Por lo al­to

Qui­to es uno de los me­jo­res des­ti­nos tu­rís­ti­cos de Su­da­mé­ri­ca; los vi­si­tan­tes se enamo­ran de los te­so­ros na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les de una ciu­dad que es pa­tri­mo­nio mun­dial

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

La ciu­dad si­tua­da a 2.800 me­tros so­bre el ni­vel del mar, ro­dea­da de vol­ca­nes, des­lum­bra por su be­lle­za na­tu­ral y por la pre­ser­va­ción de su pa­tri­mo­nio, tan­to que su cen­tro his­tó­ri­co fue de­cla­ra­do co­mo el me­jor con­ser­va­do de Amé­ri­ca La­ti­na. La re­co­men­da­ción es, jus­ta­men­te, em­pe­zar por la Pla­za Gran­de, el co­ra­zón de Qui­to, en­tre los mo­nu­men­tos y la gen- En el cen­tro de la pla­za es­tá el Mo­nu­men­to a la In­de­pen­den­cia y en­fren­te se en­cuen­tra el Pa­la­cio de Ca­ron­de­let (Pa­la­cio de Go­bierno). El pa­la­cio al­ber­ga un bello mu­ral del ar­tis­ta in­sig­nia ecuatoriano Oswaldo Gua­ya­sa­mín, ade­más de obras de di­fe­ren­tes ar­tis­tas lo­ca­les. Otro de los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos del lu­gar es la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na, una de las más an­ti­guas de Su­da­mé­ri­ca y, co­mo ade­más es mu- seo, con­tie­ne ob­je­tos de la vi­da cotidiana, po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa y ar­tís­ti­ca de la ciu­dad. El Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal es otro de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos de im­por­tan­cia en la Pla­za Gran­de, ade­más de fun­cio­nar co­mo un pe­cu­liar lu­gar de reunión de los qui­te­ños y sus vi­si­tan­tes. En lo ofi­cial es la se­de de la au­to­ri­dad re­li­gio­sa y la re­si­den­cia del Obis­po; en lo do­més­ti­co, par­te del edi­fi­cio fun­cio­na co­mo un área de res­tau­ran­tes, ca­fe­te­rías y tien­das de ar­te­sa­nos. Com­ple­ta el con­jun­to de edi­fi­cios his­tó­ri­cos el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal.

Si­guien­do el ca­mino his­tó­ri­co des­de la pla­za se lle­ga a la ca­lle García Mo­reno, co­no­ci­da co­mo la ca­lle de las Sie­te Cru­ces, de­bi­do a que pa­sa por de­lan­te de sie­te igle­sias; so­bre es­ta mis­ma se en­cuen­tra la lla­ma­da Com­pa­ñía de Je­sús, un tem­plo que se dis­tin­gue por su enor­me be­lle­za ba­rro­ca y de­co­ra- cio­nes en oro. Otros mo­nu­men­tos de in­te­rés son la Igle­sia y Con­ven­to de Santo Do­min­go, en el cen­tro his­tó­ri­co, so­bre la Pla­za de Santo Do­min­go. De aquí se ac­ce­de a la ca­lle Juan de Dios Morales, mu­cho más co­no­ci­da co­mo la ca­lle de la Ron­da. Es un lu­gar ideal pa­ra vi­si­tar por la no­che, cuan­do abren sus lo­ca­te.

les, res­tau­ran­tes, ca­fés li­te­ra­rios, ar­te­sa­nos, y de­más. Aquí tam­bién es­tá la Ca­sa de las Ar­tes, don­de se fo­men­tan las di­fe­ren­tes manifestaciones ar­tís­ti­cas lu­ga­re­ñas, so­bre to­do de mú­si­ca.

La Pla­za de San Fran­cis­co es la más gran­de de Qui­to, y lu­gar de en­cuen­tro de lo­ca­les, en ella se en­cuen­tra el mo­nas­te­rio del mis­mo nom­bre. Otra de las her­mo­sas pla­zas del cas­co his­tó­ri­co es la pla­za de San Blas, cu­ya igle­sia es uno de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos más an­ti­guos y de gran be­lle­za de Qui­to. Y si de be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca se tra­ta, la Ba­sí­li­ca del Vo­to Na­cio­nal es uno de los edi­fi­cios im­per­di­bles; de es­ti­lo neo­gó­ti­co, tan­to por fue­ra co­mo por den­tro va­le la vi­si­ta. Den­tro se en­cuen­tra el pan­teón de los Je­fes de Es­ta­do. Por la no­che es un es­pec­tácu­lo ver­la ilu­mi­na­da.

