La cri­sis del sar­ga­zo

Preo­cu­pa en Mé­xi­co la al­te­ra­ción del agua en el bal­nea­rio de Can­cún por una ma­si­va in­va­sión de una ma­cro­al­ga de­bi­do al au­men­ta­do la con­ta­mi­na­ción

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

El ca­rac­te­rís­ti­co azul tur­que­sa de las aguas del bal­nea­rio de Can­cún y de ca­si to­da la Ri­vie­ra Ma­ya, en el Ca­ri­be me­xi­cano, ha si­do al­te­ra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas por un ma­si­vo e inusual arri­bo de sar­ga­zo, una ma­cro­al­ga que ha im­pues­to una man­cha ma­rrón a las otro­ra pa­ra­di­sía­cas pla­yas.

La al­te­ra­ción al pai­sa­je de una de las zo­nas con ma­yor atrac­ti­vo tu­rís­ti­co en Mé­xi­co y en el mun­do ha pro­vo­ca­do que los tu­ris­tas em­pie­cen a va­lo­rar otros des­ti­nos an­tes que un via­je a Can­cún.

“El atrac­ti­vo pa­ra es­te tu­ris­mo son los ma­res azul tur­que­sa y la are­na blan­ca”, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta Bri­git­ta Ine Van Tus­sen­broek, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Mar y Lim­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

Pe­ro “si los tu­ris­tas so­lo ven pla­yas con to­ne­la­das de ma­te­ria or­gá­ni­ca en des­com­po­si­ción con ma­los olo­res, no van a re­gre­sar”, aña­dió la ex­per­ta.

Con la per­tur­ba­ción en el pai­sa­je que ha cau­sa­do el sar­ga­zo, el pro­ble­ma pa­ra la en­ti­dad y la re­gión no es un asun­to me­nor.

La Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo del su­ro­rien­tal es­ta­do de Quintana Roo (Se­de­tur), don­de se ubi­ca la Ri­vie­ra Ma­ya, in­di­có que re­ci­bió a 16,9 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en 2017, un au­men­to del 5,3% res­pec­to de 2016.

Esa can­ti­dad de vi­si­tan­tes de­jó una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de unos 8.810 mi­llo­nes de dó­la­res, un cre­ci­mien­to de 2,4% in­ter­anual.

El or­ga­nis­mo se­ña­ló que a pe­sar de es­ta pro­ble­má­ti­ca, en la ac­tual tem­po­ra­da va­ca­cio­nal de ve­rano la ocu­pa­ción ho­te­le­ra en Quintana Roo fue en pro­me­dio de 90%, mien­tras que en 2017 ha­bía si­do de 82,77%.

An­te la emer­gen­cia, el fun­cio­na­rio se­ña­ló que el go­bierno de Mé­xi­co in­ten­ta­rá des­viar el sar­ga­zo ha­cia al­ta­mar pa­ra pre­ve­nir su arri­bo a las cos­tas.

Por aho­ra, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es­pe­cia­lis­tas han es­ti­ma­do que los ho­te­les de Quintana Roo gas­tan al mes 1 mi­llón de pe­sos (unos US$ 52.870) pa­ra re­ti­rar el sar­ga­zo de las pla­yas, que ha­cen prác­ti­ca­men­te de for­ma ma­nual.

An­te la gra­ve­dad del pro­ble- ma, el go­bierno me­xi­cano, tras una reunión con au­to­ri­da­des de la Se­mar­nat, de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo y de un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), acor­dó im­ple­men­tar me­di­das.

La pre­sen­cia del sar­ga­zo en las pla­yas es un in­di­ca­dor de la cre­cien­te con­ta­mi­na­ción y au­men­ta has­ta en 100 ve­ces los da­ños cau­sa­dos di­rec­ta­men­te por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na en los ma­res y cos­tas ca­ri­be­ñas, en don­de hay asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res y ma­los tra­ta­mien­tos de aguas ne­gras y gri­ses.

Se­gún es­pe­cia­lis­tas de la UNAM, si la in­va­sión de la ma­cro­al­ga no se atien­de pron­to po­dría con­ver­tir­se en un “desas­tre eco­ló­gi­co” de gran­des di­men­sio­nes y pon­dría en ries­go la in­dus­tria tu­rís­ti­ca de la re­gión, ya que su prin­ci­pal atrac­ti­vo es­ta­rá man­cha­do.

VALDÉZ - EFE

La ma­cro­al­ga in­va­de las cos­tas de Can­cún a.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.