Dos días en Ate­nas

Aun­que es muy po­co tiem­po pa­ra pre­ten­der co­no­cer la ca­pi­tal de Grecia, es po­si­ble ar­mar un plan con los lu­ga­res im­pres­cin­di­bles

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Ate­nas es una gran elec­ción tu­rís­ti­ca. Tie­ne to­dos los atrac­ti­vos que uno pue­da ima­gi­nar, aun­que ha su­fri­do al­ti­ba­jos en po­pu­la­ri­dad. Por mo­men­tos se con­vir­tió en una ru­ta de pa­so ha­cia las is­las, o un lu­gar don­de sa­car­se al­gu­nas fo­tos, ba­ja­dos de un cru­ce­ro y pa­sar un ra­to. Tal vez un pú­bli­co más orien­ta­do a la his­to­ria se mos­tra­ba in­tere­sa­do en Ate­nas. Pa­sa­da la gran cri­sis eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra y has­ta po­lí­ti­ca que atra­ve­só el país, una de las ciu­da­des más an­ti­guas del mun­do una vez más su­po man­te­ner­se de pie y re­con­ver­tir­se. Así hoy Ate­nas es un lu­gar de enor­me in­te­rés, no so­lo por su pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y por ha­ber reuni­do a los más des­ta­ca­dos fi­ló­so­fos de la his­to­ria, es- cri­to­res, ma­te­má­ti­cos, ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas de la an­ti­güe­dad, sino por­que hoy se mues­tra co­mo una ciu­dad pu­jan­te, con una gas­tro­no­mía lo­cal de enor­me per­so­na­li­dad y sa­bor, de gen­te ami­ga­ble y di­ver­ti­da, de pai­sa­jes en­can­ta­do­res y vi­da noc­tur­na muy ani­ma­da.

Enor­me va­lor his­tó­ri­co

Sin du­da, el pri­mer lu­gar a co­no­cer es la Acró­po­lis, el cen­tro de Ate­nas; era la ciu­dad ubi­ca­da en la al­tu­ra, a mo­do de de­fen­sa, y don­de fun­cio­na­ban los prin­ci­pa­les lu­ga­res de cul­to. La Acró­po­lis ofre­ce la vi­sión de to­da la ciu­dad a más de 150 me­tros de al­tu­ra, y así co­mo im­pre­sio­na la vis­ta, es muy im­pac­tan­te ob­ser­var­la des­de aba­jo (y muy her­mo­so ilu­mi­na­do por la no­che). Una re­co­men­da­ción es lle­gar tem- prano en la ma­ña­na pa­ra evi­tar las hor­das de tu­ris­tas. La Acró­po­lis al­ber­ga al­gu­nos de los mo­nu­men­tos más po­pu­la­res de la épo­ca clá­si­ca de Grecia. El Par­te­nón es, sin du­da, el más fa­mo­so, muy re­co­no­ci­do por las ocho co­lum­nas de es­ti­lo dó­ri­co, de ca­si 11 me­tros

de al­to, que sos­tie­nen el edi­fi­cio, cu­ya crea­ción fue pen­sa­da co­mo ho­me­na­je a Ate­nea –re­pre­sen­ta­da en una es­cul­tu­ra de ma­de­ra, mar­fil y oro–, en­tre el 477 y 432 a. C., y cu­ya ima­gen es­tá es­tam­pa­da en in­fi­ni­tas postales y fo­to­gra­fías. Otros de los lu­ga­res a vi­si­tar son el Erec­teón, el tem­plo de Ate­nea Ni­ké y los Pro­pi­leos. Cons­trui­do en­tre los años 420 y 406 a. C., el Erec­teón es un san­tua­rio jó­ni­co le­van­ta­do en el lu­gar más sa­gra­do de la Acró­po­lis, don­de se di­ce que la dio­sa Ate­nea hi­zo flo­re­cer el pri­mer oli­vo de las tie­rras grie­gas. Lo más lla­ma­ti­vo y bus­ca­do del Erec­teón es la cu­bier­ta que sos­tie­nen las Ca­riá­ti­des (seis co­lum­nas con for­ma de mujer), cu­yas ori­gi­na­les se en­cuen­tran (afor­tu­na­da­men­te en un mu­seo grie­go) en el Nue­vo Mu­seo de la Acró­po­lis. Los Pro­pi­leos, cons­trui­do en­tre el 437 y 432 a. C, era un edi­fi­cio de co­lum­nas dó­ri­cas que en­mar­ca­ban cin­co puer­tas de ac­ce­so, era la en­tra­da a la Acró­po­lis.

