En aguas del Adriá­ti­co

Croa­cia es uno de los des­ti­nos más ape­te­ci­bles de Eu­ro­pa por la be­lle­za de sus pla­yas y una in­tere­san­te ri­que­za his­tó­ri­ca

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Re­co­rrer la cos­ta de Croa­cia es un gran plan y ha­cer­lo en auto su­ma: va­le la pe­na dis­fru­tar los ki­ló­me­tros de cos­ta en el mar Adriá­ti­co en ca­da tra­mo con la po­si­bi­li­dad de lle­gar has­ta las is­las. El via­je­ro tie­ne la li­ber­tad de de­te­ner­se en cual­quier lu­gar, sin con­tra­tiem­pos.

El pa­seo se­gu­ra­men­te se ini­cie en la ca­pi­tal, Za­greb, un lu­gar de una gran ri­que­za his­tó­ri­ca a unos 200 ki­ló­me­tros de la cos­ta, her­mo­sa ciu­dad don­de dis­fru­tar de su cas­co his­tó­ri­co, la ciu­dad al­ta Gorn­ji Grad, y la ba­ja Don­ji Grad, con sus ca­fés y te­rra­zas. Son mu­chos los atrac­ti­vos de la ca­pi­tal y es por eso que es muy re­co­men­da­ble aun­que sea una pe­que­ña re­co­rri­da. La pla­za Je­la­cic es el cen­tro neu­rál­gi­co de Za­greb, una lin­da zo­na pea­to­nal desde don­de se lle­ga a la to­rre Lotrs­cak, an­ti­gua cons­truc­ción que for­mó par­te de las mu­ra­llas de la ciu­dad. Es muy atrac­ti­vo uti­li­zar el funicular, que se usa desde por lo me­nos prin­ci­pios del si­glo XX, que co­mu­ni­ca la par­te ba­ja de la ciu­dad con la al­ta. Una de las zo­nas más ani­ma­das pa­ra comer y to­mar al­go es la pea­to­nal Tkal­ci­ce­va. Al fi­nal de es­ta ca­lle se lle­ga al mer­ca­do Do­lac, in­tere­san­te pa­ra re­co­rrer y dis- fru­tar de sus pues­tos de flo­res. Al otro la­do se en­cuen­tra la ca­te­dral de Za­greb.

Pa­raí­so cos­te­ro

La cos­ta croa­ta es tan be­lla que atrae has­ta a los turistas no pla­ye­ros. Las ma­ra­vi­llo­sas aguas del Adriá­ti­co y las más de 1.500 is­las –que es­con­den in­tere­san­tes te­so­ros his­tó­ri­cos– ha­cen que sea un lu­gar muy sin­gu­lar.

En cuan­to a las pla­yas, el me­nú es enor­me, las hay pa­ra to­dos los in­tere­ses, pla­nes de via­je y gus­tos. Se­ría im­po­si­ble re­co­rrer to­dos los lu­ga­res en un so­lo via­je, pe­ro al me­nos ba­ra­jar cier­tas op­cio­nes por su po­pu­la­ri­dad y be­lle­za, sa­bien­do de an­te­mano que, co­mo

dice un vie­jo di­cho, a Croa­cia siem­pre se vuel­ve.

Is­tria

La pe­nín­su­la de Is­tria es la ma­yor que exis­te en el Adriá­ti­co. Se di­vi­de en­tre Croa­cia, Es­lo­ve­nia e Ita­lia. Po­dría ser un pa­seo en sí mis­mo, por­que no so­lo tie­ne pla­yas sino tam­bién atrac­ti­vos his­tó­ri­cos y has­ta un fior­do pa­ra co­no­cer. Pu­la es una de las ciu­da­des im­por­tan­tes de Is­tria pa­ra al­ter­nar la pla­ya con su ri­que­za ar­queo­ló­gi­ca. Es co­mo una pe­que­ña Ro­ma en Croa­cia, por sus rui­nas ro­ma­nas: un an­fi­tea­tro, un ar­co del triun­fo y un tem­plo de la épo­ca de Au­gus­to. De ahí se pue­de to­mar una ex­cur­sión a la is­la de Bri­ju­ni, don­de se en­cuen­tra el Bri­ju­ni Na­tio­nal Park. Al sur se lle­ga al ca­bo Ka­men­jak, una zo­na vir­gen de aguas trans­pa­ren­tes y que se eli­ge en­tre quie­nes gus­tan de ha­cer bu­ceo y es­nór­quel, así co­mo los de­por­tes acuá­ti­cos que ne­ce­si­tan del vie­jo vien­to, co­mo el wind­surf o el ki­te­surf. En Lan­ter­na, un lu­gar pa­ra­di­sía­co en la cos­ta es­te de Is­tria, con una geo­gra­fía ex­cep­cio­nal por una su­ce­sión de pequeñas ca­las si­tua­das en­tre los sa­lien­tes de ro­ca, se pue­de prac­ti­car va­rios de­por­tes y ha­cer un re­co­rri­do en bar­co. La pla­ya na­tu­ris­ta de Fun­ta­na es un pa­raí­so por sus aguas tras­pa­ren­tes y tur­que­sas, y su are­na blan­ca, en me­dio de un bos­que de en­ci­nas.