Una al­ter­na­ti­va pa­ra la no­che es acu­dir a la Pla­za Foch, en el ba­rrio La Ma­ris­cal. Es­te es el lu­gar pa­ra di­ver­tir­se, to­mar al­go, co­mer y bai­lar. To­do co­mien­za en la pla­za Foch y se ex­tien­de a sus ca­lles pe­ri­fé­ri­cas. En es­ta zo­na otra va­rian­te in­tere­san­te es al­mor­zar en el Mer­ca­do de San­ta Cla­ra, una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra in­ter­ac­tuar con los lo­ca­les y de­gus­tar un de­li­cio­so pla­to tí­pi­co.

El Par­que la Ca­ro­li­na, una her­mo­sa área ver­de, con la­go ar­ti­fi- cial don­de ha­cer de­por­te, pa­sear, ha­cer píc­nic y un po­co de vi­da al ai­re li­bre.

No se pue­de aban­do­nar Qui­to sin vi­si­tar la Ca­pi­lla del Hom­bre. Oswaldo Gua­ya­sa­mín –men­cio­na­do por su obra en el Pa­la­cio de Go­bierno, es el ar­tis­ta ecuatoriano más re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial– re­fle­xio­nó acer­ca de que el hom­bre siem­pre ha­bía cons­trui­do ca­pi­llas pa­ra los dio­ses, pe­ro nun­ca ha­bía de­di­ca­do una al pro­pio hom­bre. No lle­gó a ver fi­na­li­za­da su obra, mu­rió tres años an­tes, pe­ro hoy es uno de los im­per­di­bles si quie­re co­no­cer­se una par­te im­por­tan­te del es­pí­ri­tu de la ciu­dad.

Vol­ca­nes

Qui­to, una de las ciu­da­des más al­tas del mun­do, tie­ne co­mo gran­des pro­ta­go­nis­tas los vol­ca­nes que la ro­dean. Un clá­si­co es to­mar el te­le­fé­ri­co que as­cien­de por el vol­cán Ru­cu Pi­chin­cha, y lle­ga has­ta los 4.000 me­tros de al­tu­ra. Una de las ac­ti­vi­da­des que se pro­po­nen al lle­gar arri­ba es ha­cer una ca­bal­ga­ta; otros, par­tien­do des­de la es­ta­ción del te­le­fé­ri­co, ini­cian una ca­mi­na­ta has­ta la ci­ma del vol­cán, que pue­de lle­var un día de du­ra­ción y de gran desafío fí­si­co.

A mi­nu­tos de Qui­to se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal Co­to­pa­xi, uno de los más vi­si­ta­dos. Con una cum­bre a ca­si 6.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar la ima­gen es­tre­me­ce. Se pue­de re­co­rrer el par­que y sus di­fe­ren­tes áreas, o em­pren­der el as­cen­so has­ta lle­gar a un re­fu­gio a ca­si 5.000 me­tros de al­tu­ra. Otro de los atrac­ti­vos na­tu­ra­les es el vol­cán Pu­lu­lahua, tam­bién a mi­nu­tos de la ciu­dad, en cu­yo crá­ter se for­mó una lla­nu­ra y se ins­ta­ló una co­mu­ni­dad (la úl­ti­ma erup­ción fue ha­ce 2.500 años). Se pue­de vi­si­tar el pue­bli­to, o em­pren­der la ca­mi­na­ta ha­cia den­tro del crá­ter, in­clu­so a ca­ba­llo, no so­lo pa­ra ad­mi­rar es­ta obra de la na­tu­ra­le­za a la que se su­ma una re­ser­va na­tu­ral pro­te­gi­da, con cien­tos de es­pe­cies del reino ani­mal y ve­ge­tal.

Es im­por­tan­te pa­ra to­das es­tas vi­si­tas te­ner cla­ras las con­di­cio­nes fí­si­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer las re­co­rri­das, así co­mo la in­du­men­ta­ria y cal­za­do de mon­ta­ña, y siem­pre lle­var se­gu­ro de asis­ten­cia en via­je. La al­tu­ra y la fal­ta de oxí­geno es una va­ria­ble a to­mar muy en cuen­ta en Qui­to, in­clu­so pa­ra quie­nes so­lo per­ma­nez­can en la ciu­dad y no se aven­tu­ren a as­cen­der a los vol­ca­nes.

Los vol­ca­nes son un gran atrac­ti­vo de Qui­to, una de las ciu­da­des más al­tas del mun­do

Pla­za San Fran­cis­co. Es la más gran­de de la ca­pi­tal ecua­to­ria­na, don­de se en­cuen­tra el mo­nas­te­rio del mis­mo nom­bre.

FLICKR

La vir­gen de Qui­to po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo vir­gen del Pa­ne­ci­llo.

Neo­gó­ti­ca. La Ba­sí­li­ca del Vo­to Na­cio­nal con su im­per­di­ble es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co, es un es­pec­tácu­lo ver­la ilu­mi­na­da en la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.