Os­lo lu­mi­no­so

La ca­pi­tal de No­rue­ga es­tá de­jan­do de ser la hi­ja dis­cre­ta de Es­can­di­na­via pa­ra con­ver­tir­se en un po­lo de tu­ris­mo, gas­tro­no­mía y ar­te

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Re­con­for­ta ex­plo­rar Os­lo, la ca­pi­tal de No­rue­ga. Es una de las ciu­da­des con ma­yor cre­ci­mien­to de Eu­ro­pa de la úl­ti­ma dé­ca­da, lo que se re­fle­ja en su cons­tan­te re­no­va­ción, nue­vos ba­rrios y una gran cul­tu­ra del em­pren­di­mien­to. Hoy se ven los re­sul­ta­dos de sus po­lí­ti­cas de di­rec­cio­nar el atrac­ti­vo de la ciu­dad ha­cia la in­dus­tria gas­tro­nó­mi- ca, tu­rís­ti­ca y del ar­te. Y si bien hay una gran apues­ta por los gran­des pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, su di­se­ño ur­bano ofre­ce una gran cer­ca­nía con las áreas ver­des. Su com­pro­mi­so por el am­bien­te ex­pli­ca que el pró­xi­mo año lle­ve el se­llo de la Ca­pi­tal Ver­de de Eu­ro­pa, un re­co­no­ci­mien­to a su preo­cu­pa­ción por pre­ser­var los es­pa­cios na­tu­ra­les y re­du­cir la con­ta­mi­na­ción del me­dioam­bien­te.

Ciu­dad de a pie

Os­lo es una pre­cio­sa ciu­dad pa­ra ca­mi­nar­la. La me­jor épo­ca pa­ra ha­cer­lo es de ma­yo a se­tiem­bre, con tem­pe­ra­tu­ras agra­da­bles y mu­chas ho­ras de luz en­tre ma­yo y ju­lio. Po­see un ex­ce­len­te sis­te­ma de trans­por­te uni­fi­ca­do (se pue­de usar el mis­mo ti­que) pa­ra óm­ni­bus, tran­vía, me­tro, tren y fe­rri. Los tu­ris­tas de­ben te­ner en cuen­ta el Os­lo Pass, con el que se ob­tie­ne el trans­por­te pú­bli­co li­bre, en­tra­das a mu­seos y otros be­ne­fi­cios.

Pe­ro más allá de las op­cio­nes de trans­por­te dis­po­ni­bles, una re­co­men­da­ción es rea­li­zar un “wal­king tour” (muy sen­ci­llos de con­tra­tar vía web) por la ciu­dad. En tres ho­ras se pue­de te­ner una idea ge­ne­ral de ella y que­da tiem­po pa­ra re­co­rrer otros lu­ga­res me­nos tra­di­cio­na­les.

La ar­te­ria prin­ci­pal es Karl Johans Ga­te, una ca­lle cu­ya pul­cri- tud, or­den y en­can­to asom­bra a los vi­si­tan­tes de to­do el mun­do. So­bre ella se mar­ca el re­co­rri­do en el que se ve­rán va­rios de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos e his­tó­ri­cos a co­no­cer en Os­lo. Co­mien­za en la es­ta­ción Cen­tral y cul­mi­na en el pa­la­cio real. En me­dio, la ave­ni­da se trans­for­ma en una vía pea­to­nal

don­de es­tán ins­ta­la­das las tien­das fa­mo­sas de to­da Eu­ro­pa. Allí tam­bién se en­cuen­tra la ca­te­dral de Os­lo, el par­la­men­to no­rue­go, la Uni­ver­si­dad de Os­lo y el tea­tro Na­cio­nal.

En las cer­ca­nías tam­bién es­tá la Ope­ra Hou­se, el ayun­ta­mien­to y la Na­tio­nal Ga­llery. Es­ta ca­lle y la zo­na en ge­ne­ral son pa­ra dis­fru­tar­las con tran­qui­li­dad a fin de apre­ciar sus edi­fi­cios his­tó­ri­cos y pin­to­res­cos rin­co­nes.

