En­tre fút­bol e his­to­ria

Aun­que la pe­lo­ta tie­ne to­do el pro­ta­go­nis­mo, ca­da es­qui­na de Mos­cú guar­da un te­so­ro pa­ra con­tar y que va­le la pe­na co­no­cer

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

La efer­ves­cen­cia por el Mun­dial de fút­bol mues­tra una ca­ra inusual­men­te rui­do­sa de Mos­cú. Hin­chas de los cin­co con­ti­nen­tes ex­hi­bían con or­gu­llo sus ban­de­ras y en­to­na­ban sus can­cio­nes tí­pi­cas, en me­dio de aplau­sos y son­ri­sas. En­tre el cielito lin­do me­xi­cano y la mar­se­lle­sa fran­ce­sa, la ca­pi­tal ru­sa aso­ma­ba por momentos co­mo el pun­to de de dis­tan­tes ci­vi­li­za­cio­nes.

La ex­pla­na­da que al­ber­ga­ba a esa mul­ti­tud es­ta­ba ubi­ca­da a es­ca­sos me­tros de la Pla­za Ro­ja, de­ba­jo del mo­nu­men­to de un hom­bre que mon­ta­ba su ca­ba­llo con ges­to vic­to­rio­so. El pro­ta­go­nis­ta era na­da me­nos que el ma­ris­cal Zhu­kov, un con­de­co­ra­do mi­li­tar so­vié­ti­co, cla­ve en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Só­lo aque­llos que des­ti­na­ron al­gu- nos mi­nu­tos en ob­ser­var a Zhu­kov no­ta­ron que su ca­ba­llo es­ta­ba pi­san­do una es­vás­ti­ca na­zi, co­mo ho­me­na­je al hom­bre que lle­gó has­ta Ber­lín pa­ra ven­gar la trai­ción de Hitler a Sta­lin.

Así ha trans­cu­rri­do el Mun­dial. La pe­lo­ta pa­re­ce ta­par­lo to­do, pe­ro la fas­ci­nan­te his­to­ria ru­sa aso­ma en ca­da es­qui­na, ca­pri­cho­sa y om­ni­pre­sen­te­men­te. En el mis­mo día, a po­cas cua­dras de dis­tan­cia, una vein­te­na de ve­te­ra­nos rea­li­za­ba una ex­tra­ña ma­ni­fes­ta­ción. De­ba­jo de la es­ta­tua de Karl Marx, mos­tra­ban vie­jos dia­rios de la épo­ca so­vié­ti­ca, co­mo una for­ma de ex­hi­bir su año­ran­za a los tiem­pos so­cia­lis­tas. Por su avan­za­da edad, tal vez al­guno de ellos ha­ya de­fen­di­do a su país du­ran­te la in­va­sión na­zi, sien­do ape­nas ni­ños o ado­les­cen­tes.

Mos­cú es una ciu­dad in­creí­ble, dig­na de ser vi­si­ta­da. Esa ca­pi­tal es el sím­bo­lo del le­ga­do de po­de­ro­sos za­res, de épi­cos triun­fos mi­li­ta­res so­bre los más te­mi­bles ejér­ci­tos eu­ro­peos y de sue­ños so­cia­lis­tas he­chos tri­zas. Sus ca­lles aún tie­nen mu­chí­si­mo pa­ra con­tar so­bre la his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Las gran­des ciu­da­des eu­ro­peas sue­len re­cor­dar sus glo­rias mi­li­taen­cuen­tro

res en ca­da rin­cón, pe­ro en Mos­cú ese ex­hi­bi­cio­nis­mo bé­li­co es muy no­to­rio. Den­tro del Krem­lin, hay de­ce­nas de ca­ño­nes co­mo tro­feos de gue­rra del si­glo XIX. Per­te­ne­cie­ron a un tal Na­po­león Bo­na­par­te, quien en 1812 de­bió asu­mir su derrota y em­pren­der el ca­mino de re­gre­so a Pa­rís jun­to a su pres­ti­gio­sa Gran­de Ar­mée.

Más de un si­glo des­pués, quien ate­mo­ri­za­ba a Eu­ro­pa era Adolf Hitler. Pe­ro los so­vié­ti­cos ha­bían fir­ma­do un pac­to de no agre­sión con él. Dos años des­pués del co­mien­zo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en 1941, Hitler, en una de sus de­ci­sio­nes mi­li­ta­res más tor­pes, rom­pió aquel acuer­do y de­ci­dió in­va­dir a la Unión So­vié­ti­ca. A tra­vés de la voz de Mo­lo­tov en los al­to­par­lan­tes, los mos­co­vi­tas es­cu­cha­ban asom­bra­dos que la Wehr­macht avan­za­ba rum­bo las ciu­da­des so­vié­ti­cas. Hay fotos que in­mor­ta­li­za­ron sus ca­ras de asom­bro y sus­to.

