La ciu­dad doc­ta y gor­da

Bo­lo­nia, en Ita­lia, una de las ur­bes me­die­va­les me­jor con­ser­va­das, tie­ne la uni­ver­si­dad más an­ti­gua del mun­do, un gran patrimonio his­tó­ri­co y una pin­to­res­ca gas­tro­no­mía

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - PE­DRO DUTOUR twit­ter.com/@pe­dro­du­tur

Bo­lo­nia no sue­le es­tar den­tro de los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos tra­di­cio­na­les. Pe­ro bien va­le la pe­na te­ner­la en cuen­ta y to­mar­se un tiem­pi­to pa­ra co- no­cer­la. Es­ta ciu­dad de la re­gión de Emi­lia-Ro­ma­ña, en el nor­te de Ita­lia y con ca­si 400 mil ha­bi­tan­tes, es una de las ur­bes me­die­va­les me­jor con­ser­va­das y po­see el se­gun­do cas­co an­ti­guo de esa épo­ca más gran­de de Eu­ro­pa, des­pués del de Ve­ne­cia.

En ella se fun­dó en 1088 la pri­me­ra uni­ver­si­dad del mun­do oc­ci­den­tal, es se­de de las fá­bri­cas de au­tos Lam­borg­hi­ni y de mo- tos Du­ca­ti, ha si­do cla­ve pa­ra los mo­vi­mien­tos obre­ros eu­ro­peos y, co­mo to­do lu­gar ita­liano que se pre­cie de tal, des­ta­ca en el sec­tor gas­tro­nó­mi­co. De Bo­lo­nia son ori­gi­na­rios, por ejem­plo, la mor­ta­de­la, la ta­glia­te­lle y los tor­te­lli­nis.

La ciu­dad es tam­bién co­no­ci­da por sus to­rres, a tal pun­to que du­ran­te el me­dioe­vo era lla­ma­da –ade­más de doc­ta, por la uni­ver­si­dad, y de gras­sa (gor­da), por la co­mi­da– co­mo la to­rrea­da. Cons­trui­das en los si­glos XII y XIII, nu­me­ro­sas to­rres pu­lu­la­ron en to­da su ex­ten­sión y en la ac­tua­li­dad se con­ser­van unas po­cas. Las más fa­mo­sas son las dos to­rres que se ubi­can en el cen­tro, le Due To­rri, la Ga­ri­sen­da y la Asi­ne­lli, es­ta úl­ti­ma la más al­ta con 98 me­tros y 498 es­ca­lo­nes.

Am­bas tie­nen una in­cli­na­ción res­pec­to a la ver­ti­cal y pue­den ser vis­tas des­de cual­quier pun­to de la ciu­dad. Su­bir la Asi­ne­lli es una gran ex­pe­rien­cia, ade­más de can­sa­do­ra, por su­pues­to. En lo al­to tie­ne un mi­ra­dor y ofre­ce una vis­ta es­pec­ta­cu­lar de Bo­lo­nia, que se des­plie­ga a sus pies con el pre­do­mi­nan­te co­lor te­rra­co­ta de los te­ja­dos .

Allí cer­ca el ca­mi­nan­te se to­pa con la Piaz­za Mag­gio­re, en la que no

so­lo es­tá el pa­la­cio co­mu­nal, sino tam­bién la im­po­nen­te Ba­sí­li­ca de San Pe­tro­nio, de­di­ca­da al pa­trón de la ur­be, y cons­trui­da en­tre el si­glo XIV y XV. Sus 132 me­tros de lar­go, 60 de an­cho y una al­tu­ra de la cú­pu­la de 45 me­tros ha­cen de ella la quin­ta iglesia más gran­de del mun­do. Im­pre­sio­na el ta­ma­ño de la fa­cha­da –aún in­com­ple­ta–, ade­más de su es­ti­lo y ar­qui­tec­tu­ra, de pre­emi­nen­cia gó­ti­ca.

La al­tu­ra de las na­ves y los gran­des vi­tra­les ha­cen que el es­pa­cio in­te­rior se vea muy lu­mi­no­so y am­plio. Si se lle­ga­ra a en­con­trar con mu­chos tu­ris­tas ali­nea­dos mi­ran­do al pi­so, no se sor­pren­da. Es­tán con­tem­plan­do la lí­nea me­ri­dia­na, un re­loj de sol, con­si­de­rad el más gran­de del pla­ne­ta. El as­tró­no­mo Gian Do­me­ni­co Cas­si­ni la di­se­ñó en 1655, y re­co­rre 66 me­tros del sue­lo del tem­plo.

