de la ciu­dad. Ka­ra­köy es uno de los ba­rrios de mo­da, don­de en­con­trar tien­das de di­se­ño, y lu­ga­res don­de co­mer, to­mar té de to­do ti­po y ca­fé de es­pe­cia­li­dad.

Asia

La zo­na asiá­ti­ca es la me­nos fre­cuen­ta­da por tu­ris­tas, o por lo me­nos por los pri­me­ri­zos, pe­ro tie­ne tan­to atrac­ti­vo co­mo las an­te­rio­res, so­bre to­do por su au­ten­ti­ci­dad. Des­de el bar­co que rea­li­za el pa­seo por el Bós­fo­ro, se di­vi­san las in­creí­bles me­ga­man­sio­nes de las fa­mi­lias mi­llo­na­rias, so­bre to­do asiá­ti­cas.

Üs­kü­dar es la zo­na co­mer­cial de la par­te asiá­ti­ca, con ca­fés, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas que mi­ran al Bós­fo­ro. Ka­di­köy y Mo­da­son son los otros ba­rrios des­ta­ca­dos de la zo­na asiá­ti­ca. Es­ta Es­tam­bul tam­bién tie­ne sus gran­des atrac­ti­vos cos­te­ros, co­mo la zo­na que mi­ra ha­cia San­ta So­fía y el Pa­la­cio de Top­ka­pi, don­de gra­das al­fom­bra­das son el lu­gar ideal pa­ra to­mar un té y ver caer el sol.

La va­rie­dad de fre­cuen­cias dia­rias, con un pre­cio eco­nó­mi­co, in­vi­ta a cru­zar en bar­co des­de la par­te eu­ro­pea a la asiá­ti­ca o vi­ce­ver­sa.

To­dos los fa­mo­sos mer­ca­dos pue­den re­co­rrer­se a pie

GÖKHAM ÜNSEL-FLICKR

En­torno de la pla­za de Tak­sim.

Gran Ba­zar. Es el más im­por­tan­te de Turquía y uno de los más gran­des del mun­do. In­clu­ye mu­chos ti­pos de ne­go­cios, aun­que se des­ta­can los de ven­ta de jo­ye­ría, or­fe­bre­ría, es­pe­cias y al­fom­bras.

Me­du­sa ba­jo tie­rra. En la Cis­ter­na Ba­sí­li­ca, ba­jo la ciu­dad de Es­tam­bul, se en­cuen­tran dos co­lum­nas muy lla­ma­ti­vas con el ros­tro de Me­du­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.