La Man­hat­tan ale­ma­na

Fránc­fort, la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra de Ale­ma­nia, es una de las ciu­da­des de ma­yor in­te­rés tu­rís­ti­co del país y mues­tra or­gu­llo­sa su pro­pia his­to­ria sin ha­ber re­nun­cia­do a la mo­der­ni­dad

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Fránc­fort es uno de los pun­tos tu­rís­ti­cos más vi­si­ta­dos de Ale­ma­nia. El río Main, que cor­ta a la ciu­dad a la mi­tad, es­tá ro­dea­do por va­rios de los más in­tere­san­tes edi­fi­cios y mu­seos de toda Ale­ma­nia. Por es­to Fránc­fort es co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo “Main­hat­tan”. En sus al­re­de­do­res de­ben vi­si­tar­se, en­tre otros, el mag­ní­fi­co Mu­seo Ale­mán del Cine (Deuts- ches Film­mu­seum), inau­gu­ra­do a prin­ci­pio de los años de 1980 con el ob­je­ti­vo de am­pliar las ac­ti­vi­da­des del cine mu­ni­ci­pal . En la mues­tra fi­gu­ran co­lec­cio­nes pri­va­das de va­rias épo­cas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas.

Tam­bién hay que co­no­cer el Mu­seo Stä­del de Be­llas Ar­tes, que se cen­tra en los vie­jos maes­tros. Reúne un acer­vo im­pac­tan­te: más de 3.000 pin­tu­ras des­de la Edad Me­dia has­ta el pre­sen­te, más de 100 mil di­bu­jos y gra­ba­dos, 4.000 fo­to­gra­fías, 600 es­cul­tu­ras y 115 mil li­bros. En 2015 su ex­po­si­ción Mo­net y el na­ci­mien­to del im­pre­sio­nis­mo re­gis­tró un récord de vi­si­tan­tes.

La zo­na de los mu­seos se lla­ma Mu­seum­su­fer (ri­be­ra de los mu­seos) y los sá­ba­dos ofre­ce in­tere­san­tes pro­pues­tas en el mercado de pul­gas más gran­de de Fránc­fort. Ade­más, allí se desa­rro­lla anual- mente –en agos­to– una de las más gran­des y atrac­ti­vas fies­tas cul­tu­ra­les de la ciu­dad. Du­ran­te es­te even­to, los mu­seos que se en­cuen­tran a ori­llas del río abren sus puer­tas en ho­ra­rio ex­ten­di­do. Exis­te la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir un pa­se que per­mi­te el ac­ce­so a to­dos ellos. Hay es­pec­tácu­los de mú­si­ca y dan­za, ven­ta de ar­te­sa­nías, jo­yas y ro­pa, ade­más de ex­po­si­cio­nes al ai­re li­bre de una gran va­rie­dad de ar­tis­tas.

En la mis­ma lí­nea cul­tu­ral, la vi­si­ta obli­ga­da es al Mu­seo de Ar­te Mo­derno, cé­le­bre por su vo­lu­mi­no­sa co­lec­ción de ar­te. In­clu­ye obras de Roy Lich­tens­tein, Jo­seph Beuys, Andy War­hol y Rich­ter Ger­hardt, en­tre otros, y ade­más es un atrac­ti­vo en sí mis­mo por su ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia. El edi­fi­cio tie­ne

for­ma trian­gu­lar y en la comunidad se lo sue­le nom­brar co­mo “la re­ba­na­da de pas­tel”.

A es­to se agre­ga que Fránc­fort es la ciu­dad don­de en 1749 na­ció Johann Wolf­gang von Goet­he. Su ca­sa na­tal fue des­trui­da du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial pe­ro lue­go fue res­tau­ra­da com­ple­ta­men­te, don­de se ex­po­nen li­bros, cua­dros y has­ta los mue­bles ori­gi­na­les de la fa­mi­lia de Goet­he.