Por­ti­ca­da

Por una de las en­tra­das de la pla­za ma­yor lu­ce la fuen­te de Nep­tuno, ter­mi­na­da en 1565; al­ta, im­po­nen­te, ele­gan­te. Pa­ra su cons­truc­ción se ti­ró aba­jo una cua­dra en­te­ra. Es tan gran­de que los bo­lo­ñe­ses le di­cen Il Gi­gan­te. En­fren­te se yer­gue la bi­blio­te­ca pú­bli­ca Sa­la­bor­sa, an­tes Pa­laz­zo d’Ac­cur­sio, en el que ejer­cía el gobierno lo­cal. No du­de en en­trar. Son de esos si­tios que sor­pren­den por el buen gus­to, lo bien que pa­re­cen fun­cio­nar, por lo agra­da­ble de sus pa­si­llos.

Con su es­truc­tu­ra mo­der­nis­ta, de hie­rro fun­di­do y vi­drio del si­glo XIX, don­de un pi­so de cris­tal ex­po­ne ca­pas de an­ti­guos asen­ta­mien­tos, cuen­ta con áreas mul­ti- me­dia que ex­hi­ben no so­lo li­bros sino tam­bién au­dio­li­bros, vi­deos, dia­rios, re­vis­tas, ma­pas y ban­cos de da­tos, y has­ta ma­que­tas de la ciu­dad.

Que nun­ca fal­te me­ro­dear por las zo­nas ad­ya­cen­tes, lle­nas de ca­lles em­pe­dra­das, múl­ti­ples res­tau­ran­tes, pla­zas en­can­ta­do­ras, pa­la­cios va­rios, iglesias por do­quier, in­nu­me­ra­bles mu­seos y ga­le­rías, edi­fi­cios con am­plias en­tra­das a los pa­tios in­te­rio­res.

Co­mo bue­na ur­be an­ti­gua, con­ta­ba con mu­ra­llas que la ro­dea­ban. Hoy que­dan al­gu­nos ves­ti­gios de ellas pe­ro sí se con­ser­van, y muy bien, las di­fe­ren­tes en­tra­das –puer­tas que se ase­me­jan a las de los cas- ti­llos– por don­de se in­gre­sa­ba a la zo­na ur­ba­na.

Bo­lo­nia tam­bién ha si­do co­no­ci­da co­mo la por­ti­ca­da. Es que en ella se dis­tri­bu­yen 37 ki­ló­me­tros de pór­ti­cos en el cas­co an­ti­guo –unos 50 ki­ló­me­tros en to­da la ciu­dad–, con el pór­ti­co de San Lu­ca co­mo el más lar­go del mun­do con sus 3.500 me­tros de lon­gi­tud y sus 666 ar­ca­das, des­de la Puer­ta de Za­ra­go­za has­ta la Iglesia de San Lu­ca. Ca­mi­nar por Bo­lo­nia es ha­cer­lo de­ba­jo de los pór­ti­cos cons­tan­te­men­te; ca­si no se en­cuen­tran ve­re­das que no es­tén re­cu­bier­tas por es­ta ar­qui­tec­tu­ra.

La doc­ta

¿Y por qué la doc­ta? Es que allí na­ció la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia, la más an­ti­gua del mun­do oc­ci­den­tal con 930 años, y que ins­pi­ró a otras de Eu­ro­pa, co­mo la de Ox­ford, Pa­rís o Sa­la­man­ca. Hoy en sus au­las es­tu­dian unos 100 mil es­tu­dian­tes re­par­ti­dos en 23 fa­cul­ta­des y la se­de cen­tral ac­tual se ubi­ca al no­res­te del cen­tro.

