El reino de las nu­bes

Kué­lap, en Pe­rú, es la ma­yor ciu­dad de pie­dra de Su­da­mé­ri­ca, y sus rui­nas son un ves­ti­gio más an­ti­guo que Ma­chu Pic­chu, pe­ro no tan vi­si­ta­do por los tu­ris­tas

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - FER­NAN­DO GI­MENO EFE

Ala som­bra de la fa­ma mun­dial de Ma­chu Pic­chu, las rui­nas de Kué­lap, la ma­yor ciu­dad de pie­dra de Su­da­mé­ri­ca, aún re­ve­lan la mo­nu­men­ta­li­dad de la ca­pi­tal del “reino de las nu­bes”, un ves­ti­gio más an­ti­guo y gran­de que la cé­le­bre ciu­da­de­la in­ca pe­ro to­da­vía no tan ma­si­fi­ca­do pa­ra los tu­ris­tas.

Las nu­bes y la ne­bli­na sue­len des­li­zar­le por la fron­do­sa ve­ge­ta­ción sel­vá­ti­ca de es­ta par­te de los An­des pe­rua­nos en cu­yas cum­bres la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción Cha­cha­po­yas, nom­bre que sig­ni­fi­ca “hom­bres o gue­rre­ros de las nu­bes”, eri­gie­ron es­ta inex­pug­na­ble ciu­dad for­ti­fi­ca­da.

A Kué­lap, ubi­ca­da en la nor­te­ña re­gión de Ama­zo­nas, fron­te­ri­za con Ecua­dor, se le sue­le lla­mar “el Ma­chu Pic­chu del nor­te”, por su si­mi­lar ta­ma­ño, im­por­tan­cia y em­pla­za­mien­to con la ciu­da­de­la in­ca si­tua­da en la su­re­ña re­gión an­di­na de Cuz­co.

Sin em­bar­go, la ciu­dad for­ti­fi­ca­da de los Cha­cha­po­yas se asien­ta en mi­tad de una abrup­ta y ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía lle­na de ca­ño­nes y pre­ci­pi­cios a 3.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar, mu­cho más al­ta que Ma­chu Pic­chu, que se en­cuen­tra a una co­ta de unos 2.400 me­tros.

Ade­más, las dos es­tán se­pa­ra­das por unos 950 ki­ló­me­tros y por ca­si 900 años, pues Kué­lap fue eri­gi­da en el si­glo VI, ca­si un mi­le­nio an­tes que Ma­chu Pic­chu, lo que se apre­cia en el es­ti­lo cons­truc­ti­vo, más ar­cai­co que el de los in­cas, quie­nes eran ex­per­tos ta­lla­do­res de pie­dra.

La es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción de Kué­lap per­mi­tió a los cha­cha­po­yas, un pue­blo gue­rre­ro y hos­til, man­te­ner du­ran­te bas­tan­te tiem­po a los in­cas al mar­gen cuan­do es­tos lle­ga­ron a sus tie­rras, po­cos años an­tes del arri­bo al lu­gar de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les.

Lo con­si­guie­ron gra­cias a los im­po­nen­tes y me­ga­lí­ti­cos mu­ros so­bre los que se asien­ta la ciu­dad, unas de­fen­sas que en su par­te más al­ta al­can­zan los 20 me­tros de al­tu­ra, vi­si­bles des­de va­rios ki­ló­me­tros a la re­don­da.

La mu­ra­lla di­bu­ja un pe­rí­me­tro de sie­te hec­tá­reas con una lon­gi­tud má­xi­ma de 586 me­tros, ma­yor que Ma­chu Pic­chu, y un an­cho má­xi­mo de 110 me­tros.

Kué­lap so­lo tie­ne tres ac­ce­sos po­si­bles, tres es­tre­chas ram­pas que for­man ra­nu­ras en mi­tad de la mu­ra­lla por las que cual­quier in­tru­so no desea­do mo­ri­ría an­tes de lle­gar a su par­te fi­nal.

Una vez arri­ba se pue­de apre­ciar la par­te in­fe­rior de los mu­ros cir­cu­la­res de ca­si 500 ca­sas que ser­vían de vi­vien­da pa­ra una po­bla­ción de no me­nos de 3.500 per­so­nas, di­vi­di­das en ba­rrios o sec­to­res de cla­se al­ta y ba­ja.

Los ho­ga­res de los lí­de­res ve­ci­na­les de ca­da sec­tor se pue­den di­fe­ren­ciar por las ce­ne­fas rom­boi­des que dis­cu­rren por los mu- ros ex­ter­nos de unas vi­vien­das don­de en la ac­tua­li­dad ya no se pue­de apre­ciar el te­cho có­ni­co de pa­ja se­ca que las cu­bría.

Ac­tual­men­te, a la ca­pi­tal del “reino de las nu­bes” se pue­de lle­gar en el pri­mer te­le­fé­ri­co ins­ta­la­do en Pe­rú, un re­co­rri­do de cua­tro ki­ló­me­tros por un sobrecogedor pai­sa­je que per­mi­te sal­var un des­ni­vel de 1.000 me­tros en ape­nas 20 mi­nu­tos.

El te­le­fé­ri­co, ope­ra­ti­vo des­de ha­ce año y me­dio, lle­va a los tu­ris­tas ca­si has­ta el pie de las mis­mas rui­nas y evi­ta un tra­yec­to de ho­ra y me­dia por ca­mi­nos de tie­rra que ser­pen­tean las mon­ta­ñas des­de el mu­ni­ci­pio de Nue­vo Tin­go, el más cer­cano a las rui­nas.

Es­te có­mo­do me­dio de trans­por­te ha per­mi­ti­do que los vi­si­tan­tes a Kué­lap se tri­pli­quen en ape­nas un año, al pa­sar de los 45 mil anua­les a al­re­de­dor de 120 mil, aun­que su ob­je­ti­vo es lle­gar a los 300 mil tu­ris­tas al año, le­jos aún de la ma­si­fi­ca­ción que se pue­de en­con­trar en Ma­chu Pic­chu.

Co­mo Kué­lap hay tam­bién otras im­po­nen­tes ciu­da­des prehis­pá­ni­cas des­per­di­ga­das por el te­rri­to­rio pe­ruano le­jos del fo­co de Ma­chu Pic­chu.

Es el ca­so de Cho­que­qui­rao, otra ciu­da­de­la de los in­cas cons­trui­da en Cuz­co; o Chan Chan, la ma­yor ciu­dad de ba­rro de Amé­ri­ca, ca­pi­tal de los chi­mú, ubi­ca­da cer­ca de la nor­te­ña ciu­dad de Tru­ji­llo.

FO­TOS:F.GI­MENO - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.