Tan­go en las mon­ta­ñas

Una ciu­dad de Mon­te­ne­gro –que cuen­ta con una es­ta­ción de es­quí– se ha con­ver­ti­do en un re­fu­gio pa­ra los aman­tes de la mú­si­ca de Car­los Gar­del

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - SALLY MAIRS Y OLI­VE­RA NIKOLIC

So­bre un par­te­rre de ma­de­ra, va­rias pa­re­jas dan­zan en­tre­la­za­das has­ta el atar­de­cer mien­tras sue­nan me­lan­có­li­cos tan­gos. Pe­ro no es ni en Bue­nos Ai­res ni en Mon­te­vi­deo, sino en una lo­ca­li­dad de Mon­te­ne­gro.

Ko­lašin, una pe­que­ña ciu­dad del mon­ta­ño­so nor­te de Mon­te­ne­gro que cuen­ta con una es­ta­ción de es­quí, es uno de los úl­ti­mos lu­ga­res en los que uno po­dría ima­gi­nar­se que ha­ya una flo­re­cien­te es­ce­na tan­gue­ra.

Y sin em­bar­go, to­dos los ve­ra­nos des­de ha­ce ocho años aco­ge un fes­ti­val de­di­ca­do a es­te bai­le, que du­ran­te tres se­ma­nas atrae a unas 600 per­so­nas lle­ga­das de to­do el mun­do.

“Po­dría­mos lla­mar­lo el ‘Woods­tock del tan­go’”, di­ce Dar­ko Do­zic, de 36 años, el hom­bre que im­por­tó di­cha dan­za a su ciu­dad na­tal en es­ta an­ti­gua re­pú­bli­ca yu­gos­la­va.

El fes­ti­val Cam­po Tan­go se con­vir­tió en mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad, que in­ten­ta ha­cer­se un hue­co en los mapas tu­rís­ti­cos, ade­más de una fuen­te de in­gre­sos na­da des­de­ña­ble. Pe­ro no siem­pre fue así. Des­de que na­ció, el tan­go ha via­ja­do y se ha ex­por­ta­do muy le- jos de sus Ar­gen­ti­na y Uru­guay na- ta­les, pe­ro con­ven­cer a la tra­di­cio­nal co­mu­ni­dad mon­te­ne­gri­na de que acep­ta­ra es­ta sensual dan­za no fue fá­cil, re­co­no­ce Dar­ko Do­zic.

Dar­ko, que se vio “con­ta­gia­do” por el vi­rus del tan­go du­ran­te sus via­jes al ex­tran­je­ro, se con­ven­ció de que el tan­go po­dría ayu­dar a con­tra­rres­tar la de­pre­sión pro­vo­ca­da por el ma­ras­mo eco­nó­mi­co om­ni­pre­sen­te en­tre sus ami­gos de la in­fan­cia en Mon­te­ne­gro.

Em­pe­zó con­vir­tien­do a sus ex­com­pa­ñe­ros del equi­po lo­cal de bás­quet an­tes de lan­zar­se a re­pe­tir sus “dis­cur­sos mo­ti­va­cio­na­les” en los ca­fés de la ciu­dad pa­ra con­ven­cer a sus con­ciu­da­da­nos de que se pu­sie­ran a bai­lar.

“Fue un ver­da­de­ro desafío”, re­cuer­da. Mu­chos no acep­ta­ban es­te bai­le ex­tran­je­ro e ín­ti­mo, opues­to a las cos­tum­bres y la sen­si­bi­li­dad du­ra y ma­chis­ta que do­mi­na la ciu­dad. Ha­bía gru­pos de hom­bres que “ve­nían a ver­nos bai­lar, mu­chos so­lo pa­ra pro­vo­car­nos”, re­cuer­da el jo­ven Dar­ko.

Pe­ro du­ran­te las lar­gas no­ches de in­vierno, la pe­que­ña co­mu­ni­dad de adep­tos al tan­go se agran­dó.

“Po­co a po­co el tan­go sa­lió de en­tre las som­bras en es­ta ciu­dad”, apun­ta la pe­rio­dis­ta lo­cal Dra­ga­na Sce­pa­no­vic.

“Per­so­nas que se es­con­dían tras sus mu­ros, que no te­nían el va­lor de pre­sen­tar­se en es­te con­tex­to, se pu­sie­ron a bai­lar e ini­cia­ron al­go nuevo en Ko­lašin”, se­ña­la.

Pue­de que Ko­lašin y el tan­go no sean una com­bi­na­ción na­tu­ral, pe­ro quie­nes se ini­cia­ron en es­ta dan­za desa­rro­lla­ron una ver­da­de­ra ha­bi­li­dad.

“Nun­ca me ha­bría ima­gi­na­do que pu­die­ra ha­ber adep­tos al tan­go aquí y que pu­die­ran bai­lar tan bien”, cuen­ta en­tu­sias­ma­do Agustín Lu­na, un fes­ti­va­le­ro pro­ce­den­te de Ar­gen­ti­na. “Me sien­to co­mo en ca­sa”, afir­ma.

El Cam­po Tan­go no es so­lo bai­le: Dar­ko Do­zic y su com­pa­ñe­ra Son­ja Zi­va­no­vic ven en es­ta dan­za una for­ma de ca­tar­sis y de te­ra­pia.

Hay mé­di­cos que re­co­men­da­ron a sus pa­cien­tes prac­ti­car el tan­go pa­ra ali­viar los efec­tos de en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión o el pár­kin­son. El tan­go re­quie­re una cier­ta con­cen­tra­ción y obli­ga a “co­nec­tar” con la pa­re­ja.

Mé­di­cos de Bue­nos Ai­res con­si­de­ra­ron que es­te bai­le po­dría tran­qui­li­zar a pa­cien­tes in­ter­na­dos en psi­quia­tría y lu­char contra la so­le­dad de los an­cia­nos. En otros lu­ga­res el tan­go se uti­li­za co­mo una for­ma de ayu­dar a las per­so­nas en­fer­mas de pár­kin­son a tra­ba­jar el equi­li­brio y la coor­di­na­ción de mo­vi­mien­tos.

Pa­ra Bo­ja­na Mar­ko­vi, una psi­co­te­ra­peu­ta que fue a Cam­po Tan­go des­de Bel­gra­do, es­te bai­le es “una si­mu­la­ción y una me­tá­fo­ra de la vi­da”. “Uno no so­lo cre­ce per­so­nal­men­te y apren­de de sí mis­mo al es­cu­char su cuer­po, las se­ña­les que en­vía y las in­for­ma­cio­nes que re­ci­be, sino que ade­más apren­de so­bre el otro, con quien in­ter­ac­túa”, ex­pli­ca.

Los bai­la­ri­nes, mu­chos de ellos ex­tran­je­ros, si­guen sien­do una ima­gen in­só­li­ta en las pa­vi­men­ta­das ca­lles de Ko­lašin. Pe­ro aho­ra son re­ci­bi­dos con los bra­zos abier­tos por los ho­te­le­ros y res­tau­ra­do­res lo­ca­les, cu­yos ne­go­cios pros­pe­ran gra­cias a su pre­sen­cia.

S. PRELEVIC- AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.