La po­ten­cia co­mu­nis­ta de­bió pla­ni­fi­car su de­fen­sa y has­ta Sta­lin tu­vo que re­nun­ciar a sus caprichos. Pa­ra con­me­mo­rar la vic­to­ria so­bre Na­po­león, Mos­cú ha­bía edi­fi­ca­do la Ca­te­dral del Cris­to Sal­va­dor don­de, por ejem­plo, eran co­ro­na­dos los za­res. Pe­ro de­bi­do a sus con­vic­cio­nes ateas, el lí­der so­vié­ti­co or­de­nó de­rri­bar­la, con el ob­je­ti­vo de cons­truir allí un gran edi­fi­cio que ofi­cia­ría co­mo se­de de los con­gre­sos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. La cons­truc­ción es­ta­ba en mar­cha, pe­ro cuan­do Hitler pu­so en mar­cha la Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja, en ju­nio de 1941, Sta­lin ape­ló a su ins­tin­to de de­fen­sa y de­tu­vo las obras. Ne­ce­si­ta­ba ese hie­rro pa­ra pre­pa­rar la de­fen­sa de Mos­cú.

Re­pa­sar la his­to­ria es im­por­tan­te pa­ra en­ten­der por qué el or­gu­llo ru­so por ha­ber ayu­da­do a de­te­ner a aquel Ter­cer Reich que iba a du­rar mil años es­tá a la vis­ta en va­rias zo­nas de la ca­pi­tal. A las afue­ras del Krem­lin, es­tá la tum­ba del sol­da­do des­co­no­ci­do, en ho­me­na­je a aque­llos anó­ni­mos que mu­rie­ron de­fen­dien­do a su país en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial o, al de­cir de los ru­sos, en la Gran Gue­rra Pa­trió­ti­ca. “Tu nom­bre es des­co­no­ci­do, tu ha­za­ña es in­mor­tal”, re­za un tex­to. Ade­más, es­tán es­cri­tos los nom­bres de las ciu­da­des in­va­di­das por Adolf Hitler. Ca­da día, unos jó­ve­nes sol­da­dos ru­sos de eli­te cus­to­dian el mo­nu­men­to. Es­tán allí en ho­me­na­je a sus abue­los caí­dos en el combate con los na­zis.

Más ale­ja­do del cen­tro de Mos­cú, hay un enor­me mu­seo en con­me­mo­ra­ción a aque­lla vic­to­ria so­vié­ti­ca. En­tre va­rios re­tra­tos de Sta­lin, ese es­pa­cio al­ber­ga tro­feos de gue­rra ro­ba­dos a los na­zis, co­mo ban­de­ras, uni­for­mes y me­da­llas. Hay, a su vez, bri­llan­tes re­crea­cio­nes de al­gu­nos de los san­grien­tos en­fren­ta­mien­tos que pro­ta­go­ni­za­ron los na­zis y los so­vié­ti­cos.

Los mo­nu­men­tos bé­li­cos de Mos­cú im­pre­sio­nan tan­to co­mo las au­sen­cias. Tal vez las com­pa­ra­cio­nes (odio­sas, a ve­ces in­jus­tas, ne­ce­sa­rias) ayu­den a re­fle­xio­nar es­te pun­to. Ber­lín es una ciu­dad que pa­re­ce pe­dir per­dón a ca­da pa­so. A po­cos me­tros del Reichs­tag y de la Puer­ta de Bran­dem­bur­go, un gran es­pa­cio pú­bli­co ho­me­na­jea a las víc­ti­mas del ho­lo­caus­to. En fren­te, en el Tier­gar­ten, es­tá el mo­nu­men­to a los ho­mo­se­xua­les y a los gi­ta­nos, otros de las víc­ti­mas del Ter­cer Reich. Ade­más, los ber­li­ne­ses ven a diario en su ciu­dad el mo­nu­men­to al sol­da­do so­vié­ti­co eri­gi­do por el Ejér­ci­to Ro­jo. En las ca­lles, has­ta el día de hoy las mu­je­res ale­ma­nas le lla­man el mo­nu­men­to al vio­la­dor so­vié­ti­co, co­mo for­ma de te­ner me­mo­ria so­bre las bes­tia­li­da­des que de­bie­ron so­por­tar las jó­ve­nes ale­ma­nas en aquel en­ton­ces. ¿En qué par­te de Mos­cú es­tán los ho­me­na­jes a las víc­ti­mas de las atro­ci­da­des co­me­ti­das por los co­mu­nis­tas?