Uno de los te­so­ros his­tó­ri­cos pre­fe­ri­dos es la for­ta­le­za de Akers­hus, cons­trui­da en la épo­ca me­die­val co­mo cas­ti­llo real. Se tra­ta de enor­me com­ple­jo de pie­dra de sie­te si­glos que ha so­bre­vi­vi­do va­rios ase­dios a lo lar­go de su his­to­ria. Hoy fun­cio­na co­mo mu­seo, ar­chi­vo, bi­blio­te­ca, y con sus be­llos jar­di­nes y en­torno es el lu­gar ideal don­de pre­sen­ciar con­cier­tos y shows en vi­vo. Jun­to a la es­ta­ción Cen­tral, uno de los edi­fi­cios or­gu­llo de los no­rue­gos es la Ópe­ra, enor­me, her­mo­so y nue­vo –2008–, que al­ber­ga la ópe­ra y el ba­llet. Va­le la pe­na ha­cer una vi- si­ta guia­da por el edi­fi­cio y con­tem- plar des­de ahí unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas a los fior­dos.

Jun­to a to­do lo an­te­rior, hay seis lu­ga­res que po­drían con­si­de­rar­se co­mo los si­tios im­per­di­bles de Os­lo, que cual­quier via­je­ro de­be­ría co­no­cer.

El gri­to

Os­lo es si­nó­ni­mo de la pin­tu­ra más fa­mo­sa: El gri­to, del ar­tis­ta ex­pre­sio­nis­ta no­rue­go Ed­vard Munch (1863-1944), del que in­creí­ble­men­te hay cua­tro pin­tu­ras ori­gi­na­les. La más fa­mo­sa de ellas se en­cuen­tra en la Na­tio­nal Ga­llery, una ga­le­ría de ar­te que se enor­gu­lle­ce de un gran acer­vo de pin­tu­ra, ade­más de es­cul­tu­ra gre­co­rro­ma­na. Otros dos cua­dros del mis­mo nom­bre se en­cuen­tran en el Mu­seo Munch y la cuar­ta ver­sión es­tá en ma­nos de un par­ti­cu­lar. La co­lec­ción de pin­tu­ras do­na­das por el ar­tis­ta es tan gran­de que se es­tá cons­tru­yen­do un nue­vo mu­seo pa­ra ex­hi­bir to­da la obra de es­te gran pin­tor y gra­ba­dor no­rue­go.

Par­que Vi­ge­land

Con más de un mi­llón de vi­si­tan­tes al año, es­te par­que es, sin du­da, una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes de Os­lo. El im­pre­sio­nan­te par­que escultórico es el tra­ba­jo de to­da la vi­da del ar­tis­ta Gus­tav Vi­ge­land, don­de se pue­den ad­mi­rar más de 200 es­cul­tu­ras de bron­ce, gra­ni­to y hie­rro for­ja­do. To­das las es­cul­tu­ras re­pre­sen­tan hom­bres, mu­je­res y ni­ños, en una re­fle­xión del au­tor so­bre las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da del ser hu­mano. No so­lo reali­zó las es- cul­tu­ras ex­hi­bi­das, sino tam­bién el pro­pio par­que. La es­ta­tua de bron­ce del Ni­ño enoja­do es una de las más fa­mo­sas, jun­to con el Mo­no­li­to y La rueda de la vi­da.

Mu­seo del Pue­blo No­rue­go

Es un pa­seo ideal pa­ra rea­li­zar con ni­ños. Al ai­re li­bre, mues­tra en un con­jun­to de 155 ca­sas, la his­to­ria y cul­tu­ra de las di­fe­ren­tes re­gio­nes de No­rue­ga. Ade­más de las ca­si­tas, se mues­tra una igle­sia de ma­de­ra del si­glo XIII y di­fe­ren­tes tra­jes tí­pi­cos. Con el personal ves­ti­do con atuen­dos de épo­ca, se pue­de dis­fru­tar de dan­zas, ex­po­si­ción de ca­rrua­jes y, por su­pues­to lle­var­se su­ve­ni­res de re­cuer­do. Un lin­do re­co­rri­do por la his­to­ria.

