Bru­se­las a to­do co­lor

La ca­pi­tal de Bél­gi­ca es­tu­vo ador­na­da con me­dio mi­llón de flo­res –pa­ra un even­to que se rea­li­za ca­da dos años–, con Mé­xi­co co­mo país pro­ta­go­nis­ta

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

La Grand-Pla­ce de Bru­se­las lu­ció du­ran­te cua­tro días ta­pi­za­da con me­dio mi­llón de flo­res en la XXI edi­ción de un even­to que ca­da dos años cu­bre de co­lo­ri­das plan­tas los ado­qui­nes de la pla­za más cé­le­bre de la ca­pi­tal bel­ga, y que es­te año tie­ne a Mé­xi­co co­mo país pro­ta­go­nis­ta.

La al­fom­bra flo­ral, que pu­do con­tem­plar­se des­de el jue­ves 16 has­ta el pa­sa­do do­min­go 19, es­tu­vo ins­pi­ra­da en tres cul­tu­ras del es­ta­do me­xi­cano de Gua­na­jua­to: la oto­mí, que ocu­pa la par­te cen­tral del mo­sai­co, la cul­tu­ra pu­ré­pe­cha y la chu­pí­cua­ro en los la­te­ra­les.

Las be­go­nias, las da­lias, la cor­te­za y el pas­to son los ele­men­tos fun­da­men­ta­les del ta­piz flo­ral que re­pre­sen­tan va­rios ele­men­tos de es­tas tres ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les, co­mo las aves o el fue­go.

La di­se­ña­do­ra del man­to de flo­res, Ana Ro­sa Agui­lar, ex­pli­có que se tra­tó de la pri­me­ra vez que per­mi­ten po­ner en la al­fom­bra un sím­bo­lo re­li­gio­so y, por ello, san Miguel Ar­cán­gel, el san­to pa­trono de Bru­se­las y de Urian­ga­to, se veía en las es­qui­nas su­pe­rio­res.

“La Grand-Pla­ce es el sue­ño de to­do al­fom­bris­ta, ya que es el es­ce­na­rio más gran­de en to­do el mun­do del ar­te efí­me­ro”, ex­pli­có la di­se­ña­do­ra que ya ha rea­li­za­do más de 30 al­fom­bras en Mé­xi­co y que ha for­ma­do par­te en even­tos in­ter­na­cio­na­les en otros paí­ses co­mo Es­pa­ña y Ja­pón.

La crea­ción bru­se­len­se ha si­do uno de los di­se­ños más di­fí­ci­les a rea­li­zar por­que fue muy pre­ci­so y en ella se em­plea­ron “mu­chos sím­bo­los de la cul­tu­ra me­xi­ca­na y mu­chos co­lo­res, pe­ro es lo que ha­ce que sea uno de los más bo­ni­tos”, ex­pli­có la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo de la ciu­dad, Ka­ri­ne La­lieux.

Tras el vis­to­so re­sul­ta­do vi­sual se es­con­den seis me­ses de tra­ba­jo, cuen­ta Agui­lar, a los que se su­ma el im­pul­so fi­nal de más de 100 vo­lun­ta­rios di­vi­di­dos en dos tur­nos que tra­ba­ja­ron des­de las tres de la ma­dru­ga­da del jue­ves 16 pa­ra lo­grar que a las 12 del me­dio­día la al­fom­bra es­tu­vie­ra lis­ta.

“Mé­xi­co plas­ma­do en Bru­se­las”, re­su­mió una vo­lun­ta­ria me­xi­ca­na, y aña­dió que se sen­tía or­gu­llo­sa de que Mé­xi­co fue­ra el pri­mer país la­ti­noa­me­ri­cano en par­ti­ci­par de es­te even­to que tie­ne lugar ca­da dos años en Bél­gi­ca.

Es­te pro­yec­to, desa­rro­lla­do por el go­bierno mu­ni­ci­pal de Urian­ga­to y el es­ta­tal de Gua­na­jua­to, con­tó con un pre­su­pues­to de cer­ca de unos € 138.554, y de otros € 50 mil por par­te de la ciu­dad de Bru­se­las.

Se es­ti­mó que en­tre 150 mil y 200 mil per­so­nas vi­si­ta­ron la Grand-Pla­ce y unas 25 mil el bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Bru­se­las, di­jo La­lieux.

Du­ran­te los cua­tro días que du­ró el even­to, los tu­ris­tas pu­die­ron co­no­cer más de cer­ca la cul­tu­ra me­xi­ca­na, a tra­vés de la mú­si­ca de ma­ria­chis y de ves­ti­men­tas tí­pi­cas del país, ex­pues­tas en el Ayun­ta­mien­to de Bru­se­las.

O. HOSLET - EFE

Las flo­res fue­ron pro­ta­go­nis­tas en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.