Un re­man­so de paz

Una zo­na vi­ní­co­la con un mi­cro­cli­ma úni­co, cer­ca­na a San­tia­go, em­pie­za a des­per­tar in­te­rés tu­rís­ti­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - GERARD SOLER SERRAT

La lo­ca­li­dad chi­le­na de Is­la de Mai­po pro­du­ce al­gu­nos de los me­jo­res vi­nos del país gra­cias a un mi­cro­cli­ma úni­co en la zo­na cen­tral del país, una sin­gu­la­ri­dad que quie­re apro­ve­char pa­ra con­ver­tir­se en un po­lo enotu­rís­ti­co.

Si­tua­do 46 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de la ca­pi­tal, Is­la de Mai­po per­te­ne­ce al va­lle del Mai­po, una de las zo­nas con más tra­di­ción vi­ti­vi­ní­co­la de Chi­le, con unas con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas y cli­má­ti­cas par­ti­cu­la­res.

La cer­ca­nía del río Mai­po ofre­ce abun­dan­te agua a la tie­rra y ge­ne­ra una bri­sa fres­ca que ha­ce ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra y per­mi­te cul­ti­var uvas de ce­pas blan­cas, co­mo sau­vig­non blanc y char­don­nay.

“Es­ta zo­na tie­ne un mi­cro­cli­ma bas­tan­te más fres­co por los ríos, y el va­lle del Mai­po en ge­ne­ral es un va­lle cá­li­do”, ex­pli­có Ál­va­ro Gon­zá­lez, su­mi­ller de la vi­ña San­ta Ema.

Tam­bién es una zo­na ideal pa­ra el mer­lot, una uva muy de­li­ca­da, y el car­me­ne­re, la ce­pa em­ble­má­ti­ca de Chi­le que fue re­des­cu­bier­ta en 1994 por un ex­per­to fran­cés en el va­lle del Mai­po.

En Is­la de Mai­po tie­ne vi­ñe­dos y la plan­ta de guar­da la vi­ña De Mar­tino, una de las más ga­lar­do­na­das de Chi­le, que ade­más fue la pri­me­ra que ex­por­tó, en 1996, bo­te­llas eti­que­ta­das de car­me­ne­re chi­leno.

Pe­se a la cer­ca­nía con San­tia­go, Is­la de Mai­po es un re­man­so de paz, una lo­ca­li­dad ru­ral de­di­ca­da a la agri­cul­tu­ra y con un fuer­te arrai­go de la cul­tu­ra del vino.

“Es una de las po­cas co­mu­nas que tie­ne va­rias vi­ñas cén­tri­cas, y eso per­mi­te re­co­rrer va­rias bodegas de for­ma rá­pi­da”, des­ta­có el al­cal­de, Car­los Adas­me.

Ade­más de San­ta Ema y De Mar­tino, tam­bién es­tán en Is­la de Mai­po las vi­ñas Mi­ra­flo­res y Tei­llery, eti­que­tas po­co co­no­ci­das pa­ra el con­su­mi­dor chi­leno por­que apues­tan por una pro­duc­ción re­du­ci­da des­ti­na­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a la ex­por­ta­ción.

Mi­ra­flo­res, por ejem­plo, es una bo­de­ga fa­mi­liar fun­da­da a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do por un emi­gran­te na­va­rro que ac­tual­men­te pro­du­ce 80 mil li­tros de vino al año, de los cua­les el 99 % se ven­de en el ex­tran­je­ro.

A pe­sar de es­ta am­plia pre­sen­cia de bodegas, el tu­ris­mo vin­cu­la­do a la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra es aún in­ci­pien­te en es­ta zo­na del va­lle del Mai­po, al­go que el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Ser­na­tur) quie­re re­ver­tir jun­to a las em­pre­sas y las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

La ofer­ta de alo­ja­mien­to en Is­la de Mai­po es es­ca­sa y las vi­ñas de la zo­na re­ci­ben po­cas vi­si­tas en com­pa­ra­ción con gi­gan­tes del vino, co­mo Con­cha y To­ro, Un­du­rra­ga o San­ta Ri­ta.

San­ta Ema ha em­pe­za­do a ofre­cer tours tu­rís­ti­cos ha­ce ape­nas dos me­ses y De Mar­tino apues­ta por la ex­clu­si­vi­dad, con po­cas vi­si­tas y gru­pos pe­que­ños, ca­si siem­pre de tu­ris­tas ex­tran­je­ros.

Se­gún Fe­li­pe Váz­quez, di­rec­tor del Ser­na­tur en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, el va­lle del Mai­po re­ci­be ca­da año a 400 mil tu­ris­tas, y es la zo­na vi­ní­co­la más vi­si­ta­da de Chi­le por de­lan­te de los va­lles de Col­cha­gua y Ca­sa­blan­ca.

Sin em­bar­go, ca­si el 60% de las vi­si­tas se con­cen­tra en vi­ñas gran­des que lle­van años re­ci­bien­do a tu­ris­tas, so­bre to­do bra­si­le­ños y ar­gen­ti­nos.

“Hay otras me­dia­nas y pe­que­ñas que cen­tran su ac­ti­vi­dad en torno al re­la­to, la iden­ti­dad y la cul­tu­ra del va­lle, que es muy in­tere­san­te”, se­ña­la Váz­quez.

Si bien Chi­le es el cuar­to ex­por­ta­dor mun­dial de vi­nos, el enotu­ris­mo apa­re­ció ha­ce un par de dé­ca­das y aún tie­ne po­co pe­so en la in­dus­tria tu­rís­ti­ca.

La di­rec­to­ra del Ser­na­tur, Mar­ce­la Ca­be­zas, ase­gu­ró a Efe que el desa­rro­llo del enotu­ris­mo sus­ten­ta­ble es uno de los pi­la­res de la es­tra­te­gia de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca.

“El año pa­sa­do re­ci­bi­mos unos 5,6 mi­llo­nes de tu­ris­tas en Chi­le y el 10 % vi­si­tó una vi­ña. En 2005 re­ci­bía­mos 250 mil vi­si­tan­tes en las vi­ñas y hoy en día es­ta­mos re­ci­bien­do 750 mil”, agre­gó.

Una de las bodegas que in­te­gran el cir­cui­to tu­rís­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.