Un ho­tel cholet

Un lu­gar de hos­pe­da­je en la ciu­dad bo­li­via­na El Al­to des­cu­bre un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co en su di­se­ño y el co­lo­ri­do ca­rac­te­rís­ti­co de la cul­tu­ra an­di­na

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - YO­LAN­DA SA­LA­ZAR EFE

La cu­rio­si­dad que han des­per­ta­do den­tro y fue­ra de Bo­li­via los co­lo­ri­dos e im­po­nen­tes di­se­ños de la ar­qui­tec­tu­ra an­di­na sur­gi­da en la se­gun­da ciu­dad bo­li­via­na más po­bla­da im­pul­só a una fa­mi­lia a con­ver­tir su vi­vien­da en el pri­mer ho­tel “cholet”, co­mo se lla­ma a esos edi­fi­cios.

Se tra­ta de Ha­va­na, un cholet si­tua­do en la po­pu­lo­sa zo­na co­mer­cial 16 de ju­lio de la ciu­dad de El Al­to, ve­ci­na de La Paz, que ofre­ce a los tu­ris­tas to­dos los ser­vi­cios de hos­pe­da­je y, ade­más, la opor­tu­ni­dad de em­pa­par­se de la cul­tu­ra ai­ma­ra.

El ho­tel qui­so dis­tin­guir­se des­de el nom­bre, que ha­ce alu­sión a La Ha­ba­na, el “me­jor lu­gar del mun­do”, a jui­cio del gerente del lu­gar, Roy Manuel Con­do­ri.

“Mi pa­dre co­no­ció a un cu­bano y se hi­zo muy ami­go su­yo. Fue él quien le di­jo que el me­jor lu­gar del mun­do es La Ha­ba­na y por eso lle­va ese nom­bre”, ex­pli­có Con­do­ri.

Los cho­lets son os­ten­to­sas cons­truc­cio­nes de va­rios pi­sos que se ca­rac­te­ri­zan por sus co­lo­ri­das fa­cha­das, que lle­van di­se­ños ins­pi­ra­dos en las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas y que rompen con la mo­no­cro­mía del co­lor la­dri­llo de la ma­yo­ría de ca­sas en El Al­to.

Así, el ho­tel cholet, va­lua­do en US$ 3 mi­llo­nes, cons­ta de 4 ni­ve­les, 12 ha­bi­ta­cio­nes y tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra hos­pe­dar a 24 per­so­nas, de­ta­lló su gerente.

Su fa­cha­da es de co­lor ver­de y por den­tro tie­ne am­bien­tes decorados con pie­zas de ves­ti­men­tas de dan­zas tí­pi­cas, man­tas pin­ta­das por el bo­li­viano Roberto Ma­ma­ni Ma­ma­ni, en cu­yo ar­te pre­do­mi­nan los colores vi­vos y de­ta­lles an­di­nos, y otras de la­na de vi­cu­ña que fue­ron uti­li­za­das por fa­mi­lia­res de Con­do­ri.

“Lo pri­me­ro que se ex­pli­ca a las per­so­nas que se hos­pe­dan es que es un ho­tel con te­má­ti­ca cul­tu­ral y les ex­pli­ca­mos des­de el prin­ci­pio cier­tas cos­tum­bres”, di­jo a Efe Ru­bén Fer­nán­dez, uno de los an­fi­trio­nes.

Así, pa­ra ex­pli­car a los vi­si­tan­tes so­bre per­so­na­jes co­mo el ya­ti­ri o sa­bio an­dino y las cho­li­tas, las em­ble­má­ti­cas in­dí­ge­nas bo­li­via­nas, se em­plean pin­tu­ras que re­fle­jan ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes en la cul­tu­ra an­di­na, co­mo el ma­tri­mo­nio ai­ma­ra o la cha­lla o ce­re­mo­nias de agradecimiento a la Ma­dre Tie­rra.

An­tes de dar el sal­to a la ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra, en el es­ta­ble­ci­mien­to fun­cio­na­ba un sa­lón de fies­tas y los otros pi­sos eran arren­da­dos a otra gen­te, pe­ro Con­do­ri tu­vo la ini­cia­ti­va de con­ver­tir­lo en ho­tel pa­ra ge­ne­rar más re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Es así que es­te pe­cu­liar ho­tel ofre­ce “una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te” a sus hués­pe­des, en la que se fu­sio­nan las tra­di­cio­nes, las fies­tas y la ar­qui­tec­tu­ra an­di­na.

Otro de sus atrac­ti­vos es que to­dos los jue­ves se pue­de apre­ciar en su sa­lón de fies­tas un es­pec­tácu­lo de cho­li­tas que prac­ti­can lu­cha li­bre.

“Es­ta ex­pe­rien­cia no se pue­de com­prar en nin­gu­na par­te del mun­do”, re­cal­có Con­do­ri.

El ho­tel Ha­va­na se­rá inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te el pró­xi­mo 16 de ju­lio, aun­que ya en­tró en fun­cio­na­mien­to ha­ce tres me­ses y es muy po­pu­lar en pá­gi­nas de in­ter­net don­de se ha­cen re­ser­vas.

Con­do­ri se­ña­ló que en es­te tiem­po han re­ci­bi­do al me­nos 500 tu­ris­tas de Bra­sil, Chi­le, Pe­rú, Ale­ma­nia, Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos y de los Emi­ra­tos Ára­bes, to­dos atraí­dos por el con­cep­to del ho­tel.

Agre­gó que tam­bién es muy re­que­ri­do por su cer­ca­nía con el ae­ro­puer­to y dis­tin­tas lí­neas del te­le­fé­ri­co.

Sos­tu­vo que no so­lo ex­tran­je­ros se hos­pe­dan en el Ha­va­na, sino tam­bién per­so­nas que tie­nen fies­tas cer­ca del ho­tel.

Los pre­cios pa­ra alo­jar­se van des­de los US$ 25, de­pen­dien­do si la ha­bi­ta­ción es sim­ple, do­ble o ma­tri­mo­nial, y se com­par­ten am­bien­tes co­mo la co­ci­na y los lu­ga­res pa­ra co­mer.

En el úl­ti­mo pi­so, don­de so­lían vi­vir los due­ños del edi­fi­cio, es­tá en cons­truc­ción una sa­la de jue­gos con sa­li­da a la te­rra­za, des­de don­de se pue­de apre­ciar el pai­sa­je de los ce­rros ne­va­dos y el te­le­fé­ri­co azul.

Fer­nán­dez, el an­fi­trión del ho­tel, ma­ni­fes­tó que ya tie­nen re­ser­vas pa­ra los si­guien­tes me­ses e in­clu­so pa­ra el pró­xi­mo año.

Los cho­lets son os­ten­to­sas cons­truc­cio­nes de va­rios pi­sos que se ca­rac­te­ri­zan por sus co­lo­ri­das fa­cha­das, que lle­van di­se­ños ins­pi­ra­dos en las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas y que rompen con la mo­no­cro­mía del co­lor la­dri­llo

MAR­TIN ALIPAZ - EFE

MAR­TIN ALIPAZ - EFE

Ho­tel Ha­va­na en El Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.