Bu­ca­rest pa­ra des­cu­brir

No fi­gu­ra en­tre las ca­pi­ta­les eu­ro­peas más desea­das, pe­ro cre­ce el in­te­rés por su mez­cla de pre­cios eco­nó­mi­cos, his­to­ria, par­ques y su cer­ca­nía con la mis­te­rio­sa Tran­sil­va­nia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Es ver­dad que el ícono de Ru­ma­nia es la ciu­dad de Tran­sil­va­nia, don­de se en­cuen­tra el cas­ti­llo de Bran, aso­cia­do a la no­ve­la del es­cri­tor ir­lan­dés Bram Sto­ker El con­de Drá­cu­la. Sin em­bar­go, el mo­ni­to­reo in­ce­san­te de los tu­ris­tas ex­pe­ri­men­ta­dos en bús­que­da de nue­vos des­ti­nos, su­ma­do al tra­ba­jo que la pro­pia ciu­dad vie­ne ha­cien­do pa­ra atraer vi­si­tan­tes, ha­ce que Bu­ca­rest bus­que hoy re­cu­pe­rar el es­plen­dor que la hi­zo co­no­ci­da co­mo la París del Es­te. Tan­to es así que, en otra tó­ni­ca, y de acuer­do al rit­mo que lle­va, ya mu­chos la lla­man la nue­va Ber­lín.

Otro fac­tor que des­en­ca­de­na el in­te­rés de un sec­tor de tu­ris­tas atraí­dos por la cu­rio­si­dad o la nos­tal­gia de los días de la Cor­ti­na de Hie­rro, es vi­ven­ciar, de al­gu­na ma­ne­ra, los días del co­mu­nis­mo, que tam­bién en­cie­rran la ti­ra­nía y ex­cen­tri­ci­dad de su pe­cu­liar dic­ta­dor Ni­co­lae Ceaușes­cu y su es­po­sa Ele­na.

Ca­lea Vic­to­riei es una de las ar­te­rias prin­ci­pa­les y más an­ti­guas de Bu­ca­rest, con sus edi­fi­cios de la Be­lle Épo­que, co­mo el pa­la­cio Can­ta­cu­zino, don­de hoy se en­cuen­tra el Mu­seo Geor­ge Enes­cu, o el Ate­neul Ro­man, que se usa co­mo sa­la de con­cier­tos. Bor­dean­do se en­cuen­tra la pla­za de la Re­vo­lu­ción, lu­gar em­ble­má­ti­co don­de el dic­ta­dor pro­nun­ció su úl­ti­mo dis­cur­so. Otros edi­fi­cios de in­te­rés en la zo­na son la Bi­blio­te­ca Uni­ver­si­ta­ria, el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te, la igle­sia Bi­se­ri­ca Cre­tu­les­cu y el Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria de Ru­ma­nia.

En la zo­na, un lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar de la pi­pa de agua (nar- gui­le o shis­ha), y de buen am­bien­te de ca­fés y res­tau­ran­tes, es el Pa­sa­jul Mac­ca-Vi­lla­cros­se. En for­ma de he­rra­du­ra, po­see una cú­pu­la de cris­ta­les de co­lo­res, lo que le da un to­que muy es­pe­cial.

La ciu­dad vie­ja es un buen lu­gar don­de to­mar cer­ve­za (Ru­ma­nia es co­no­ci­da por su cer­ve­za y

su vino) y el Caru’cu Be­re es un clá­si­co y el más an­ti­guo; en su her­mo­so lo­cal del si­glo XIX es un lu­gar hi­per­tu­rís­ti­co, pe­ro de los em­ble­má­ti­cos a los que hay que ir y per­ma­ne­cer un ra­to. Es pa­ra ca­mi­nar y dis­fru­tar de su agi­ta­da vi­da diur­na y noc­tur­na; ade­más, el cas­co an­ti­guo es de lo po­co que so­bre­vi­vió a los bom­bar­deos de la se­gun­da gue­rra mun­dial.

Un lu­gar muy in­tere­san­te es la bi­blio­te­ca Car­tu­res­ti Ca­ru­sel, una es­truc­tu­ra de seis ni­ve­les ubi­ca­da en una ca­sa del si­glo XIX res­tau­ra­da a la que se co­no­ce co­mo el lu­gar más “ins­ta­gramea­ble” de Bu­ca­rest.

La igle­sia or­to­do­xa Stra­vro­po­leos es uno de los lu­ga­res a te­ner en cuen­ta, cons­trui­da por mon­jes grie­gos en el si­glo XVIII. Cer­ca se en­cuen­tra la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Cur­tea Ve­che del si­glo XV, don­de se cons­tru­yó un com­ple­jo den­tro del cual se en­con­tra­ba el lu­gar de re­si­den­cia del fa­mo­so y san­grien­to Vlad Ţe­peş, en quien se ins­pi­ró el per­so­na­je del con­de Drá­cu­la, y que tam­bién se co­no­cía co­mo Vlad, el

em­pa­la­dor. A su la­do se en­cuen­tra la igle­sia or­to­do­xa Bi­se­ri­ca Cur­tea Ve­che, la más an­ti­gua de la ciu­dad.

