Pa­raí­sos pri­va­dos

Las au­to­ri­da­des de Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos, aprue­ban una ley que fa­ci­li­ta al pú­bli­co el ac­ce­so a sus pla­yas de pro­pie­dad pri­va­da

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - ANA MEN­GOT­TI

Más de la mi­tad de las pla­yas de Flo­ri­da son pro­pie­dad pri­va­da y por más que en mu­chas de ellas se per­mi­ta o con­sien­ta el ac­ce­so del pú­bli­co, exis­te el ries­go de que los aman­tes del sol y del mar aca­ben, co­mo Adán y Eva, ex­pul­sa­dos del pa­raí­so.

Una nue­va ley es­ta­tal so­bre pro­pie­dad pri­va­da que en­tra­rá en vi­gor es­te 1 de ju­lio es­ta­ble­ce cam­bios en la ma­ne­ra en que los mu­ni­ci­pios de Flo­ri­da pue­den ac­tuar pa­ra ga­ran­ti­zar el ac­ce­so del pú­bli­co a las pla­yas, un asun­to de mu­cha im­por­tan­cia pa­ra un es­ta­do en el que el tu­ris­mo es la in­dus­tria nú­me­ro uno.

En 2017, un ré­cord de 116,5 mi­llo­nes de tu­ris­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, un 3,6 % más que en 2016, vi­si­ta­ron Flo­ri­da.

Es­te es­ta­do pe­nin­su­lar y su­re­ño cuen­ta con cos­tas al océano Atlán­ti­co y al Gol­fo de Mé­xi­co y se aso­ma al Ca­ri­be por sus fa­mo­sos y pin­to­res­cos ca­yos, y sus pla­yas, que en con­jun­to tie­nen una ex­ten­sión de 1.320 ki­ló­me­tros, son un potente imán pa­ra tu­ris­tas.

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la Cor­te Su­pre­ma de Flo­ri­da de­ter­mi­nó en 1974 que “pro­ba­ble­men­te no ha­ya una cos­tum­bre más uni­ver- sal, más na­tu­ral y más an­ti­gua, en las cos­tas ma­rí­ti­mas no so­lo de EEUU, sino del mun­do, que la de ba­ñar­se en el agua sa­la­da del océano y dis­fru­tar de to­da es­ta ex­pe­rien­cia re­crea­ti­va al com­ple­to”.

A pe­sar de que al­gu­nos me­dios han vis­to en la sec­ción de­di­ca­da a las pla­yas (la dé­ci­ma) de la nue­va ley HB631 un in­ten­to de res­trin­gir el ac­ce­so del pú­bli­co a esos ape­te­ci­dos lu­ga­res, la le­gis­la­do­ra de­mó­cra­ta en el Con­gre­so de Flo­ri­da y abo­ga­da Ka­tie Ed­wards Wal­po­le ase­gu­ra que es to­do lo con­tra­rio.

“El pro­pó­si­to de es­ta ley es pro­te­ger el ac­ce­so pú­bli­co a pla- yas pri­va­das que his­tó­ri­ca­men­te han si­do dis­fru­ta­das por el pú­bli­co pa­ra usos tra­di­cio­na­les por cien­tos de años”, sub­ra­ya Ed­wards Wal­po­le, re­dac­to­ra de la sec­ción dé­ci­ma de la ley y ase­so­ra de la fir­ma le­gal Saul Ewing Arns­tein & Lehr.

En una pla­ya pri­va­da sus pro­pie­ta­rios pue­den pe­dir a las per­so­nas que se va­yan o acu­sar­los de ha­ber en­tra­do ile­gal­men­te.

Eso ri­ge na­da más pa­ra el área de are­na se­ca si­tua­da de­lan­te de las ca­sas, con­do­mi­nios u ho­te­les en pri­me­ra lí­nea de pla­ya, pues lo que va des­de la lí­nea de la ma­rea al­ta has­ta el mar, el es­pa­cio de la are­na hú­me­da o mo­ja­da, es pú­bli­co.

