Un ve­rano com­pli­ca­do

En Ita­lia se adop­tan me­di­das de re­gu­la­ción por el des­bor­de de tu­ris­tas en la tem­po­ra­da al­ta

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - MÓNICA BIL­BAO

Me­ca del tu­ris­mo, má­xi­me en tem­po­ra­da es­ti­val, al­gu­nas de las ur­bes más pre­cia­das de Ita­lia adop­tan me­di­das pa­ra no ver­se des­bor­da­das y sal­va­guar­dar su pa­tri­mo­nio es­te ve­rano an­te el tu­ris­mo de ma­sas.

El país, que ba­tió su ré­cord el pa­sa­do año con 60 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, afron­ta un ve­rano que las pre­vi­sio­nes anun­cian que se su­pe­rarán to­dos los nú­me­ros.

Uno de sus des­ti­nos in­sig­nia, Ve­ne­cia, por don­de tran­si­tan anual­men­te 26 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, man­tie­ne un pul­so en­tre la ne­ce­si­dad de tu­ris­mo y la de sal­va­guar­dar su pa­tri­mo­nio, di­ce la ase­so­ra de Tu­ris­mo del Ayun­ta­mien­to Paola Mar.

Pa­ra re­gu­lar su afluen­cia se han ins­ta­la­do cin­co tor­nos en los úni­cos pun­tos de en­tra­da te­rres­tre a la ciu­dad, pues es “un mu­seo a cie­lo abier­to que no pue­de so- por­tar más que un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de tu­ris­tas”, de­cla­ró el pre­si­den­te de re­gión del Vé­ne­to, Lu­ca Zaia.

Los tor­nos se cie­rran cuan­do se ha al­can­za­do el nú­me­ro má­xi­mo e in­di­can a los vi­si­tan­tes otros re­co­rri­dos pa­ra des­con­ges­tio­nar los más ha­bi­tua­les.

Asi­mis­mo, se ha prohi­bi­do du­ran­te tres años la aper­tu­ra de ne­go­cios de co­mi­da rá­pi­da a pie de ca­lle, ya que sean de piz­za, pas­ta o ke­bab -so­lo se sal­van las he­la­de­rías-, a fin de “pre­ser­var el al­ma de la ciu­dad”, de­fien­de Mar.

El tu­ris­mo de ma­sa tam­bién lo vi­ven en la zo­na co­no­ci­da co­mo las “Cin­que Te­rre” (Las Cin­co Tie­rras), en Li­gu­ria (nor­te), don­de han pues­to un afo­ro lí­mi­te de cin­co per­so­nas pa­ra que pue­dan ca­mi­nar por sus sen­de­ros, pre­ci­sa el di­rec­tor de su Par­que Na­cio­nal, Pa­tri­zio Scar­pe­lli­ni.

Otra jo­ya si­tua­da en el Gol­fo de Ná­po­les, Ca­pri, con una su­per­fi­cie de 10,4 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y dos mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les, tam­bién es­tu­dia me­di- das aun­que “no se pue­den po­ner ba­rre­ras por pro­ble­mas de es­pa­cio”, se­ña­la su al­cal­de, Gio­van­ni De Mar­tino.

Por aho­ra han op­ta­do por prohi­bir la en­tra­da a to­do vehícu­lo que no sea de re­si­den­te. Y con­tra los des­em­bar­cos ma­si­vos han dic­ta­mi­na­do que de­be dar­se un in­ter­va­lo de 20 mi­nu­tos en­tre la lle­ga­da de ca­da ferry a su puer­to,

El año pa­sa­do se ba­tió el ré­cord de 60 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes

cuen­ta el re­gi­dor.

Tam­po­co se pue­de en­trar en co­che par­ti­cu­lar en Taor­mi­na, en la is­la de Si­ci­lia, tam­bién con el in­ten­to de pre­ser­var la ciu­dad.

LU­CA CASARTELLI

Ita­lia regula el tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.