Un par­que es­pe­cial

Un lu­gar ex­cep­cio­nal en Bo­li­via, don­de el Ama­zo­nas se en­cuen­tra con los An­des, llama la aten­ción por su di­ver­si­dad y es­pe­cies úni­cas

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente - JA­MES GOR­MAN © 2018 New York Ti­mes News Service

El par­que na­cio­nal Ma­di­di de Bo­li­via in­clu­ye des­de tie­rras ba­jas has­ta pi­cos de mon­ta­ñas y va de 183 me­tros a ca­si 6100 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Cu­bre más de 18.130 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de há­bi­tats muy di­fe­ren­tes. Es, di­ce Rob Wa­lla­ce, un ecó­lo­go que tra­ba­ja en la So­cie­dad pa­ra la Con­ser­va­ción de la Vi­da Sal­va­je en Bo­li­via, “un lu­gar don­de el Ama­zo­nas se en­cuen­tra con los An­des”.

Tie­ne bos­ques nu­bo­sos, sel­va de tie­rras ba­jas, ríos, arroyos, pan­ta­nos. In­clu­so tie­ne gla­cia­res.

“Ma­di­di se con­for­mó a par­tir de la hi­pó­te­sis de que po­dría ser el área pro­te­gi­da con la ma­yor di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca del mun­do”, di­jo Wa­lla­ce. Y, se­gún afir­ma, lo es en cuan­to a ma­mí­fe­ros, aves, plan­tas y ma­ri­po­sas.

En ju­nio de 2015, un equipo de cien­tí­fi­cos, ca­si to­dos bo­li­via­nos, em­pren­die­ron un cen­so de vi­da de tres años en el par­que, con­cen­trán­do­se en 15 si­tios. La bús­que­da de cam­po, res­pal­da­da por la so­cie­dad pa­ra la con­ser­va­ción, se com­ple­men­tó con una in­ves­ti­ga­ción me­nos aven­tu­re­ra de la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca. La me­ta del pro­yec­to, lla­ma­do Iden­ti­dad Ma­di­di, era re- gis­trar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de es­pe­cies que vi­ven en el par­que.

Los re­sul­ta­dos es­tán lis­tos: la can­ti­dad to­tal de es­pe­cies do­cu­men­ta­das de Ma­di­di es de 8.524. El equipo de cam­po en­con­tró cer­ca de cua­tro mil es­pe­cies, 1.362 de ellas no se ha­bían re­gis­tra­do nun­ca an­tes en Ma­di­di. Cal­cu­lan, con ba­se en otra in­for­ma­ción so­bre có­mo se dis­tri­bu­yen las es­pe­cies, que pro­ba­ble­men­te ha­ya 11.395 vi­vien­do en el par­que, aun­que al­gu­nas de ellas no ha­yan si­do vis­tas aún. Eso in­clu­ye a to­das las cria­tu­ras con co­lum­na ver­te­bral, a to­das las aves y las ma­ri­po­sas. Abar­car a to­das las es­pe­cies de in­sec­tos era un pa­so de­ma­sia­do gran­de.

En­tre los ha­llaz­gos hu­bo 124 es­pe­cies y ocho sub­es­pe­cies que se cree son nue­vas pa­ra la cien­cia, co­mo la ra­ta es­pi­no­sa, la la­gar­ti­ja co­la de lá­ti­go y una es­pe­cie de or­quí­dea.

Do­cu­men­ta­ron tre­ce nue­vas es- pe­cies de ma­ri­po­sas. La ma­ri­po­sa co­rin­na alas de da­ga ya se co­no­cía.

Por su­pues­to, la con­clu­sión de la en­cues­ta da pie a una pre­gun­ta: ¿qué im­por­tan­cia tie­ne cuál par­que sea el que tie­ne ma­yor di­ver­si­dad?

Bo­li­via no es­tá bus­can­do una con­fron­ta­ción ti­po Co­pa del Mun­do con otras áreas pro­te­gi­das, co­mo el par­que na­cio­nal del Ma­nu de Pe­rú, que se ha con­si­de­ra­do el más di­ver­so has­ta aho­ra, ni con el par­que na­cio­nal Ya­su­ní de Ecua­dor, que si­gue su­peran­do a Ma­di­di en la can­ti­dad de an­fi­bios y rep­ti­les, co­mo la ser­pien­te co­ral boliviana, ex­tre­ma­da­men­te ve­ne­no­sa.

Los pe­ces, in­clu­yen­do a los com­ple­ta­men­te ino­cuos ci­pri­no­dón­ti­dos, aún es­tán con­tán­do­se.

De he­cho, la so­cie­dad pa­ra la con­ser­va­ción apo­ya a esos dos par­ques y a va­rios más. Sin em­bar­go, el or­gu­llo na­cio­nal pue­de mo­ti­var la con­ser­va­ción y Wa­lla­ce di­jo que el cen­so se ini­ció en gran par­te por­que “la gen­te de Bo­li­via no sa­bía lo ver­da­de­ra­men­te es­pe­cial que es Ma­di­di”.

El cen­so te­nía sen­ti­do des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co por­que con­tar con un registro ba­sal de la di­ver­si­dad de cual­quier área pro­te­gi­da es im­por­tan­te pa­ra en­ten­der lo que su­ce­de con­for­me el cli­ma y el desa­rro­llo en la zo­na cam­bian. Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res in­tere­sa­dos en la ma­ne­ra en que las es­pe­cies in­ter­ac­túan en­tre sí y con su en­torno, el pri­mer pa­so es co­no­cer a las es­pe- cies mis­mas, co­mo el mono ti­tí de Ma­di­di, que Wa­lla­ce y Hum­ber­to Gó­mez des­cu­brie­ron en el par­que en el 2000, y que se cla­si­fi­có co­mo una nue­va es­pe­cie en 2004. La nu­tria de río es más co­no­ci­da.

Aun así, los con­teos de es­pe­cies nun­ca son de­fi­ni­ti­vos. La can­ti­dad de gen­te que cuen­ta, las áreas don­de de­ci­de ob­te­ner mues­tras, el mo­men­to del año, los cam­bios en el am­bien­te que se dan con el tiem­po —to­do ello pue­de afec­tar el to­tal—. En el par­que na­cio­nal del Ma­nu, en el par­que na­cio­nal Ya­su­ní o en cual­quier otra área pro­te­gi­da se po­drían rea­li­zar nue­vos con­teos y los to­ta­les po­drían cam­biar.

Lo im­por­tan­te, por su­pues­to, es pro­te­ger a tan­tas es­pe­cies co­mo sea po­si­ble, ya sea en Bo­li­via, Pe­rú, Ecua­dor o en cual­quier otra par­te del pla­ne­ta. Sin em­bar­go, un po­co de or­gu­llo na­cio­nal por los es­fuer­zos con­ser­va­cio­nis­tas pro­pios ayu­da­rá a los ani­ma­les y plan­tas pro­te­gi­dos a flo­re­cer.

El par­que tie­ne bos­ques nu­bo­sos, sel­va de tie­rras ba­jas, ríos, arroyos, pan­ta­nos y has­ta gla­cia­res

JOE LAZARUS

Par­que na­cio­nal Ma­di­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.