Las me­jo­res pla­yas

La pla­ya Rajs­ka en Lo­par, en la is­la de Rab, es una de las más fa­mo­sas de Croa­cia, ro­dea­da de un bos­que de ver­des pi­nos, es ideal pa­ra un pa­seo en fa­mi­lia por su de­li­ca­da are­na y unas cris­ta­li­nas aguas de una tem­pe­ra­tu­ra tem­pla­da en ve­rano, y pre­sen­ta una bue­na ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de ser­vi­cios en ge­ne­ral pa­ra el vi­si­tan­te ex­tran­je­ro.

Zlat­ni rat en la is­la de Brac es una de las más fa­mo­sas y fo­to­gra­fia­das del país. Es una de las más di­fun­di­das por el lar­go cuerno de are­na que se in­tro­du­ce al mar y que cam­bia de for­ma, se­gún la orien­ta­ción del vien­to y la pro- fun­di­dad de la ma­rea. De he­cho es de las zo­nas más ven­to­sas, y es el lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra los sur­fis­tas y to­dos los de­por­tes de mar. La pla­ya pre­fe­ri­da es la de Bol, al sur de la is­la.

Proizd es una pe­que­ña is­la a la que se lle­ga en bo­te desde Ve­la Lu­ka, al oes­te de Kor­cu­la. Va­len ca­da mi­nu­to del via­je sus pla­yas de are­na blan­ca, sus ca­las y el agua de un tur­que­sa in­ten­so y a la vez trans­pa­ren­te. La zo­na más po­pu­lar es la de tres pla­yas co­no­ci­das co­mo Bi­li Bo­ci. La par­te nor­te de la is­la pre­sen­ta un atrac­ti­vo sin igual pa­ra dis­fru­tar una ce­na desde un mue­lle en el mar.

Fren­te a la is­la de Hvar se en­cuen­tra un gru­po de 20 is­lo­tes, las Pa­kle­ni. De vi­si­tar Hvar es ca­si una obli­ga­ción lle­gar a es­te lu­gar con pla­yas nu­dis­tas, va­ria­das op­cio­nes de di­ver­sión noc­tur­na y zo­nas pa­ra bu­cear.

La pla­ya de Med­ve­ja se si­túa en la bahía de Kvar­ner y es una de las op­cio­nes pa­ra acam­par con to­das las co­mo­di­da­des. Es un lu­gar que se eli­ge pa­ra prac­ti­car de­por­tes, desde acuá­ti­cos, co­mo el winds­furf, has­ta mon­ta­ñis­mo. Ideal pa­ra es­pí­ri­tus aven­tu­re­ros.

La pla­ya Punta Ra­ta es la so­lu­ción pa­ra las familias con ni­ños, y fi­gu­ra den­tro del top ten de las me­jo­res pla­yas del mun­do. Es de pie­dri­tas pe­ro la entrada al mar es de are­na. Ade­más es­tá ro­dea­da de pi­nos, que pro­te­gen y dan fres­cu­ra con su som­bra. Es­ta pla­ya cuen­ta con ser­vi­cios, de al­qui­ler de in­du­men­ta­ria pa­ra de­por­tes acuá­ti­cos, ba­res y res­tau­ran­tes. Otra con ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia es la pla­ya Sa­ka­run, en la is­la de Du­gi otok, fa­mo­sa por su blan­ca are­na y su po­ca pro­fun­di­dad en el agua.

Pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za al cien por cien­to tam­bién hay op­cio­nes: la pla­ya Podvrs­ke en la is­la de Mur­ter es nu­dis­ta y en ella se pue­den rea­li­zar de­por­tes acuá­ti­cos y pes­ca. Cuen­ta con mue­lle pa­ra em­bar­ca­cio­nes pequeñas.

En la is­la de Pag se en­cuen­tra la pla­ya Zr­ce, una de las op­cio­nes pa­ra la gen­te jo­ven que quie­re di­ver­tir­se. De he­cho los lu­ga­res pa­ra bai­lar fun­cio­nan desde la tar­de has­ta que ama­ne­ce. Es tam­bién un lu­gar con in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra rea­li­zar di­fe­ren­tes de­por­tes acuá­ti­cos y ac­ti­vi­da­des al sol.

Una de las más ex­clu­si­vas, por la di­fi­cul­tad de que so­lo se pue­de lle­gar a pie desde Lu­be­ni­ce, es la pla­ya de San Iván, en la is­la de Cres. La otra ma­ne­ra, tam­bién muy ex­clu­si­va, es ha­cer­lo en bar­co. Es la pla­ya pa­ra las per­so­nas que hu­yen de las mul­ti­tu­des.

Aguas tur­que­sas y las más de 1.500 is­las ha­cen de Croa­cia un lu­gar muy sin­gu­lar

Un lu­gar pa­ra­di­sía­co e ideal pa­ra un pa­seo en fa­mi­lia

Res­tos ar­queo­ló­gi­cos ro­ma­nos en Croa­cia

Zlat­ni Rat, una de las pla­yas más em­ble­má­ti­cas de Croa­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.