Guar­dia­nes de la Ama­zo­nia

La cos­mo­vi­sión de una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na es la prin­ci­pal alia­da de la sel­va bo­li­via­na pa­ra lo­grar el desa­rro­llo del tu­ris­mo sos­te­ni­ble

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - LUIS ÁN­GEL REGLERO EFE

La cos­mo­vi­sión de los ta­ca­nas en­con­tró en el tu­ris­mo un alia­do pa­ra di­fun­dir al mun­do su la­bor co­mo guar­dia­nes de la sel­va en la Ama­zo­nia bo­li­via­na, en la con­si­de­ra­da co­mo la re­ser­va na­tu­ral con más bio­di­ver­si­dad del mun­do.

“So­mos guar­dia­nes del te­rri­to­rio, de la Ma­dre Tie­rra, con­vi­vi­mos con la na­tu­ra­le­za”, sen­ten­ció Die­go Uz­quiano, pre­si­den­te del Con­se­jo In­dí­ge­na del Pue­blo Ta­ca­na, una las co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias que ha­bi­tan el Par­que Na­cio­nal Ma­di­di.

La ri­que­za bio­ló­gi­ca de es­te es­pa­cio, re­co­no­ci­da re­cien­te­men­te co­mo la ma­yor del pla­ne­ta, tie­ne en el tu­ris­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra “mos­trar al mun­do” có­mo con­vi­ve en ar­mo­nía con la sel­va es­te pue­blo ama­zó­ni­co, sub­ra­yó el re­pre­sen­tan­te de la co­mu­ni­dad.

El vi­ce­mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de Bo­li­via en­tre­gó a los ta­ca­nas el pa­sa­do 22 de ma­yo, Día In­ter­na­cio­nal de la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca, un cen­tro de re­cep­ción de vi­si­tan­tes, unas pa­sa­re­las y una to­rre de ob­ser­va­ción en la ple­na sel­va en la zo­na de Ca­quiahua­ra.

Tras un re­co­rri­do de apro­xi­mo­nía ma­da­men­te una ho­ra en bar­ca por los ríos Be­ni y Tui­chi, en­tre un pai­sa­je ver­de con una na­tu­ra­le­za im­pre­sio­nan­te, los tu­ris­tas lle­gan al co­ra­zón del par­que pa­ra dis­fru­tar no so­lo de es­pec­tácu­los co­mo el que brin­dan con su vue­lo las pa­ra­bas, un ti­po de lo­ro.

“Que vean có­mo vi­vi­mos en ar- con la na­tu­ra­le­za”, con­ser­van­do el la­be­rin­to de ve­ge­ta­ción y cau­ces co­mo “nues­tros an­ces­tros lo han ve­ni­do cuidando” des­de ha­ce si­glos, co­men­tó Noé Marcos Ma­cua­pa, co­rre­gi­dor de la co­mu­ni­dad San Mi­guel del Ba­la, una de las que ha­bi­tan el par­que.

El re­co­rri­do por la sel­va jun­to a los ta­ca­nas, un pue­blo agrí­co­la que man­tie­ne creen­cias co­mo el cha­ma­nis­mo y que se­gún dis­tin­tos cen­sos es­tá in­te­gra­do por al­go más de ocho mil ha­bi­tan­tes, es una au­tén­ti­ca lec­ción en la que el vi­si­tan­te co­no­ce las ho­jas de una plan­ta que sa­na he­ri­das sin de­jar ci­ca­triz, la cor­te­za de un ár­bol con usos inima­gi­na­bles pa­ra el tu­ris­ta o por qué so­lo con lu­na nue­va tie­nen efec­tos afro­di­sia­cos cier­tas ra­mas con for­ma de miem­bro mas­cu­lino.

Pa­ra el vi­ce­mi­nis­tro de Tu­ris­mo de Bo­li­via, Ri­car­do Cox, es una mues­tra de la “paz y ar­mo­nía” con la na­tu­ra­le­za que con­ta­gian los pue­blos ori­gi­na­rios.

“Es par­te de una cos­mo­vi­sión, esa con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca, esos co­no­ci­mien­tos”, sub­ra­yó ro­dea­do de los re­pre­sen­tan­tes de un pue­blo que tie­ne en­tre sus se­ñas de iden­ti­dad el co­no­ci­mien­to an­ces­tral de to­da la eco­lo­gía del bos­que.

Un bos­que que es des­pen­sa y far­ma­cia pa­ra quien lo ha­bi­ta, de­seo­so de com­par­tir su uni­ver­so con el res­to del pla­ne­ta a tra­vés del tu­ris­mo.

El Ma­di­di, una ex­ten­sión de ca­si 19 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el ex­tre­mo no­ro­rien­tal de Bo­li­via que va des­de sa­ba­nas de pal­me­ras a gran­des mon­ta­ñas de ca­si seis me­tros, de va­lles se­cos a sel­va hú­me­da tro­pi­cal, al­ber­ga a más de ocho mil es­pe­cies de flo­ra y fau­na.

Eso le con­vier­te en la re­ser­va na­tu­ral con ma­yor bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta, se­gún ha con­clui­do re­cien­te­men­te tras dos años y me­dio una ex­pe­di­ción de la So­cie­dad pa­ra la Con­ser­va­ción de la Vi­da Sil­ves­tre (WCS, por sus si­glas en in­glés).

EFE

Los ta­ca­nas man­tie­nen creen­cias co­mo el cha­ma­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.