Co­mu­nis­ta

Has­ta 1989, Ru­ma­nia es­ta­ba ba­jo un ré­gi­men co­mu­nis­ta, li­de­ra­do por Ceaușes­cu. El edi­fi­cio más re­pre­sen­ta­ti­vo del ré­gi­men es el Pa­la­cio del Par­la­men­to. Se­gún el li­bro Guin­ness es el edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo de uso ci­vil más gran­de, cos­to­so y pe­sa­do del mun­do, da­to que ha­bla de lo que fue el ré­gi­men de Ceaușes­cu. Po­see 20 pi­sos y ocho de ellos son sub­te­rrá­neos. Los nú­me­ros aquí sor­pren­den; por ejem­plo, cuen­ta con 1.100 ha­bi­ta­cio­nes con abun­dan­tes de­mos­tra­cio­nes de lu­jo. Es­te pa­la­cio tam­bién se co­no­ce co­mo Ca­sa Po­po­ru­lui (Ca­sa del Pue­blo) y mi­ra ha­cia el bu­le­var Uni­rii (Unión), la ave­ni­da que el dic­ta­dor or­de­nó cons­truir que fue­ra “más an­cha que Champs-Ély­sées”. Pa­ra vi­si­tar el pa­la­cio la re­co­men­da­ción es rea­li­zar una vi­si­ta guia­da, y lo me­jor es ha­cer una re­ser­va con an­ti­ci­pa­ción. Si se si­gue el tour co­mu­nis­ta se pue­de ver el edi­fi­cio de la Aca­de­mia Ro­ma­na, or­de­na­do por la es­po­sa del dic­ta­dor, quien di­jo que te­nía un doc­to­ra­do en quí­mi­ca, y lue­go se su­po que nun­ca ob­tu­vo su tí­tu­lo. En la zo­na se en­cuen­tra el dis­tri­to Ura­nus, don­de se lle­vó a ca­bo la sis­te­ma­ti­za­ción (el plan de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na del ré­gi­men). Pa­ra es­to Ceau­ces­cu or­de­nó la de­mo­li­ción de gran­des su­per­fi­cies, por lo que se es­ti­ma que mi­les de per­so­nas fue­ron obli­ga­das a de­jar sus ca­sas. El plan fue mal im­ple­men­ta­do y que­dó to­do a me­dio cons­truir, a tal pun­to que los ru­ma­nos le lla­man Ceaus­hi­ma, com­bi­nan­do Ceau­ces­cu e Hi­ros­hi­ma.

Otro de los lu­ga­res a vi­si­tar es la an­ti­gua fá­bri­ca de cer­ve­za Raho­va, lla­ma­da “la cer­ve­za co­mu­nis­ta”. Un pun­to im­por­tan­te, por su re­le­van­cia en el ré­gi­men, es la se­de de la po­li­cía se­cre­ta ru­ma­na. Y Tar­go­vis­te, a 80 ki­ló­me­tros de Bu­ca­rest, al­ber­ga el cuar­tel mi­li­tar don­de fue apre­sa­do el dic­ta­dor cuan­do in­ten­ta­ba huir en he­li­cóp­te­ro; aquí fue juz­ga­do y eje­cu­ta­do jun­to a su es­po­sa. Es in­tere­san­te ver que de­ja­ron to­do co­mo que­dó en su mo­men­to: los cu­bier­tos con los que co­mie­ron y las ca­mas don­de dur­mie­ron, in­clu­so se pue­de vi­si­tar el pa­tio don­de fue­ron fu­si­la­dos.

Co­ol

To­da ciu­dad que re­na­ce po­see sus ba­rrios de mo­da y en el ca­so de Bu­ca­rest es Lips­ca­ni. Otro­ra ba­rrio de ofi­cios (aún hoy las ca­lles lle­van el nom­bre de los di­fe­ren­tes ru­bros, co­mo za­pa­te­ros, or­fe­bres, cur­ti­do­res), lue­go, du­ran­te el ré- gi­men co­mu­nis­ta aban­do­na­do y sór­di­do, hoy es el epi­cen­tro de la mo­vi­da ar­tís­ti­ca y jo­ven noc­tur­na de la ciu­dad. Con pea­to­na­les re­ple­tas de tien­das de mo­da y di­se­ño, ca­sas de an­ti­güe­da­des, ga­le­rías de ar­te, tea­tros un­der, ba­res, ca­fe­te­rías y res­tau­ran­tes, es­ta es la zo­na don­de en­con­trar la Bu­ca­rest de hoy.

Al ai­re li­bre

Una bue­na op­ción pa­ra rea­li­zar un pa­seo al ai­re li­bre y, de pa­so, vi­si­tar un mu­seo di­fe­ren­te es di­ri­gir­se al par­que He­ras­trau, don­de se en­cuen­tra el Mu­seo Sa­tu­lui. Con­sis­te en un mu­seo et­no­grá­fi­co al ai­re li­bre, con unas 300 re­cons­truc­cio­nes de ca­sas tí­pi­cas de to­das las re­gio­nes de Ru­ma­nia. En el me­dio de es­te par­que hay un gran la­go y es un lu­gar muy po­pu­lar en ve­rano pa­ra los lo­ca­les, don­de rea­li­zan ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas; en in­vierno se con­vier­te en pis­ta de pa­ti­na­je. Ade­más, una de sus en­tra­das es­tá jun­to al Ar­co del Triun­fo ru­mano, otro de los mo­nu­men­tos que hi­cie­ron que Bu­ca­rest fue­ra co­no­ci­da co­mo la París del Es­te.

Si se tra­ta de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, no per­der de vis­ta otro de los lu­ga­res mís­ti­cos; a 40 ki­ló­me­tros es­tá Sna­gov, un pe­que­ño pue­blo cu­ya gran par­ti­cu­la­ri­dad es el mo­nas­te­rio del si­glo XV don­de es­tá en­te­rra­do na­da más y na­da me­nos que Vlad Ţe­peş.

Bu­ca­rest bus­ca re­cu­pe­rar el es­plen­dor que la hi­zo co­no­ci­da co­mo la París del Es­te

El Par­la­men­to ru­mano tam­bién se co­no­ce co­mo Ca­sa Po­po­ru­lui y es el edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo de uso ci­vil más gran­de del mun­do (el Pen­tá­gono lo su­pera pe­ro es de uso mi­li­tar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.