Una jo­ya tu­rís­ti­ca es­con­di­da

Co­lom­bia em­pie­za a ex­plo­tar ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les has­ta ha­ce po­co azo­ta­das por el con­flic­to ar­ma­do, co­mo Ca­ño Cris­ta­les de la re­gión de La Ma­ca­re­na

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - JAI­ME OR­TE­GA CARRASCAL EFE

Ca­da ma­ña­na, mien­tras el sol sube en el ho­ri­zon­te, una pa­le­ta de co­lo­res co­mien­za a di­bu­jar­se en el le­cho de Ca­ño Cris­ta­les, “el río más bo­ni­to del mun­do”, una ma­ra­vi­lla na­tu­ral que Co­lom­bia em­pie­za a des­cu­brir pa­ra el tu­ris­mo tras el fin del con­flic­to ar­ma­do con las FARC.

Las aguas man­sas del río se pre­ci­pi­tan por un es­ce­na­rio de ro­cas ta­lla­das por la co­rrien­te a lo lar­go de mi­llo­nes de años, crean­do for­mas ca­pri­cho­sas, co­mo los po­zos cir­cu­la­res lla­ma­dos “los ochos”, o “el co­li­seo ro­mano”, por su pa­re­ci­do con rui­nas del an­ti­guo im­pe­rio.

Por esa des­lum­bran­te ar­qui­tec­tu­ra de pie­dra ba­jan la aguas lím­pi­das que per­mi­ten ver el fon­do mul­ti­co­lor for­ma­do por al­gas que to­man di­fe­ren­tes to­na­li­da- des con la ra­dia­ción so­lar, to­do en­mar­ca­do en el ver­de de la ve­ge­ta­ción tí­pi­ca del lí­mi­te en­tre la Ori­no­quía y la Ama­zo­nía.

Ab­so­lu­ta­men­te cris­ta­li­nas, las aguas de Ca­ño Cris­ta­les, re­ve­lan en el le­cho del río un ta­pe­te de co­lo­res ro­jo, ama­ri­llo, vio­le­ta, azul y ro­sa­do que se in­ten­si­fi­ca ca­da vez que ca­lien­ta el sol.

Se­gún Ja­vier Fran­cis­co Pa­rra, coor­di­na­dor de Cor­ma­ca­re­na, la en­ti­dad res­pon­sa­ble de la re­gión de La Ma­ca­re­na, don­de es­tá Ca­ño Cris­ta­les, tam­bién lla­ma­do “río de los cin­co co­lo­res”, las al­gas que dan las to­na­li­da­des a es­te cuer­po de agua son las “Ma­ca­re­nia cla­vi­ge­ra”, que so­lo exis­ten en esa zo­na.

“El atrac­ti­vo de esa her­mo­su­ra es­tá en­tre ma­yo y no­viem­bre, en la épo­ca de llu­via”, ex­pli­ca Pa­rra a pe­rio­dis­tas que acom­pa­ña­ron al pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, en una vi­si­ta al lu­gar.

El mu­ni­ci­pio de La Ma­ca­re­na, en el de­par­ta­men­to del Me­ta, por don­de co­rre Ca­ño Cris­ta­les, fue du­ran­te dé­ca­das uno de los for­ti­nes de la aho­ra des­mo­vi­li­za­da gue­rri­lla de las FARC.

Du­ran­te dé­ca­das, la gue­rri­lla era la úni­ca que te­nía ac­ce­so a esa ma­ra­vi­lla na­tu­ral, has­ta el pun­to de que a Ca­ño Cris­ta­les le lla­ma­ban “el bal­nea­rio de las FARC”, y San­tos se re­fe­ría al lu­gar co­mo “el country club del Mono Jo­joy”, san­gui­na­rio je­fe gue­rri­lle­ro que man­da­ba en la zo­na y que mu­rió en una ope­ra­ción mi­li­tar en 2010.

Con la fir­ma de la paz con las FARC, Ca­ño Cris­ta­les sur­ge co­mo un atrac­ti­vo de pri­me­ra categoría en la va­ria­da ofer­ta tu­rís­ti­ca de Co­lom­bia y co­mo una es­pe­ran­za pa­ra los ha­bi­tan­tes de La Ma­ca­re­na, re­mo­ta lo­ca­li­dad del sur del país a la que se lle­ga por vía aé­rea.

Se­gún el go­bierno, el tu­ris­mo va en au­men­to en Ca­ño Cris­ta­les des­de que de­jó de ser un te­rri­to­rio do­mi­na­do por la FARC, y de los 1.500 vi­si­tan­tes que tu­vo en 2010, pa­só a 16.225 el año pa­sa­do, el 16 % de ellos ex­tran­je­ros pro­ce­den­tes de 77 paí­ses.

En una vi­si­ta el 27 de se­tiem­bre, el pre­si­den­te San­tos pu­so “la pri­me­ra es­ta­ca” de un cen­tro mul­ti­pro­pó­si­to de sen­de­ros tu­rís­ti­cos pa­ra po­ten­ciar es­ta ac­ti­vi­dad de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble.

“Es­te es uno de los mu­chos si­tios que Co­lom­bia tie­ne pa­ra apro­ve­char esa in­dus­tria sin chi­me­neas que es la que, sin du­da al­gu­na, más se va a be­ne­fi­ciar con la paz”, re­su­mió San­tos.

LEONARDO MU­ÑOZ - EFE

En Ca­ño Cris­ta­les el río ad­quie­re di­fe­ren­tes co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.