Cen­tro No­bel de la Paz

Otro­ra una es­ta­ción de tren, el Cen­tro No­bel de la Paz es otro de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de la ca­pi­tal de No­rue­ga, no so­lo por tu­ris­tas sino por es­tu­dian­tes no­rue­gos que lle­gan a es­te si­tio pa­ra apren­der más so­bre el sue­co Al­fred No­bel, el au­tor del pre­mio –y la in­tere­san­te his­to­ria que lo lle­vó a crear­lo– y tam­bién acer­ca de la tra­yec­to­ria y vi­da de las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que ga­na­ron es­te ga­lar­dón en re­co­no­ci­mien­to a sus des­cu­bri­mien­tos o con­tri­bu­cio­nes a la hu­ma­ni­dad. En es­te lu­gar se or­ga­ni­zan con­fe­ren­cias, ex­hi­bi­cio­nes y ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les en un cla­ro com­pro­mi­so de la ins­ti­tu­ción con los de­re­chos ci­vi­les y hu­ma­nos. El pre­mio No­bel de la Paz se en­tre­ga en Os­lo, en la se­de del Ayun­ta­mien- to; el res­to de los pre­mios No­bel, en Es­to­col­mo, Sue­cia.

Pla­ya y mu­seo

¿Por qué no vi­si­tar una pla­ya en Os­lo y al mis­mo tiem­po un mu­seo? El con­cep­to de ar­te pre­sen­te en to­do mo­men­to y pa­ra to­do el mun­do es un ejem­plo en el par­que de es­cul­tu­ras de Tjuv­hol­men, un con­jun­to de obras de gran for­ma­to en me­dio de ca­na­les, una pe­que­ña pla­ya y un par­que don­de des­can­sar y dis­fru­tar de la be­lle­za y la paz de un en­torno úni­co. Aquí se en­cuen­tra el Mu­seo As­trup Fearn­ley, nue­vo ho­gar de la co­lec­ción del mis­mo nom­bre, una de las más im­por­tan­tes de ar­te con­tem­po­rá­neo de Eu­ro­pa.

Os­lo co­ol

Ar­te, di­se­ño, gas­tro­no­mía y ar­qui­tec­tu­ra, to­do vie­ne de la mano jun­to al desa­rro­llo de zo­nas con atrac­ti­vos tan­to pa­ra los lo­ca­les co­mo pa­ra los vi­si­tan­tes. El ba­rrio que se ca­rac­te­ri­za por ser el más hip de Os­lo es Grü­ner­lok­ka (tam­bién hoy hay otros emer­gen­tes, co­mo To­yen y Gron­land). El ba­rrio, otro­ra 100% pa­ra es­tu­dian­tes, fue dan­do un gi­ro y se con­vir­tió tam­bién en una zo­na re­si­den­cial. Ca­sas de co­lo­res, lo­ca­les de ro­pa y ob­je­tos vin­ta­ge, fe­rias y lu­ga­res de di­se­ño don­de sen­tar­se a to­mar un ca­fé o co­mer al­go, son lo que bus­can to­dos los que vi­si­tan y re­si­den en es­te ba­rrio. Aquí se le­van­ta el mer­ca­do Mat­ha­llen Os­lo, una mues­tra es­pec­ta­cu­lar de la es­ce­na gas­tro­nó­mi­ca mun­dial pa­ra de­gus­tar di­fe­ren­tes sa­bo­res, en un en­torno al me­jor es­ti­lo Chel­sea Mar­ket de New York.

La me­jor épo­ca es en­tre ma­yo y se­tiem­bre, los me­ses de más luz y me­jor cli­ma

For­ta­le­za Akers­hus

Edi­fi­cio cul­tu­ral. La Ópe­ra y el Ba­llet de Os­lo, cons­trui­do fren­te a un fior­do, es el cen­tro de ar­tes es­cé­ni­cas más im­por­tan­te del país. Inau­gu­ra­do en 2008, es un mo­derno edi­fi­cio que com­bi­na cua­tro ma­te­ria­les: már­mol, ma­de­ra, me­tal y vi­drio, una...

Puente de Acro­bat

Par­que de Vi­ge­land. Ex­cep­cio­nal es­pa­cio cul­tu­ral con más de 200 es­cul­tu­ras en bron­ce, gra­ni­to y hie­rro for­ja­do, to­das obras del ar­tis­ta no­rue­go Gus­tav Vi­ge­land, quien, ade­más, fue el di­se­ña­dor del par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.