Pe­ro com­pren­si­ble­men­te es en la are­na se­ca don­de a la ma­yo­ría de la gen­te le gus­ta instalarse en una pla­ya, por lo que al­gu­nas au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les han re­cu­rri­do des­de ha­ce dé­ca­das a or­de­nan­zas ba­sa­das en la cos­tum­bre de uso pa­ra am­pliar la zo­na pú­bli­ca de las pla­yas.

A par­tir de es­ta nue­va ley no po­drán ha­cer­lo de ma­ne­ra au­tó­no­ma, sino que de­be­rán se­guir un me­ca­nis­mo le­gal, que, se­gún ex­pli­ca Ed­wards Wal­po­le, com­pren­de ce­le­brar “au­dien­cias pú­bli­cas, ob­te­ner el con­sen­ti­mien­to de to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das y con­se­guir la apro­ba­ción de un juez”.

“Es­ta so­lu­ción -agre­ga- evi­ta una to­ma hos­til de la pro­pie­dad pri­va­da de un pro­pie­ta­rio y al mis­mo tiem­po brin­da a las per­so­nas ac­ce­so pú­bli­co a nues­tras pla­yas. Con es­ta so­lu­ción, to­dos ga­na­mos.”

La fun­da­ción Sur­fri­der, de­di­ca­da a pro­mo­ver el surf, se­ña­la so­bre la nue­va ley que man­tie­ne in­tac­to el de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio a ac­ce­der a las pla­yas y que, a pe­sar de que el nue­vo me­ca­nis­mo le­gal es más com­ple­jo, no pa­re­ce que va­ya a im­pe­dir que las ciu­da­des y con­da­dos pro­te­jan el ac­ce­so del pú­bli­co a las pla­yas.

El es­pe­cia­lis­ta en pla­yas Step­hen Leat­her­man, co­no­ci­do co­mo “Dr. Beach” (Doc­tor Pla­ya), tam­po­co es­tá preo­cu­pa­do por la nue­va ley. “La gen­te vie­ne a Flo­ri­da pa­ra re­la­jar­se, des­con­ge­lar­se y dis­fru­tar de un ho­ri­zon­te de 360 gra­dos. Flo­ri­da es sol, pla­yas y pal­me­ras y a es­te es­ta­do lle­gan más es­ta­dou­ni­den­ses de va­ca­cio­nes que a nin­gún otro”, se­ña­la a Efe “Dr. Beach”, que es au­tor de una lis­ta anual de las me­jo­res pla­yas de Es­ta­dos Uni­dos.

Leat­her­man in­di­ca que, aun­que

En 2017, un ré­cord de 116,5 mi­llo­nes de tu­ris­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, un 3,6 % más que en 2016, vi­si­ta­ron Flo­ri­da

Or­lan­do, la ciu­dad de los par­ques te­má­ti­cos, es el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de Flo­ri­da (72 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en 2017), “el di­ne­ro real es­tá ubi­ca­do en las cos­tas” del es­ta­do.

Es­te año, “Dr. Beach” so­lo in­clu­yó dos pla­yas de Flo­ri­da en los pri­me­ros diez pues­tos de su lis­ta, que es­tá en­ca­be­za­da por Ka­pa­lua Bay Beach, en Maui (Ha­wai).

En el ter­cer pues­to es­ta Gray­ton Beach, en el lla­ma­do “pan­hand­le” (el man­go de la sar­tén), la zo­na del no­roes­te de Flo­ri­da, y en el nú­me­ro sie­te es­tá la pla­ya del par­que es­ta­tal de la is­la Ca­la­de­si, en Clear­wa­ter (cos­ta oes­te de Flo­ri­da).

ME­LIS­SA JOHN­SON - FLICKR

Una pla­ya pri­va­da en Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.