En la tie­rra fe­liz

Di­na­mar­ca, uno de los paí­ses más fe­li­ces del mun­do, cu­ya ca­pi­tal pa­re­ce sa­li­da de un cuen­to de ha­das

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

To­do es mo­derno y per­fec­to des­de que se lle­ga al ae­ro­puer­to de Co­pen­ha­gue. Es co­mo una ciu­dad sa­li­da de un cuen­to de ha­das. Sus ciu­da­da­nos tie­nen un gran res­pe­to por la vi­da ur­ba­na que se re­fle­ja en la lim­pie­za de sus ca­lles, le­jos del smog de las gran­des ur­bes. Es por eso que la bi­ci­cle­ta –tie­ne una ci­cual­quie­ra clo­vía de unos 400 ki­ló­me­tros– es el me­dio de trans­por­te pre­fe­ri­do por to­dos.

La mo­vi­li­dad en bi­ci­cle­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca muy da­ne­sa que mues­tra có­mo los ciu­da­da­nos en­tien­den la vi­da en la ciu­dad, que in­te­gra con­cep­tos co­mo el cui­da­do del me­dioam­bien­te, la prac­ti­ci­dad y la sa­lud.

Co­pen­ha­gue se con­si­de­ra la me­jor ciu­dad del mun­do pa­ra des­pla­zar­se en bi­ci­cle­ta y ello se re­fle­ja en la fa­ci­li­dad que exis­te pa­ra ad­qui­rir un bi­ci­rro­da­do y en la lo­gís­ti­ca de la ci­clo­vía. De­be ser una de las po­cas ca­pi­ta­les del mun­do don­de los vehícu­los mo­to­ri­za­dos no son pre­pon­de­ran­tes pa­ra mo­ver­se de un la­do a otro. Ya sea a tra­vés del sis­te­ma pú­bli­co de bi­ci­cle­tas GoBi­ke, co­mo de de los que ofre­cen en los ho­te­les (en to­dos), la op­ción de re­co­rrer la ciu­dad de es­ta ma­ne­ra es ideal, in­clu­so con frío.

Zo­nas co­ol

Son va­rios los lu­ga­res en Di­na­mar­ca don­de em­pa­par­se de di­se­ño y las nue­vas ten­den­cias. Ves­ter­bro es la zo­na de res­tau­ran­tes or­gá­ni­cos de mo­da, hos- tels, ga­le­rías de ar­te, es­tu­dios de ta­tua­jes, ba­res y ca­fe­te­rías, que se ca­rac­te­ri­zan por un di­se­ño de van­guar­dia, des­de la de­co­ra­ción has­ta en la in­du­men­ta­ria y apa­rien­cia del per­so­nal. Es­te an­ti­guo ba­rrio de obre­ros, hoy en me­dio de un pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción por los que tran­si­tan las gran­des

ca­pi­ta­les del mun­do, tie­ne to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser el ba­rrio más hip de Co­pen­ha­gue. El ‘Meat­pac­king Dis­trict’ de Co­pen­ha­gue es Kodb­yen –que en reali­dad es­tá den­tro de Ves­ter­bro pe­ro se con­si­de­ra un ba­rrio se­pa­ra­do y con su pro­pio es­ti­lo–. Lu­ga­res que an­ti­gua­men­te fun­cio­na­ron co­mo ma­ta­de­ros fue­ron re­no­va­dos y con­ver­ti­dos en su­per­mo­der­nos ba­res y res­tau­ran­tes. Es­tu­dios y ga­le­rías de ar­te pu­lu­lan por es­ta zo­na que se fue con­vir­tien­do en un lu­gar su­per­dis­tin­gui­do, ya sea pa­ra dis­fru­tar de una ce­na, una co­pa o pa­ra asis­tir en la no­che a uno de sus un­der­ground clubs.

