La is­la de Na­po­león

La re­mo­ta is­la bri­tá­ni­ca de San­ta Ele­na, a la que solo lle­ga­ba un bar­co ca­da tres se­ma­nas, re­ci­be su primer vue­lo co­mer­cial

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - BéATRICE DE­BUT

La vi­da de los ha­bi­tan­tes de la is­la bri­tá­ni­ca de San­ta Ele­na da­rá un vuel­co es­te sá­ba­do con el ate­rri­za­je del primer vue­lo co­mer­cial re­gu­lar, po­nien­do fin a si­glos de ais­la­mien­to de ese te­rri­to­rio en me­dio del Atlán­ti­co Sur, co­no­ci­da por ser el lu­gar don­de Na­po­león mu­rió exi­lia­do. La is­la vol­cá­ni­ca de 122 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, de re­lie­ve abrup­to, se en­cuen­tra a me­dio ca­mino, o ca­si, en­tre Áfri­ca y Amé­ri­ca del Sur.

Su ais­la­mien­to hi­zo que las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas la usa­ran co­mo lu­gar de de­ten­ción. El em­pe­ra­dor Na­po­león vivió en ella de 1815 has­ta su muer­te, en 1821, al igual que mi­les de pri­sio­ne­ros bóe­res sud­afri­ca­nos al co­mien­zo del si­glo XX.

San­ta Ele­na es uno de los úl­ti­mos des­ti­nos en el mun­do solo ac­ce­si­bles tras un lar­go via­je por mar de cin­co días des­de Ciudad del Ca­bo, que rea­li­za el bar­co RMS St He­le­na ca­da tres se­ma­nas; en él se trans­por­ta co­mi­da, pa­sa­je­ros, co­rreo y vehícu­los, a es­ta is­la de 4.500 ha­bi­tan­tes. Des­pués de cin­co años de obras que cos­ta­ron la frio­le­ra de € 318 mi­llo­nes, el po­lé­mi­co ae­ro- puer­to de San­ta Ele­na aco­ge­rá su primer vue­lo re­gu­lar, el SA8131 de la com­pa­ñía Air­link, pro­ce­den­te de Joha­nes­bur­go (Su­dá­fri­ca), des­pués de una es­ca­la en Wind­hoek (Na­mi­bia). El tra­yec­to pa­sa­rá de cin­co días a seis ho­ras. “Es­ta­mos tan fe­li­ces de que por fin lle­ga­ra la ho­ra”, co­men­ta la di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de tu­ris­mo lo­cal, He­le­na Ben­nett.

Las obras tar­da­ron más de lo pre­vis­to, so­bre to­do por la au­sen­cia de su­fi­cien­te te­rreno llano pa­ra aco­ger una pis­ta de 1,95 ki­ló­me­tros.

Hu­bo que alla­nar una mon­ta­ña y te­rra­ple­nar un va­lle en­te­ro con sus más de 7 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de tie­rra pa­ra le­van­tar el te­rreno unos 100 me­tros. “Una proeza de in­ge­nie­ría ex­tra­or­di­na­ria”, se­gún la di­rec­to­ra del ae­ro­puer­to, Ja­net Law­ren­ce.

La pis­ta nue­va ter­mi­na al nor­te con un acan­ti­la­do im­pre­sio­nan­te de 300 me­tros so­bre el océano.

Fo­men­tar el tu­ris­mo

Fi­nal­men­te, des­pués de más de un año de cálcu­los y de vue­los de prue­ba, se acor­dó usar avio­nes más pe­que­ños, con­cre­ta­men­te un Em­braer 190 con 76 asien­tos.

San­ta Ele­na con­ta­rá con un vue­lo se­ma­nal pro­ce­den­te de Johan­nes­bur­go, al que pró­xi­ma­men­te se su­ma­rá uno men­sual ha­cia la is­la As­cen­sión, a unos 1.125 ki­ló­me­tros de allí. En fun­ción de la de­man­da, las ro­ta­cio­nes po­drían au­men­tar, ex­pli­can las au­to­ri­da­des de San­ta Ele­na. La ida des­de Su­dá­fri­ca cues­ta al me­nos unos € 900, un pre­cio muy al­to pa­ra una is­la en la que el sa­la­rio anual me­dio es del equi­va­len­te a € 8.080.

El ob­je­ti­vo del ae­ro­puer­to es “crear opor­tu­ni­da­des pa­ra au­men­tar los sa­la­rios”, se­gún el mi­nis­te­rio bri­tá­ni­co de Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (DFID), de­seo­so de re­du­cir la de­pen­den­cia de San­ta Ele­na res­pec­to a Lon­dres.

En 2015, el go­bierno bri­tá­ni­co con­ce­dió una ayu­da de unos 59 mi­llo­nes de eu­ros al ar­chi­pié­la­go.

El ae­ro­puer­to tam­bién “fo­men­ta­rá la in­dus­tria tu­rís­ti­ca y apor­ta­rá otras ven­ta­jas, co­mo un ac­ce­so más rápido a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios” pa­ra los ha­bi­tan­tes, es­ti­ma un por­ta­voz del DFID.

San­ta Ele­na, una is­la vol­cá­ni­ca de 122 ki­ló­me­tros cua­dra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.