La his­to­ria mues­tra que a ve­ces los apa­ren­tes sal­va­do­res ter­mi­nan sien­do los vic­ti­ma­rios. En 1945, el Ejér­ci­to Ro­jo avan­za­ba, li­be­ran­do a los pri­sio­ne­ros del na­zis­mo. En Te­re­zin, un campo de con­cen­tra­ción ubi­ca­do a 62 ki­ló­me­tros de Pra­ga, los so­vié­ti­cos asis­tie­ron a ju­díos y pre­sos po­lí­ti­cos, pe­ro de­ja­ron re­clui­dos a los ho­mo­se­xua­les que es­ta­ban allí, mu­chos de los cua­les mu­rie­ron.

Gue­rra Fría

Al es­te de la cor­ti­na de hie­rro, Mos­cú fue du­ran­te dé­ca­das el sím­bo­lo co­mu­nis­ta de la Gue­rra Fría, y se trans­for­mó en una tie­rra de enemi­gos y es­pías. In­clu­so va­rios uru­gua­yos via­ja­ron ha­cia allí con mu­cha ideo­lo­gía en sus ma­le­tas y a su re­torno in­ten­ta­ron trans­mi­tir una ima­gen idí­li­ca so­bre lo que vie­ron. En la dé­ca­da de 1990 lle­gó el te­rre­mo­to ideo­ló­gi­co: el sis­te­ma que iba a po­ner fin a la ex­plo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre se de­rrum­bó y sus ecos aún sue­nan.

Las secuelas de aquel en­fren­ta­mien­to son pal­pa­bles en las ca­lles. A fuer­za de via­jes e ideas re­no­va­das, los más jó­ve­nes ha­blan al­go de in­glés, pe­ro las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res con­tes­tan “no en­glish” con ca­ra de po­cos ami­gos. La derrota ideo­ló­gi­ca apa­re­ce en ca­da es­qui­na y, a ries­go de ma­cha­car so­bre una ima­gen uti­li­za­da una y mil ve­ces, la sim­bo­lo­gía co­mu­nis­ta que aún que­da en la ciu­dad con­vi­ve con los McDo­nald´s.

La es­tre­lla de­jó de for­mar par­te de los edi­fi­cios ofi­cia­les por ra­zo­nes ob­vias: Ru­sia ya no es un país co­mu­nis­ta. Aun así, Mos­cú no re­nie­ga en ab­so­lu­to de su pa­sa­do. La hoz y el mar­ti­llo apa­re­cen en de­ce­nas de es­ta­cio­nes del im­pre­sio­nan­te Me­tro de la ca­pi­tal. Tam­bién hay re­tra­tos pin­ta­dos de Le­nin y mu­ra­les co­mu­nis­tas a la vis­ta de to­dos.

Via­jar a Mos­cú es una in­vi­ta­ción a in­ten­tar en­ten­der la his­to­ria des­de un te­rri­to­rio que a lo lar­go de los si­glos ha si­do cla­ve en el mun­do. Y lo si­gue sien­do. Des­de los za­res has­ta los lí­de­res bol­che­vi­ques, pa­san­do por la ge­ne­ra­ción en­car­ga­da de di­ge­rir el de­rrum­be so­cia­lis­ta, Ru­sia ha si­do un Es­ta­do pro­ta­go­nis­ta de su tiem­po, y de eso ha­blan mu­chas de sus es­qui­nas. Los aman­tes de la his­to­ria del si­glo XX dis­fru­ta­rán mu­chí­si­mo ca­mi­nar por esas ca­lles que, lue­go de ser el es­ce­na­rio de una re­vo­lu­ción de sue­ños so­cia­lis­tas, aún ema­nan ideo­lo­gía.

Mos­cú, sím­bo­lo del le­ga­do de po­de­ro­sos za­res, de épi­cos triun­fos mi­li­ta­res so­bre los más te­mi­bles ejér­ci­tos eu­ro­peos y de sue­ños so­cia­lis­tas he­chos tri­zas.

S. PANZL

Pin­tu­ra que re­cuer­da la ba­ta­lla de Ber­lín, en el Mu­seo la Gran Gue­rra Pa­trió­ti­ca.

La Ca­te­dral de San Ba­si­lio, un tem­plo or­to­do­xo en Mos­cú

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.