Tu­ris­mo con his­to­ria

Pro­ra, a ori­llas de una is­la en Ale­ma­nia, un lu­gar de re­creo pa­ra obre­ros du­ran­te el na­zis­mo, se trans­for­mó en un des­tino idí­li­co pa­ra las va­cio­nes en fa­mi­lia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Noticias - SERGIO MO­LI­NA

Ao­ri­llas de la nor­te­ña is­la de Rü­gen, en Ale­ma­nia, se al­za Pro­ra, un com­ple­jo tu­rís­ti­co de 4,5 ki­ló­me­tros de lar­go cons­trui­do pa­ra al­ber­gar has­ta 20 mil obre­ros du­ran­te la épo­ca del na­zis­mo y re­con­ver­ti­do aho­ra en des­tino idí­li­co pa­ra las va­ca­cio­nes en fa­mi­lia.

En una zo­na en la que con­flu­yen pi­na­res con lar­gas pla­yas de are­na blan­ca, la lar­ga fran­ja de edi­fi­cios con com­ple­jos ho­te­le­ros co­no­ci­da co­mo Pro­ra fue de­cla­ra­da en 1994 Patrimonio Na­cio­nal ale­mán por su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca ba­jo el ré­gi­men de Hitler y dé­ca­das pos­te­rio­res.

Pro­ra fue idea­da co­mo zo­na de re­creo y des­can­so pa­ra las fa­mi­lias obre­ras por el sin­di­ca­to na­cio­nal­so­cia­lis­ta Fuer­za a Tra­vés de la Ale­gría, que en­tre 1933 y 1945 se ocu­pó de la vi­gi­lan­cia, es­truc­tu­ra y uni­for­mi­dad del tiem­po li­bre de la población ale­ma­na.

De es­te mo­do, y me­dian­te la cons­truc­ción del com­ple­jo tu­rís­ti­co, el ré­gi­men na­zi pre­ten­día ga­ran­ti­zar­se la fi­de­li­dad de la cla­se obre­ra ale­ma­na a la vez que la mo­ti- va­ba a se­guir tra­ba­jan­do du­ro pa­ra pre­ser­var el sis­te­ma.

Hoy, sin em­bar­go, los com­ple­jos ho­te­le­ros o los apar­ta­men­tos de lu­jo pug­nan por subs­ti­tuir a los edi­fi­cios de aca­ba­dos clá­si­cos y co­lo­res gri­ses ca­rac­te­rís­ti­cos de la épo­ca na­cio­nal­so­cia­lis­ta.

Ul­rich Busch, hi­jo del cé­le­bre can­tan­te y ac­tor co­mu­nis­ta Ernst Busch, que par­ti­ci­pó en la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la del la­do de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les, es uno de los res­pon­sa­bles de es­te la­va­do de ca­ra de la zo­na tu­rís­ti­ca.

“Me pre­gun­ta­ba a me­nu­do qué po­día ha­cer­se con Pro­ra”, ase­gu­ra el pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio Busch y res­pon­sa­ble de la mar­ca Pro­ra So­li­tai­re, que hoy da nom­bre al conjunto de apar­ta­men­tos ho­te­le­ros que ocu­pan el blo­que II del gi­gan­te ar­qui­tec­tó­ni­co.

Busch, que pre­sen­tó una so­li­ci­tud en 2004 pa­ra la ad­qui­si­ción de blo­ques en po­se­sión del Es­ta­do ale­mán con el ob­je­ti­vo de edi­fi­car apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, aca­ba­ría ha­cién­do­se car­go de la reha­bi­li­ta­ción de un to­tal de 350 apar­ta­men­tos, 130 de los cua­les es­tán en un apart­ho­tel.

Los 350 apar­ta­men­tos que reha­bi­li­ta forman par­te del blo­que II de la enor­me cons­truc­ción, que se com­po­ne de otros sie­te blo­ques, don­de otras em­pre­sas tra­ba­jan en su trans­for­ma­ción.

El com­ple­jo, cu­yo di­se­ño ha­bía si­do pre­mia­do en 1937 con el Grand Prix en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, se con­vir­tió en un cuar­tel du­ran­te la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na y tras la Reuni­fi­ca­ción pa­só a car­go de la Bun­des­wehr, el ejér­ci­to fe­de­ral ale­mán.

Con el tiem­po, Pro­ra se ha­bía con­ver­ti­do en un conjunto de edi­fi­cios “en des­com­po­si­ción”, re­cuer­da Busch hi­jo, “un si­tio som­brío y gris”, so­bre el que mu­chos pen­sa­ban “que era de­ma­sia­do gran­de u ho­rro­ro­so y que no en­ca­ja­ba”.

Po­co que­da hoy de esos blo­ques mo­nó­to­nos y aban­do­na­dos, en el que los en­tre­na­mien­tos mi­li­ta­res die­ron pa­so a los in­ver­so­res, y los apar­ta­men­tos, las zo­nas de com­pras o los áti­cos con vis­tas a una pla­ya de sie­te ki­ló­me­tros sin la pre­sen­cia de la es­vás­ti­ca.

WI­KI­PE­DIA

La is­la de Rü­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.