No­rre­bro, al nor­te de la ciu­dad, es el ba­rrio mul­ti­cul­tu­ral. El área tie­ne la fa­ma de ser el lu­gar de la bohe­mia ar­tís­ti­ca, y por eso su ca­rac­te­rís­ti­ca de va­rio­pin­to. La ca­lle Jae­ger­sobrg­ga­de es el lu­gar don­de to­mar ca­fé de es­pe­cia­li­dad y don­de co­mer un de­li­cio­so bo­ca­do o co­mi­da or­gá­ni­ca. Ravns­borg­ga­de es la ca­lle de los ne­go­cios vin­ta­ge y la ro­pa de se­gun­da mano. Pe­ro el ma­yor atrac­ti­vo tu­rís­ti­co del lu­gar es el Ce­men­te­rio As­sis­tens, don­de se en­cuen­tran los res­tos de Hans Ch­ris­tien An­der­sen y otras fi­gu­ras fa­mo­sas.

El City Cen­ter de Co­pen­ha­gue es un área lle­na de ba­res y ca­fés, cer­cano a Stro­get, la ca­lle prin­ci­pal de com­pras de Co­pen­ha­gue. Ch­ris­tians­havn es el ca­so de otro de los ba­rrios gen­tri­fi­ca­dos, an­tes de cla­se tra­ba­ja­do­ra, y hoy es­tá con­si­de­ra­do co­mo dis­tri­to de mo­da. Allí se le­van­ta el Co­pen­ha­guen Ope­ra Hou­se y el mul­ti­pre­mia­do res­tau­ran­te No­ma.

Fre­de­riks­berg es la zo­na de las tien­das y di­se­ña­do­res de lu­jo, los res­tau­ran­tes de cin­co te­ne­do­res y los edi­fi­cios ele­gan­tes de ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca. Aquí, ade­más, se en­cuen­tra Fre­de­riks­berg Gar­dens, uno de los par­ques más gran­des de la ciu­dad, adon­de la gen­te sue­le ir de pic­nic, a re­la­jar­se y a co­rrer. Ny­havn es uno de los ba­rrios más fo­to­gra­fia­do, im­pres­cin­di­ble de re­co­rrer su mue­lle, ver las ca­si­tas de co­lo­res y de­lei­tar­se con un pa­seo al ai­re li­bre. Otro­ra lu­gar de bur­de­les y ba­res, hoy es un lu­gar de mo­da adon­de la gen­te va a dis­fru­tar de un buen vino y de­gus­tar de­li­cias del mar.

Un ba­rrio muy par­ti­cu­lar

Pa­ra al­gu­nos un ba­rrio, pa­ra sus ha­bi­tan­tes una ciu­dad independiente que ni si­quie­ra per­te­ne­ce a la Unión Eu­ro­pea, Ch­ris­tia­nia, que tie­ne una or­ga­ni­za­ción pro­pia, fue crea­da en la dé­ca­da de 1970 con el es­pí­ri­tu Flo­wer Po­wer de la épo­ca y así per­ma­ne­ce has­ta el día de hoy.

Cuan­do uno en­tra a Ch­ris­tia­nia téc­ni­ca­men­te no es­tá más en Eu­ro­pa y un signo de ello es que a la sa­li­da del lu­gar un car­tel anun­cia: “Us­ted es­tá en­tran­do en la Unión Eu­ro­pea”. Muy par­ti­cu­lar, es­te dis­tri­to den­tro de la mis­mí­si­ma ca­pi­tal me­re­ce ser tra­ta­do co­mo un ca­pí­tu­lo apar­te cuan­do se vi­si­ta Di­na­mar­ca. Ch­ris­tia­nia es un es­ti­lo de vi­da que se con­ser­va des­de 1971, cuan­do un te­rri­to­rio aban­do­na­do fue to­ma­do y ocu­pa­do por un gru­po de pa- dres que bus­ca­ban un lu­gar pa­ra edu­car a sus hi­jos. El go­bierno les con­ce­dió el te­rreno y ha­bi­li­tó que se con­si­de­ra­ra co­mo ciu­dad li­bre y con le­yes pro­pias. Lo que se ini­ció co­mo una es­pe­cie de en­sa­yo so­cial fue to­man­do una for­ma pro­pia que se man­tie­ne has­ta hoy. Es­te di­mi­nu­to “Es­ta­do” per­mi­te, por ejem­plo, el con­su­mo y ven­ta de dro­gas blan­das, y una de sus re­glas es que no pue­den to­mar­se fo­tos. Su ca­lle prin­ci­pal es la Pus­her Street, don­de acu­de to­do el mun­do a ha­cer sus com­pras y don­de se pue­de ver de to­do co­mo en bo­ti­ca. Es un lu­gar muy di­fe­ren­te al res­to de Co­pen­ha­gue, con su es­ti­lo hip­pie, co­lo­ri­do y lleno de ar­te ca­lle­je­ro.

