Una ciu­dad má­gi­ca

Aun­que siem­pre es­tá en pe­li­gro de que se la tra­gue el agua, Ve­ne­cia si­gue sien­do uno de los gran­des atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos por su ri­que­za his­tó­ri­ca y un in­su­pe­ra­ble ai­re ro­mán­ti­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ve­ne­cia se cons­tru­yó en una de las más de 100 is­las que for­man es­te ar­chi­pié­la­go del no­res­te de Ita­lia. Se lle­ga des­de el con­ti­nen­te por el Puen­te de la Li­ber­tad, y el úl­ti­mo punto (o el pri­me­ro) que co­nec­ta el con­ti­nen­te con la is­la es el Piaz­za­le Ro­ma. En es­ta pla­za fi­na­li­zan su re­co­rri­do las lí­neas de au­to­bu­ses que unen la ciu­dad con el res­to de Ita­lia. El Piaz­za­le Ro­ma tam­bién es uti­li­za­do por los lo­ca­les pa­ra de­jar es­ta­cio­na­dos sus au­tos e in­gre­sar a la ciu­dad en va­po­ret­to o a pie.

Al in­te­rior de Ve­ne­cia se lle­ga a pie o na­ve­gan­do a tra­vés de los ca­na­les. El trans­por­te co­lec­ti­vo acuá­ti­co se rea­li­za en los lla­ma­dos va­po­ret­tos. El en­tra­ma­do de ca­na­les –el equi­va­len­te a las ca­lles de cual­quier ciu­dad– tie- ne una ar­te­ria prin­ci­pal, que es el Gran Ca­nal (des­de ahí tam­bién sa­len las gón­do­las), que re­co­rre Ve­ne­cia en for­ma de S, du­ran­te unos cua­tro ki­ló­me­tros, y la di­vi­de en dos par­tes.

Es­ta ciu­dad po­see un en­vi­dia­ble pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co e his­tó­ri­co en ca­da es­qui­na. Es uno de los gran­des re­fe­ren­tes del ar­te en Eu­ro­pa que se re­mon­ta a su pa­pel co­mo cen­tro de co­mer­cio del vie­jo con­ti­nen­te en­tre el si­glo XV y el XVIII, cuan­do mu­chos ar­tis­tas lo­ca­les de gran ni­vel go­za­ron del pa­tro­ci­nio de ri­cos me­ce­nas. Por eso la Ve­ne­cia de hoy es una jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra y los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos y alo­ja te­so­ros ar­tís­ti­cos del mun­do.

Es­ta ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad no es pa­ra vi­si­tar en un día, aun­que se in­clu­ya den­tro de un iti­ne­ra­rio con otras ciu­da­des de Ita­lia y de Eu­ro­pa. Al me­nos se ne­ce­si­tan 48 ho­ras pa­ra em­pe­zar a dis­fru­tar­la, y des­cu­brir su cas­co an­ti­guo y los enor­mes atrac­ti­vos que po­see a su al­re­de­dor. Un iti­ne­ra­rio de dos días es bas­tan­te apre­ta­do, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra co­no­cer lo más bá­si­co de Ve­ne­cia.

A pie

To­do co­mien­za en la Piaz­za San Mar­cos, don­de se sien­te el es­pí­ri­tu de la so­cie­dad, y des­de aquí se par­te ca­mi­nan­do ha­cia los di­fe­ren­tes lu­ga­res de in­te­rés. El ini­cio del re­co­rri­do de­be ser en el Pa­la­cio Du­cal, un edi­fi­cio muy par­ti­cu­lar, ya que com­bi­na di­fe­ren­tes es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos; en su in­te­rior se pue­den ver pin­tu­ras de Ti­ziano y Tin­to­ret­to. Des­de aquí se di­ri­gió Ve­ne­cia du­ran­te casi 1.000 años. Por den­tro po­see gran­des atrac­ti­vos, co­mo la Sca­la d’Oro, el Apar­ta­men­to del Du­que, la pri­sión, la ar­me­ría, don­de se pue­de apre­ciar ar­ma­du­ras de to­do ti­po; o la Sa­la del Mag­gior Con­si­glio, en la que se en­cuen­tra El Pa­raí­so, el lien­zo más gran­de de Tin­to­ret­to. En es­te re­co­rri­do tam­bién se atra­vie­sa el Puen­te de los Sus­pi­ros, que da ac­ce­so a los ca­la­bo­zos del pa­la­cio. Su nom­bre se de­be a una an­ti­guo re­la­to que cuen­ta de los sus­pi­ros de los pre­sos du­ran­te la In­qui­si­ción, en se­ñal de pe­na. Pe­se a es­tos te­rri­bles mo­ti­vos his­tó­ri­cos, hoy “sus­pi­ros” dio un gi­ro ro­mán­ti­co, y es uno de los lu­ga­res don­de los enamo­ra­dos se to­man fo­tos, se pi­den ca­sa­mien­to y ju­ran amor. Y así se lle­ga al prin­ci­pal tem­plo de Ve­ne­cia: la Ba­sí­li­ca de San Mar­cos. Se pue­de su­bir al mi­ra­dor de la Ba­sí­li­ca, o al Cam­pa­ni­le, con sus 98,5 me­tros de al­tu­ra, pa­ra apre­ciar ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de Ve­ne­cia.