Pe­ro el edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co –que fun­cio­nó en­tre 1563 y 1803–, de dos pi­sos, se en­cuen­tra un po­co más me­ti­do en el rui­do, cer­cano a la Piaz­za Mag­gio­re, y no es vi­si­ble a la dis­tan­cia; que­da ca­mu­fla­do en­tre los pór­ti­cos y a él se lle­ga por una en­tra­da muy pa­re­ci­da a cual­quier otra. Lle­va­ba el nom­bre de Ar­chi­gin­na­sio de Bo­lo­nia y en nues­tros días al­ber­ga la Bi­blio­te­ca Co­mu­nal del Ar­chi­gin­na­sio. Des­ta­ca el pa­tio in­te­rior em­pe­dra­do de bue­nas di­men­sio­nes y so­bre uno de los la­dos se le­van­ta una to­rre con re­loj y cam­pa­na­rio, que co­rres­pon­de a la an­ti­gua iglesia de San­ta Ma­ria dei Bul­ga­ri. Al­re­de­dor, en la plan­ta baja, ga­le­rías con 30 ar­cos por­ti­ca­dos dis­tri­bui­dos en los cua­tro cos­ta­dos y ven­ta­na­les en el pi­so su­pe­rior. Por to­dos la­dos, co­mo pla­ga, pe­ga­dos uno al la­do del otro, se amon­to­nan es­cu­dos de ar­mas –pin­ta­dos y es­cul­pi­dos en pa­re­des y te­chos– de las fa­mi­lias de los es­tu­dian­tes que pa­sa­ron por la uni­ver­si­dad.

Por mo­men­tos pa­re­ce des­pro­li­jo, pe­ro re­sul­ta muy pin­to­res­co. Pa­sar por sus au­las era lo más pres­ti­gio­so que ha­bía y, bueno, ha­bía que de­jar­lo en evi­den­cia. Ese com­ple­jo he­rál­di­co po­see 7.000 es­cu­dos de ar­mas.

Es­te cen­tro edu­ca­ti­vo pre­sen­ta dos es­ca­le­ras prin­ci­pa­les que con­du­cen a la plan­ta de arri­ba, don­de se im­par­tían las cla­ses. Se subían esos es­ca­lo­nes se­gún lo que apli­ca­ras. Los ju­ris­tas, los que es­tu­dia­ban de­re­cho ci­vil y ca­nó­ni­co, con­ta­ban con una es­ca­le­ra ex­clu­si­va pa­ra ellos que los con­du­cían a sus sa­lo­nes. La otra es­ca­le­ra era pa­ra el res­to de los alum­nos, los lla­ma­dos ar­tis­tas, los es­tu­dio­sos de me­di­ci­na, fi­lo­so­fía, arit­mé­ti­ca, as­tro­no­mía, ló­gi­ca, re­tó­ri­ca, gra­má­ti­ca y teo­lo­gía.

Los que se­guían me­di­ci­na te­nían la suer­te de asis­tir a cla­ses en el tea­tro ana­tó­mi­co, una pre­cio­sa sa­la cons­trui­da en for­ma de an­fi­tea­tro re­cu­bier­ta com­ple­ta­men­te con ma­de­ra de abe­to, con te­cho ador­na­do de ca­se­to­nes y decorada en sus cos­ta­dos con es­ta­tuas, co­mo las de Hi­pó­cra­tes y Ga­leno, una al la­do de la otra. El es­pa­cio es pre­si­di­do por una cátedra, don­de se sen­ta­ba el pro­fe­sor; y en el me­dio, una ca­ma de már­mol don­de se co­lo­ca­ban los cuer­pos hu­ma­nos pa­ra el estudio de la anato­mía. Va­le la pe­na pa­gar los € 3 que co­bran por in­gre­sar a es­ta sa­la.

Des­pués de to­do es­to, bien me­re­ce sen­tar­se en cual­quier res­tau­ran­te y pe­dir una pi­ca­da de mor­ta­de­la y que­so par­mi­giano reg­giano, se­guir con unos tor­te­lli­nis a la bo­lo­ñe­sa o ta­glia­te­lle al ra­gú, y ter­mi­nar con un de­li­cio­so ti­ra­mi­sú o un buen ge­la­to. Y to­do bien re­ga­do con un vino lam­brus­co o san­gio­ve­se. La dol­ce vi­ta.

Ca­lles em­pe­dra­das y pla­zas en­can­ta­do­ras en la ciu­dad de los pór­ti­cos

Pór­ti­co de San Lu­ca. El más lar­go del mun­do, del que se te­jen va­rias le­yen­das so­bre su ori­gen, cons­ta de 666 ar­cos y 15 ca­pi­llas del Ro­sa­rio. Es una ar­qui­tec­tu­ra de la baja Edad Me­dia.

Ba­sí­li­ca de San Pe­tro­nio. Es la iglesia prin­ci­pal de Bo­lo­nia, en la Pla­za Ma­yor de la ciu­dad y el quin­to tem­plo más gran­de del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.