Di­se­ño y gas­tro­no­mía

El di­se­ño es­tá pre­sen­te en to­dos los es­pa­cios de la ciu­dad. La gas­tro­no­mía in­clu­ye una ex­pe­rien­cia mul­ti­sen­so­rial, que abar­ca el sen­ti­do del gus­to, el ol­fa­to y la vis­ta. To­do se to­ma en cuen­ta y se dis­fru­ta en Co­pen­ha­gue. Gran­des chefs del mun­do ha­cen su apor­te en es­ta ca­pi­tal, y uno de los lu­ga­res más tops en el ru­bro es el mul­ti­pre­mia­do No­ma –me­jor res­tau­ran­te del mun­do du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos–, en el que las re­ser­vas son pa­ra tres me­ses más tar­de, por lo que es con­ve­nien­te ba­ra­jar otras op­cio­nes.

El pun­to es que Co­pen­ha­gue se ha trans­for­ma­do des­de ya ha­ce un tiem­po en un hub de la gas­tro­no­mía nór­di­ca, eu­ro­pea y has­ta mun­dial.

Otros re­co­men­da­dos son Re­lae, Ge­ra­nium, Höst… y la lis­ta si­gue y si­gue. La ciu­dad tam­bién ofre­ce otras al­ter­na­ti­vas, co­mo el mer­ca­do gour­met Tor­ven­ha­llern, crea­do ha­ce po­cos años en un edi­fi­cio que ha­bía si­do un mer­ca­do a mi­tad del si­glo XX.

Ya se sa­be que los paí­ses nór­di­cos son pun­ta­les en di­se­ño des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Y Co­pen­ha­gue en par­ti­cu­lar es una de las ca­pi­ta­les es­can­di­na­vas in­sig­nias en la ma­te­ria. Es por eso que se vuel­ve ca­si una obli­ga­ción com­prar al­gún re­cuer­do de di­se­ño. El Da­nish De­sign Cen­tre es uno de los lu­ga­res a vi­si­tar, en el que se pue­de ad­qui­rir des­de un Le­go has­ta un dis­po­si­ti­vo Bang & Oluf­sen. Se pue­de op­tar ade­más por una si­lla o lám­pa­ra de au­tor, así co­mo tam­bién por al­gún ob­je­to pe­que­ño pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo. Nor­mann Co­pen­ha­gen, Illums Bo­lig­hus y De­sig­ner Zoo son otras de op­cio­nes im­per­di­bles en es­te ru­bro.

Ves­ter­bro es la zo­na de res­tau­ran­tes or­gá­ni­cos de mo­da, hos­tels, ga­le­rías de ar­te, ba­res y ca­fe­te­rías con di­se­ño de van­guar­dia

Strø­get, una ca­lle pea­to­nal ideal pa­ra ir de com­pras

Illums Bo­lig­hus, una im­por­tan­te fir­ma de di­se­ño

El ce­men­te­rio As­sis­tens, un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra via­je­ros

La Ópe­ra de Co­pen­ha­gue, uno de los más mo­der­nos del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.