Las tie­rras del ca­fé

El Eje Ca­fe­te­ro de Co­lom­bia bus­ca atraer via­je­ros más allá del grano ro­jo que le ha da­do fa­ma mun­dial

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… | El Quindío - SAN­TIA­GO CAS­TRO RO­JAS

El de­par­ta­men­to co­lom­biano del Quin­dío, ubi­ca­do en el Eje Ca­fe­te­ro del cen­tro del país, as­pi­ra a di­ver­si­fi­car su ofer­ta tu­rís­ti­ca y pro­yec­tar­la más allá del grano ro­jo que le ha da­do la fa­ma a nivel mun­dial pa­ra pro­mo­ver la ri­que­za cultural de sus mu­ni­ci­pios.

Es­ta re­gión, la más pe­que­ña de Co­lom­bia, emer­ge en­tre los An­des a una al­tu­ra me­dia de 1.500 me­tros y se de­di­ca en su ma­yo­ría a la agri­cul­tu­ra, pe­ro en­tre el ca­fé ger­mi­nan exó­ti­cos fru­tos, co­mo la po­ma­rro­sa, la ma­ca­da­mia y el li­món na­ran­jo, un in­jer­to en­tre los dos cí­tri­cos.

En­tre el ver­de de las mon­ta­ñas emer­gen ca­sas ha­cien­da y edi­fi­ca­cio­nes con ta­pias de ba­rro te­ñi­das de na­ran­ja, ama­ri­llo y azul, mu­chas con mi­ra­do­res que per­mi­ten ob­ser­var la ve­ge­ta­ción don­de abun­dan or­quí­deas co­mo la Cattle­ya tria­nae, la flor na­cio­nal.

Uno de los pro­duc­tos más cul­ti­va­dos en la re­gión es el maíz, que sir­ve co­mo ba­se pa­ra pre­pa­ra­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, co­mo las are­pas que acom­pa­ñan al cho­ri­zo y otros em­bu­ti­dos en la die­ta dia­ria.

El chef Ju­lián Ho­yos, aban­de­ra­do de la ini­cia­ti­va “Vi­ve el Quin­dío”, es­tá de­di­ca­do a man­te­ner las tra­di­cio­nes cam­pe­si­nas de la zo­na, pa­ra lo cual cul­ti­va en los jar­di­nes de su res­tau­ran­te se­mi­llas de fri­jol y maíz, con las cua­les bus­ca res­ca­tar las raí­ces gas­tro­nó­mi­cas.

“Las se­mi­llas an­ces­tra­les vie­nen de los in­dí­ge­nas quim­ba­yas que ha­bi­ta­ban la re­gión y las con­ser­van los guar­dia­nes (de ese pue­blo), quie­nes las pro­te­gen de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción”, di­jo Ho­yos.

El Si­lo, res­tau­ran­te de Ho­yos ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Mon­te­ne­gro, que atrae a mi­les de turistas a sus ha­cien­das ca­fe­te­ras con­ver­ti­das en ho­te­les, es una apues­ta del chef pa­ra pre­ser­var re­ce­tas e in­gre­dien­tes y con­tar en pla­tos la his­to­ria de la re­gión, don­de tie­ne fuer­te arrai­go la cul­tu­ra de los arrie­ros.

“La cul­tu­ra arrie­ra re­em­pla­zó a la quim­ba­ya, yo lo que bus­co con el res­tau­ran­te es crear un con­cep­to de lo que pa­sa cuan­do se sien­tan un arrie­ro y un in­dí­ge­na a ha­blar so­bre co­mi­da”, agre­gó.

Un mu­ni­ci­pio que rin­de ho­nor a la ex­tin­ta tri­bu en su nom­bre es Quim­ba­ya, lu­gar en el que fue des­cu­bier­to el po­po­ro, una de las más re­co­no­ci­das ar­te­sa­nías pre­co­lom­bi­nas que re­po­sa en el Mu­seo del Oro de Bo­go­tá.

No muy le­jos de allí es­tá Sa­len­to, la jo­ya tu­rís­ti­ca del Quin­dío, co­no­ci­do por sus pin­to­res­cas ca­sas de fa­cha­das, puer­tas y bal­co­nes de co­lo­res en los que cuel­gan flo­res que dan un per­ma­nen­te ai­re fes­ti­vo al pue­blo.

Sa­len­to es una vi­si­ta obli­ga­da al Quin­dío no so­lo por la be­lle­za de sus ca­sas y por las ar­te­sa­nías, sino tam­bién por las fin­cas ca­fe­te­ras de sus al­re­de­do­res y por el Va­lle del Co­co­ra, una re­ser­va na­tu­ral en la que cre­ce ma­jes­tuo­sa la pal­ma de ce­ra del Quin­dío, ár­bol na­cio­nal de Co­lom­bia.

Es­te pue­blo, muy ape­te­ci­do por ex­tran­je­ros y por al­mas bohe­mias, ofre­ce, ade­más de hos­ta­les, zo­nas de cam­ping y de­por­tes ex­tre­mos co­mo el pa­ra­pen­te, que per­mi­te con­tem­plar un pai­sa­je de be­lle­za inigua­la­ble.

Sin em­bar­go, el bu­que in­sig- nia de la re­gión es el ca­fé, co­mo el que se de­gus­ta en la ha­cien­da San Al­ber­to, que acu­mu­la 12 pre­mios in­ter­na­cio­na­les y es­tá a unos po­cos ki­ló­me­tros de Ar­me­nia, ca­pi­tal de­par­ta­men­tal.

Allí los aman­tes del ca­fé pue­den co­no­cer el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del pro­duc­to, desde la siem­bra has­ta que es­tá lis­to pa­ra ex­por­tar, guia­dos por ba­ris­tas pro­fe­sio­na­les.

Otro ac­ti­vo tu­rís­ti­co son los re­co­rri­dos en­tre pue­blos en los Willys, to­do­te­rre­nos fa­bri­ca­dos a me­dia­dos del si­glo XX por la mar­ca Jeep y que to­da­vía son am­plia­men­te uti­li­za­dos en la zo­na ca­fe­te­ra por su po­ten­cia pa­ra tran­si­tar por las ca­rre­te­ras cons­trui­das en­tre las es­car­pa­das mon­ta­ñas.

Los Willys son usa­dos co­mo me­dio de trans­por­te de per­so­nas y de carga y ca­da año son el cen­tro del Yi­pao, un festival que se ce­le­bra en Ar­me­nia.

En el Quin­dío tam­bién se en­cuen­tran otros mu­ni­ci­pios tu­rís­ti­cos –co­mo Pi­jao, La Te­bai­da y Cir­ca­sia– y hay par­ques te­má­ti­cos –co­mo el Par­que del Ca­fé y Pa­na­ca–, que pro­mue­ven la cul­tu­ra ca­fe­te­ra y agro­pe­cua­ria.

“He­mos he­cho cuen­tas y una per­so­na se pue­de que­dar 22 días sin re­pe­tir even­to (...) hay unos que tie­nen más atrac­cio­nes y más publicidad y hay otros que son más se­cre­tos y más des­co­no­ci­dos, pe­ro es­ta­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo pa­ra que la gen­te ven­ga”, re­su­mió el go­ber­na­dor del Quin­dío, Carlos Eduar­do Osorio.

AN­DRÉS APA­RI­CIO ALON­SO - FLICKR

El Quin­dío ofre­ce con­di­cio­nes na­tu­ra­les óp­ti­mas pa­ra el ca­fé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.