Dos ciu­da­des en una

La ca­pi­tal de Ale­ma­nia es una ur­be vi­bran­te y mul­ti­cul­tu­ral en el co­ra­zón de Eu­ro­pa, que com­bi­na su his­to­ria de di­vi­sión con la mo­der­ni­dad

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… - FE­LI­PE LLAMBÍAS twit­ter.com/fe­li­pe­llam­bias

Cuan­do uno lle­ga a Ber­lín, lo pri­me­ro que ha­ce es ob­ser­var. Ob­ser­var con de­te­ni­mien­to. Tra­tar de en­con­trar en ca­da es­qui­na las hue­llas de esa his­to­ria que tan pre­sen­te tenemos por ha­ber­la es­tu­dia­do en el li­ceo, por ha­ber­la leí­do y vis­to en in­fi­ni­dad de li­bros y pe­lí­cu­las, por ha­ber ha­bla­do tan­tas ve­ces de es­ta ciu­dad tan fas­ci­nan­te y a la vez de­ter­mi­nan­te en el rum­bo de Eu­ro­pa (y del mun­do). Pe­ro rá­pi­da­men­te uno se da cuen­ta de que no, no ve­rá esas mar­cas tan fá­cil­men­te. La mo­der­ni­dad de la ca­pi­tal ale­ma­na, que de­ri­va en gran par­te de su obli­ga­da re­cons­truc­ción, ha­ce que el vi­si­tan­te de­ba aden­trar­se en la ciu­dad pa­ra hur­gar en su pa­sa­do mien­tras dis­fru­ta de su es­plen­do­ro­so pre­sen­te.

El si­glo XX mar­có de­fi­ni­ti­va­men­te a la Ber­lín del si­glo XXI. El pri­mer he­cho fue la se­gun­da guerra mun­dial, pre­ce­di­da por la pri­me­ra guerra y el pe­río­do na­zi, que en 1945 la de­jó en gran me­di­da des­trui­da. El se­gun­do, con­se­cuen­cia de ese con­flic­to, fue la di­vi­sión de Ale­ma­nia en dos paí­ses, y con ello el re­sul­ta­do de Ber­lín par­ti­da en dos. El ter­ce­ro, co­ro­la­rio de la his­to­ria, fue la caí­da del mu­ro en 1989. Des­de en­ton­ces, la ciu­dad vi­ve una trans­for­ma­ción que aún no se de­tu­vo, ca­si 30 años más tar­de. Es por eso que lo que aún con­ser­va de aque­llas épo­cas se mez­cla con mo­der­nos edi­fi­cios, ca­lles vi­bran­tes y una am­plia vi­da cul­tu­ral.

De todas ma­ne­ras, la di­fe­ren­cia en­tre Ber­lín Es­te y Ber­lín Oeste se no­ta. Du­ran­te el pe­río­do co­mu­nis­ta, el go­bierno de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na man­dó cons­truir ave­ni­das an­chas, muy an­chas, y edi­fi­cios enor­mes y uni­for­mes, don­de to­dos vi­vi­rían en igual­dad de con­di­cio­nes. En Ber­lín Oeste, en cam­bio, el ca­pi­ta­lis­mo si­guió tan cam­pan­te y su ar­qui­tec­tu­ra, más ela­bo­ra­da, se des­ta­ca por sus for­mas.

El lí­mi­te era el mu­ro, que pa­sa­ba frente a la Puerta de Bran­de­bur­go –que que­dó del la­do ro­jo– y del Tier­gar­ten –el par­que más gran­de de la ciu­dad, que que­dó en ma­nos oc­ci­den­ta­les–. Aún se pue­den ver ves­ti­gios de aque­lla mu­ra­lla, por ejem­plo en la Pots­da­mer Platz, una de sus prin­ci­pa­les pla­zas, y en la lí­nea for­ma­da por pie­dras en las ca­lles, que mar­can dón­de se ubi­ca­ba la pa­red. Tam­bién en la zo­na cir­cun­dan­te, don­de to­do es­ta­ba des­trui­do y aún hay te­rre­nos en don­de se es­tán eri­gien­do edi­fi­cios.

A su vez, si se pres­ta aten­ción, en las ve­re­das de Ber­lín pue­den en­con­trar­se pe­que­ñas pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas, que re­cuer­dan a víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to du­ran­te el go­bierno de Hitler.

Sin em­bar­go, la ca­pi­tal ale­ma­na no es so­lo his­to­ria. Su pre­sen­te, mul­ti­cul­tu­ral gra­cias a la in­mi­gra­ción, y su va­lor co­mo eje de Eu­ro­pa, la ha­cen una ciu­dad pa­ra de­gus­tar gas­tro­no­mía del mun­do en­te­ro, ade­más de pla­tos tí­pi­cos de ca­da re­gión del país. Tam­bién es el lu­gar in­di­ca­do pa­ra pro­bar di­ver­sos ti­pos de cer­ve­za, y que­dar­se he­la­do vien­do la can­ti­dad que son ca­pa­ces de to­mar los lo­ca­ta­rios.

Si la idea es ir al­gún día de com­pras, la ca­lle Kur­fürs­ten­damm –o Ku’damm, co­mo la lla­man los ber­li­ne­ses– es la in­di­ca­da. Allí en­con­tra­rá to­do ti­po de tien­das, des­de ro­pa, cal­za­do, pro­duc­tos de elec­tró­ni­ca y re­ga­los, ade­más de res­tau­ran­tes. Unos me­tros an­tes del co­mien­zo de esa vía, la tien­da por de­par­ta­men­tos Ka De We es la al­ter­na­ti­va pa­ra ha­cer esas com­pras ba­jo te­cho y en un mis­mo lu­gar.

Los pre­cios es­tán acor­des a lo que se co­bra en Uru­guay, por lo que no se asus­ta­rá con la cuen­ta cuan­do lle­gue la hora de pa­gar.

DOMINIK DOME

LEO GON­ZA­LEZ

El be­so en­tre Brezh­nev y Ho­nec­ker en la East Si­de Ga­llery.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.