Otro puen­te fun­da­men­tal es el Rial­to, el más an­ti­guo de to­dos los que atra­vie­san el Gran Ca­nal. Cru­zán­do­lo se lle­ga al Mer­ca­do Rial­to, un lu­gar muy pin­to­res­co don­de sen­tir la ciu­dad en ple­na ebu­lli­ción. Ha­cia el sur se ubi­ca el Cam­po San­ta Marg­he­ri­ta, una pla­za muy ani­ma­da con am­bien­te uni­ver­si­ta­rio. Si­guien­do en la mis­ma di­rec­ción se en­cuen­tra otro de los lu­ga­res im­por­tan­tes pa­ra quie­nes se in­tere­san por el ar­te: la Ga­le­ría de la Aca­de­mia, una de las pi­na­co­te­cas más gran­des del mun­do. Lue­go se pue­de to­mar el va­po­ret­to ha­cia el la­do nor­te del Gran Ca­nal y lle­gar al gue­to ju­dío, lu­gar más tran­qui­lo e his­tó­ri­co.

Ve­ne­cia es una ciu­dad pa­ra ca­mi­nar­la y per­der­se, siem­pre hay al­go que ver y con lo que des­lum­brar­se. So­bre el fi­nal de la tar­de no se pue­de ig­no­rar la po­si­bi­li- dad de to­mar un pa­seo en gón­do­la, que no es eco­nó­mi­co pe­ro es im­pres­cin­di­ble por ser uno de los se­llos dis­tin­tos de es­ta ro­mán­ti­ca ciu­dad.

Día de is­las

Una bue­na op­ción es vi­si­tar las is­las du­ran­te la ma­ña­na. La pri­me­ra pa­ra­da de­be­ría ser San Mi­che­le, don­de se en­cuen­tra el ce­men­te­rio del mis­mo nom­bre (la is­la es­tá de­di­ca­da por en­te­ro a al­ber­gar tum­bas e igle­sias). Lue­go se­guir ha­cia la is­la de Mu­rano (fa­mo­sa por los cris­ta­les de ese nom­bre); es la se­gun­da is­la más gran­de del ar­chi­pié­la­go, lue­go de Ve­ne­cia). Aquí se pue­de co­no­cer la Ba­sí­li­ca de San­ta María y la de San Do­na­to. El punto de ma­yor in­te­rés es el Mu­seo del Ve­tro, si­tua­do en el Pa­laz­zo Gius­ti­nian, con la his­to­ria de va­rios si­glos de fa­bri­ca­ción del vi­drio y cris­tal, y don­de es­tá la fa­mo­sa ara­ña de 330 ki­los. Es po­si­ble tam­bién vi­si­tar un co­mer­cio de vi­drie­ros y ob­ser­var el fi­ní­si­mo e in­creí­ble ar­te de so­plar el vi­drio.

La si­guien­te is­la es la de Tor­ce­llo, que in­clu­ye his­tó­ri­cos edi­fi­cios del si­glo XII, co­mo la Ba­sí­li­ca de San­ta María dell’As­sun­ta o la Igle­sia de San­ta Fos­ca.

La pró­xi­ma pa­ra­da es Bu­rano, la más co­lo­ri­da y be­lla. Ca­rac­te­rís­ti­ca y fo­to­gra­fia­da has­ta el can­san­cio por sus ca­si­tas de co­lo­res vi­vos, es­ta is­la es una de las gran­des atrac­cio­nes pa­ra re­co­rrer por sus ca­na­les. La más fa­mo­sa es la Ca­sa Be­pi, con su fa­cha­da de­co­ra­da en mo­ti­vos geo­mé­tri­cos. La his­to­ria cuen­ta que el due­ño de es­ta ca­sa la fue pin­tan­do de di­fe­ren­tes ma­ne­ras du­ran­te to­da su vi­da, pa­ra que los tu­ris­tas se fas­ci­na­ran con ella. Cuan­do mu­rió, la ca­sa fue res­tau­ra­da en ho­me­na­je a su pro­pie­ta­rio, res­pe­tan­do la fa­cha­da ori­gi­nal. El en­ca­je ar­te­sa­nal es el otro gran atrac­ti­vo del lu­gar que se pue­de co­no­cer en un mu­seo de­di­ca­do al en­ca­je bor­da­do.

Ve­ne­cia es “úni­ca en el mun­do”, di­ce Sal­va­to­re Set­tis, ar­queó­lo­go e his­to­ria­dor del ar­te. Por sus be­lle­zas y su ri­ca his­to­ria, pe­ro tam­bién por­que ha si­do “una crea­ción co­lec­ti­va, no so­lo de no­bles y mer­ca­de­res, tam­bién de ar­te­sa­nos y ma­ri­ne­ros, car­pin­te­ros, pin­to­res, mú­si­cos, es­cri­ba­nos”, to­do lo que es pal­pa­ble en es­ta ciu­dad má­gi­ca.

SER­GEY GALYONKIN - FLICKR

JOHN LILLIS - FLICKR

Cris­tal de Mu­rano.

DA­VID NICHOLLS - FLICKR

Pa­la­cio Du­cal.

Tor­ce­llo. Otra de las is­las que com­po­nían la Re­pú­bli­ca Ve­ne­cia­na. Una pa­ra­da obli­ga­to­ria es el trono de Ati­la en la pla­za de pue­blo

JOR­GE FRANGOLILLO - FLICKR

Gran Ca­nal.

Bu­rano. Bu­rano es una de las is­las del ar­chi­pié­la­go de la la­gu­na ve­ne­cia­na. Es­tá al nor­te de la ciu­dad y es co­no­ci­da por la pro­duc­ción de en­ca­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.