Las igle­sias

Fránc­fort tie­ne una se­rie de edi­fi­cios que son una gran atrac­ción tu­rís­ti­ca. En­tre ellos, se des­ta­can las igle­sias que re­ci­ben a mi­les de vi­si­tan­tes por día. Una de las más con­cu­rri­das es la de San Pa­blo, cons­trui­da en­tre 1789 y 1833. Es con­si­de­ra­da un re­cin­to de la de­mo­cra­cia ale­ma­na por­que fue el lu­gar de reunio­nes po­lí­ti­cas y lue­go se­de del pri­mer par­la­men­to ale­mán en 1848. Hoy en día abre sus puer­tas para ex­po­si­cio­nes y even­tos cul­tu­ra­les. Por su par­te, Jus­ti­nus­kir­che (la igle­sia de San Jus­tino), ubi­ca­da en Höchst, se des­ta­ca por ser una de las cons­truc­cio­nes más an­ti­guas de la ciu­dad y de Ale­ma­nia y por po­seer una de las más im­por­tan­tes es­cul­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas del país. A ellas se agre­ga Kat­ha­ri­nen­kir­che, la igle­sia de San­ta Ca- ta­li­na, el nom­bre de una már­tir cris­tia­na. La igle­sia se cons­tru­yó en 1681 y su­frió un gran de­te­rio­ro por los bom­bar­deos de la se­gun­da gue­rra mun­dial. Fue re­cons­trui­da en 1954 y es con­si­de­ra­da co­mo la prin­ci­pal igle­sia pro­tes­tan­te. Tam­bién se en­cuen­tra la ca­te­dral San Bar­to­lo­mé, el re­cin­to don­de, en­tre 1562 y 1792, se lle­vó a ca­bo la co­ro­na­ción de va­rios em­pe­ra­do­res ale­ma­nes, lo que dio ori­gen a su nom­bre: Kai­ser­dom (ca­te­dral del Im­pe­rio). Has­ta la dé­ca­da de 1950 fue el pun­to más al­to de la ciu­dad, con más de 96 me­tros de al­tu­ra.

Los im­pres­cin­di­bles

Tam­bién en Fránc­fort es ca­si una obli­ga­ción co­no­cer las ta- ber­nas de si­dra del ba­rrio Sach­sen­hau­sen, que aún man­tie­ne sus em­pe­dra­das ca­lles, uno de los dis­tri­tos con me­nos cam­bios ar­qui­tec­tó­ni­cos. La be­bi­da lo­cal es el Ap­fel­wein, o Eb­bel­woi, ba­sa­do en man­za­na.

Si el ob­je­ti­vo es acer­car­se a la na­tu­ra­le­za, de­be vi­si­tar­se Pal­men­gar­ten, el jar­dín bo­tá­ni­co. Fun­da­do en 1868, hoy cuen­ta con más de seis es­pe­cies e in­clu­ye plantas exó­ti­cas de las sel­vas tro­pi­ca­les y ejem­pla­res de jar­di­nes eu­ro­peos.

Si la apues­ta es la mo­da o las com­pras, la ci­ta es la di­ná­mi­ca ca­lle co­mer­cial Zeil. Lla­ma­da tam­bién “la quin­ta ave­ni­da de Ale­ma­nia”, es la zo­na ele­gi­da por las prin­ci­pa­les mar­cas del mun­do. Hay bou­ti­ques de mo­da y tie­ne co­mo atrac­ti­vo prin­ci­pal la Zeil Ga­le­rie, un im­po­nen­te cen­tro co­mer­cial de 10 pi­sos. Im­pac­ta por el di­se­ño de su edi­fi­cio prin­ci­pal, así co­mo por su va­ria­da ofer­ta. Los tu­ris­tas lo uti­li­zan para ha­cer una pau­sa y to­mar un he­la­do mien­tras se apre­cia la vis­ta de la ciu­dad.

Le­jos de esa ima­gen “fría” que mu­chas ve­ces se ha aso­cia­do a la ciu­dad, Fránc­fort ofre­ce una in­ten­sa vi­da noc­tur­na.

Los knei­pen, los ba­res tra­di­cio­na­les, se ubi­can en su ma­yo­ría en el dis­tri­to Alt Sach­sen­hau­sen. Son re­cin­tos que se han re­no­va­do y lu­cen mo­der­nos e in­ter­na­cio­na­les.

Los lu­ga­res ele­gi­dos por los aman­tes de la mú­si­ca dis­co es­tán en Zeil y Bleichs­tras­se, que se su­ma a los al­re­de­do­res de la bu­lli­cio­sa y po­pu­lar ar­te­ria de Kai­sers­tras­se. Va­rios ba­res ofre­cen mú­si­ca en vi­vo, pre­fe­ren­te­men­te jazz. Esa es la ofer­ta de va­rias sa­las en la zo­na de Klei­ne Boc­ken­hei­mer Stras­se, co­no­ci­da jus­ta­men­te co­mo Jazz­gas­se (“el ca­lle­jón del jazz”). Por lo ge­ne­ral hay una ten­den­cia a la ves­ti­men­ta se­mi­for­mal. No en el sen­ti­do clá­si­co de usar sa­co y cor­ba­ta, sino por­que en mu­chos ba­res no se per­mi­te la en­tra­da con va­que­ros o cham­pio­nes.

Es­ta­ción Cen­tral

F.LAMMEL - FLICKR

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Frank­furt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.