Víc­ti­ma de su éxi­to

El boom tu­rís­ti­co de la ciu­dad me­die­val de Ko­tor, en Mon­te­ne­gro, ha pro­vo­ca­do múl­ti­ples pro­ble­mas, lo que ha obli­ga­do a las au­to­ri­da­des a to­mar me­di­das

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | En Tránsito -

La ciu­dad me­die­val de Ko­tor, en Mon­te­ne­gro, una per­la del Adriá­ti­co si­tua­da en el fon­do de un gol­fo es­pec­ta­cu­lar, so­bre­vi­vió du­ran­te si­glos a los ca­pri­chos del tiem­po y a las gue­rras, pe­ro aho­ra es­tá ame­na­za­da por el tu­ris­mo de ma­sas.

Enor­mes bu­ques de cru­ce­ro acu­den a su bahía para de­jar a mi­les de tu­ris­tas en la ciu­dad for­ti­fi­ca­da, con­si­de­ra­da du­ran­te mu­cho tiem­po co­mo un “te­so­ro es­con­di­do”.

Con sus mu­ra­llas, su puer­to y sus edi­fi­cios de pie­dra blan­ca ro­dea­dos de acan­ti­la­dos de ca­li­za, Ko­tor era has­ta ha­ce po­co una al­ter­na­ti­va tu­rís­ti­ca a la mí­ti­ca ciu­dad croa­ta de Du­brov­nik, si­tua­da unos 70 ki­ló­me­tros más al nor­te, cuan­do es­ta úl­ti­ma em­pe­zó a ser víc­ti­ma de su éxi­to.

Al­gu­nas guías tu­rís­ti­cas des­acon­se­jan aho­ra ir a Du­brov­nik de­bi­do a la enor­me afluen­cia de vi- si­tan­tes, atraí­dos por la se­rie Jue­go de Tro­nos, cu­yo ro­da­je se rea­li­za en par­te en la ciu­dad croa­ta.

En Ko­tor, la gen­te te­me vi­vir una si­tua­ción pa­re­ci­da. En ve­rano, esa ciu­dad de 22.600 ha­bi­tan­tes, aco­ge has­ta cua­tro bu­ques de cru­ce­ro ca­da día y 10 mil tu­ris­tas dia­rios en tem­po­ra­da al­ta.

La lo­ca­li­dad, ins­cri­ta en 1979 en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co y con­si­de­ra­da co­mo “más au­tén­ti­ca” que Du­brov­nik, se con­vier­te en “una gran tien­da de su­ve­ni­res”, la­men­ta Sandra Ka­pe­ta­no­vic, miem­bro de Ex­pe­di­to, un gru­po de ar­qui­tec­tos lo­ca­les que de­fien­den un desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Jas­min­ka Gr­gu­re­vic, ex­per­ta en con­ser­va­ción de la ar­qui­tec­tu­ra, la­men­ta las di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas que im­pli­ca la pre­sen­cia de tan­tos tu­ris­tas. “Cuan­do hay una mul­ti­tud en la ciu­dad, se tar­da me­dia ho­ra en ha­cer un cor­to tra­yec­to de 500 me­tros o un ki­ló­me­tro. Es un pro­ble­ma cuan­do hay que pro­por­cio­nar una ayu­da mé­di­ca ur­gen­te, y so­bre to­do para los an­cia­nos”.

El boom tu­rís­ti­co no es el único pro­ble­ma de Ko­tor. La Unes­co ha aler­ta­do con­tra un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio de­sen­fre­na­do que ame­na­za el prin­ci­pal atrac­ti­vo de la ciu­dad: su ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za.

Las au­to­ri­da­des reac­cio­na­ron im­po­nien­do el año pa­sa­do una mo­ra­to­ria so­bre las cons­truc­cio­nes en la ciu­dad, don­de los al­qui­le­res han au­men­ta­do mu­cho, obli­gan­do a los li­bre­ros y due­ños de pe­que­ños co­mer­cios a aban­do­nar­la.

El tu­ris­mo es vi­tal para la eco- no­mía de Mon­te­ne­gro, de la que re­pre­sen­ta un cuar­to del PIB. El país, que tie­ne po­co más de 600 mil ha­bi­tan­tes, re­ci­be ca­da año a 2 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes.

Da­mir Da­vi­do­vic, de la ofi­ci­na na­cio­nal de tu­ris­mo, ase­gu­ra que las au­to­ri­da­des son cons­cien­tes del pro­ble­ma, al­go ne­ce­sa­rio si se tie­ne en cuen­ta que Mon­te­ne­gro afron­ta, co­mo otros lu­ga­res de Eu­ro­pa, la mul­ti­pli­ca­ción del hos­pe­da­je pri­va­do en­tre par­ti­cu­la­res, a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Airbnb.

“La cir­cu­la­ción, los apar­ca­mien­tos, la elec­tri­ci­dad… Se­me­jan­te afluen­cia tu­rís­ti­ca su­po­ne una enor­me agre­sión con­tra las in­fra­es­truc­tu­ras y ago­ta la pa­cien­cia de la po­bla­ción lo­cal”, di­ce Mus­ta­fa Can­ka, un pe­rio­dis­ta mon­te­ne­grino es­pe­cia­li­za­do en el tu­ris­mo, mien­tras ob­ser­va la pla­ya aba­rro­ta­da de Ul­cinj, en el sur del país.

S.PRELEVIC - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.