El la­be­rin­to de Ar­me­nia

Los tú­ne­les rea­li­za­dos en el sub­sue­lo de una ca­sa en el pue­blo de Arinj –so­lo con ayu­da de he­rra­mien­tas ma­nua­les– se con­vir­tió en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - MARIAM HARUTYUNYAN

Cuan­do To­sia Gha­ri­bian le pi­dió a su ma­ri­do que le hi­cie­ra una bo­de­ga pa­ra con­ser­var las pa­ta­tas no po­día ima­gi­nar que ex­ca­va­ría to­do un la­be­rin­to sub­te­rrá­neo, hoy una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de Ar­me­nia.

Du­ran­te más de 23 años, Le­von Ara­ke­lian per­fo­ró una red de salas y tú­ne­les en la tie­rra ocre de­ba­jo de su ca­sa de Arinj, un pue­blo de 6.000 ha­bi­tan­tes cer­ca de Ere­ván.

Ca­da día tra­ba­ja­ba du­ran­te más de 18 ho­ras, y so­lo ha­cía una pau­sa pa­ra una sies­ta an­tes de re­gre­sar a su dé­da­lo. “Dis­cu­tí mu­cho con él, pe­ro se ob­se­sio­nó con su ob­je­ti­vo”, re­cuer­da To­sia.

“Nun­ca di­bu­jó nin­gún plano, so­lía de­cir­nos que veía en sus sueños lo que te­nía que ha­cer a con­ti- nua­ción”, ex­pli­ca y pre­ci­sa que su es­po­so es­ta­ba con­ven­ci­do de es­tar “guia­do por el cie­lo”.

Le­von ex­ca­vó a más de 21 me­tros de pro­fun­di­dad un la­be­rin­to de 280 me­tros cua­dra­dos, ayu­dán­do­se so­lo de he­rra­mien­tas ma­nua­les y sa­can­do con cu­bos el equi­va­len­te a 600 ca­mio­nes de es­com­bros, ase­gu­ra To­sia.

Aun­que la pri­me­ra ca­pa del sub­sue­lo es­ta­ba com­pues­ta de pie­dras ne­gras de ba­sal­to, Le­von rá­pi­da­men­te lle­gó a las pie­dras de ti­za mi­cá­cea, más po­ro­sas y fá­ci­les de pi­car.

En 2008, cuan­do con­si­guió unir los dos ex­tre­mos del úl­ti­mo tú­nel, Le­von fa­lle­ció a los 67 años de un ata­que al co­ra­zón.

Tras en­viu­dar, To­sia de­ci­dió sa­car par­ti­do al ex­tra­ño pa­tri­mo­nio que le de­jó su ma­ri­do.

Vi­si­tan­tes de to­do el mun­do se des­pla­zan aho­ra a Arinj pa­ra des­cu­brir el la­be­rin­to “di­vino” de Le­von. Cier­tos días, au­to­bu­ses car­ga­dos de tu­ris­tas ha­cen el tra­yec­to has­ta la ca­sa, la úni­ca atrac­ción del pue­blo.

Guia­dos por To­sia por las gla­cia­les y si­len­cio­sas ga­le­rías, los vi­si­tan­tes pro­fie­ren gri­tos de ad­mi­ra­ción al des­cu­brir que Le­von de­co­ró las salas con ja­rro­nes y has­ta un al­tar, y gra­bó en las pa­re­des mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos que re­cuer­dan a los de las igle­sias de Ar­me­nia.

La luz de las ve­las en el re­co­rri­do aña­de en­can­to a la vi­si­ta.

“En es­te lu­gar in­creí­ble uno se da cuen­ta de cuán ili­mi­ta­das son las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y es­pi­ri­tua­les de una per­so­na”, di­ce Mi­lad, un tu­ris­ta de 29 años ori­gi­na­rio de Irán.

Pa­ra ren­dir ho­me­na­je a la la­bor ti­tá­ni­ca de su ma­ri­do, To­sia cons­tru­yó un pe­que­ño mu­seo en su ho­nor al cum­plir­se 10 años de su muer­te. Si­tua­do en el cen­tro del pue­blo, re­pre­sen­ta la cons­truc­ción del la­be­rin­to.

To­sia ven­de tam­bién ta­zas, ca­mi­se­tas y de­lan­ta­les con la efi­gie de Le­von, cu­ya obs­ti­na­ción se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo pa­ra al­gu­nos ar­me­nios y tu­ris­tas.

A los 44 años, la hi­ja de Le­von, Arak­sia, re­cuer­da una in­fan­cia con un pa­dre apa­sio­na­do día y no­che por su pro­yec­to.

“Mi prin­ci­pal re­cuer­do de in­fan­cia –ex­pli­ca– es el rui­do sor­do del mar­ti­llo de mi pa­dre pro­ve­nien­te del só­tano du­ran­te la no­che”.

K. MINASYAN - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.