El tem­plo de Ate­nea Ni­ké fue cons­trui­do en el 420 a. C. y sim­bo­li­za la vic­to­ria de los grie­gos so­bre los per­sas en la ba­ta­lla de Sa­la­mi­na. Ba­jan­do por el la­do sur de la Acró­po­lis se pue­de vi­si­tar el tea­tro de Dio­ni­sio, del VI a. C. Se pue­de vi­si­tar el Odeón de He­ro­des Áti­co, una in­no­va­ción úni­ca en su épo­ca, un an­fi­tea­tro con la for­ma que se con­ser­va has­ta hoy pa­ra los es­pec­tácu­los pú­bli­cos, rea­li­za­do en már­mol y mo­sai­cos, y con asien­tos pa­ra 5.000 per­so­nas, cons­trui­do en el 161 d. C. Lue­go de la Acró­po­lis, una vi­si­ta fun­da­men­tal es el Ágo­ra An­ti­gua, don­de se en­cuen­tra el tem­plo de He­fes­to y la Stoa de Áta­lo. Aun en las con­di­cio­nes que se en­cuen­tra la ma­yo­ría de los edi­fi­cios del Ágo­ra An­ti­gua, pue­de apre­ciar­se có­mo era es­te edi­fi­cio, el an­ti­guo cen­tro co­mer­cial de Ate­nas, don­de se en­cuen­tra aho­ra el Mu­seo del Ágo­ra an­ti­gua y con­tras­ta con el tem­plo de He­fes- to, uno de los me­jor con­ser­va­dos. El Mu­seo de la Acró­po­lis con una es­té­ti­ca con­tras­ta con las an­te­rio­res, de­bi­do a que es un edi­fi­cio mo­derno, de hor­mi­gón, vi­drio y mu­cha luz, cons­trui­do ha­ce po­cos años. Va­le des­ti­nar unas ho­ras a re­co­rrer­lo y apre­ciar sus mi­les de pie­zas de la Acró­po­lis an­ti­gua en ex­hi­bi­ción. Ade­más de la ri­que­za his­tó­ri­ca, el mu­seo cuen­ta con un res­tau­ran­te que in­vi­ta a to­mar­se un des­can­so y apre­ciar una her­mo­sa vis­ta de la Acró­po­lis.

Otro de los atrac­ti­vos es ca­mi­nar por la ca­lle Adria­nou has­ta lle­gar a la Bi­blio­te­ca de Adriano, de la que mu­cho no que­da. Lue­go, el Ágo­ra Ro­ma­na, la an­ti­gua pla­za pú­bli­ca y lu­gar de reunión de Ate­nas; y la To­rre de los Vien­tos, muy bien con­ser­va­da has­ta el día de hoy.

Otro mu­seo muy im­por­tan­te a con­si­de­rar es el Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal. Una vi­si­ta his­tó­ri­ca que pue­de re­sul­tar in­tere­san­te pa­ra mu­chos es el es­ta­dio Pa­na­te­nai­co, don­de se ce­le­bra­ron los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos (mo­der­nos).

A dis­ten­der­se

Con su­fi­cien­te re­crea­ción his­tó­ri­ca por el día, na­da me­jor que fi­na­li­zar la jor­na­da vi­si­tan­do otros si­tios tu­rís­ti­cos, pe­ro de la Ate­nas más ac­tual. Son va­rias las zo­nas don­de ir a to­mar una co­pa, pro­bar las de­li­cias de la gas­tro­no­mía lo­cal –tra­di­cio­nal y mo­der­na– en dos lu­ga­res re­co­men­da­bles, co­mo Mo­nas­ti­ra­ki y Pla­ka.

La pla­za Mo­nas­ti­ra­ki es el lu­gar don­de ob­ser­var la fu­sión de lo an­ti­guo con lo mo­derno y apre­ciar lo cos­mo­po­li­ta y va­rio­pin­to de los tu­ris­tas que lle­gan de to­das par­tes del mun­do.

Las es­ca­le­ras del ba­rrio Pla­ka son un clá­si­co, con una zo­na gas­tro­nó­mi­ca im­per­di­ble pa­ra de­gus­tar pla­tos tí­pi­cos de co­ci­na grie­ga. Des­de Mo­nas­ti­ri­ki, por la ca­lle Er­mou se lle­ga a la pla­za Sin­tag­ma, otro de los pun­tos im­pres­cin­di­bles de co­no­cer en Ate­nas.

Des­de Sin­tag­ma se pue­den vi­si­tar va­rias ca­lles don­de en­con­trar lu­jo­sas tien­das, co­mo la ca­lle Vou­kou­res­tiou. No ol­vi­dar que to­dos los días, a ca­da ho­ra, se rea­li­za en la pla­za Sin­tag­ma el re­co­no­ci­do cam­bio de guar­dia (el más fa­mo­so es el del do­min­go a las 10 de la ma­ña­na). Y de ahí se pue­de lle­gar has­ta Ko­lo­na­ki, el ba­rrio más ex­clu­si­vo de Ate­nas, co­no­ci­do tam­bién co­mo el Soho ate­nien­se.

En Ko­lo­na­ki, es un clá­si­co be­ber unos tra­di­cio­na­les ou­zos (cóc­te­les). En es­ta zo­na se pue­de des­cu­brir pe­que­ñas bou­ti­ques y tien­das de di­se­ño en­tre sus ca­lle­ci­tas. Ade­más es un buen lu­gar don­de dis­fru­tar de un ca­fé o una co­mi­da en al­guno de sus lu­ga­res con te­rra­zas al ai­re li­bre. Otro atrac­ti­vo ma­ra­vi­llo­so pa­ra dis­ten­der­se es la co­li­na Li­ca­be­to, a la que se pue­de su­bir por fu­ni­cu­lar tan­to de día co­mo de no­che, pa­ra apre­ciar Ate­nas des­de la al­tu­ra acom­pa­ña­do de un de­li­cio­so ca­fé.

El Mer­ca­do Cen­tral de la ca­lle At­hi­nas es ideal pa­ra los foo­dies –so­bre to­do si se tie­ne don­de co­ci­nar, es don­de en­con­trar los me­jo­res fru­tos de mar–. Si to­ca do­min­go, el lu­gar don­de al­mor­zar es el Ca­fé Abys­si­nia, en el Mer­ca­do de Pul­gas de Mo­nas­ti­ra­ki.

Una ciu­dad que com­bi­na una gran ri­que­za his­tó­ri­ca con lo pro­pio de una ciu­dad mo­der­na.

La his­to­ria de bue­na par­te de la ci­vi­li­za­ción en el Par­te­nón

To­rre de los Vien­tos

El Odeón de He­ro­des Ati­co

Mo­nas­ti­ra­ki

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.