El amor de Hér­cu­les

Amal­fi, una ciu­dad ita­lia­na de ca­sas col­ga­das en mon­ta­ñas, y de ca­lle­jo­nes y pa­sa­di­zos de tiem­pos in­me­mo­ria­les, es uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por tu­ris­tas de to­do el mun­do

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Amal­fi es una co­mu­ni- dad ubi­ca­da a ori­llas del gol­fo de Sa­lerno, dis­tan­te a unos 75 ki­ló­me­tros de Ná­po­les. Es­tá ro­dea­da de acan­ti­la­dos e in­te­gra los si­tios de­cla­ra­dos co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Pa­ra mu­chos, en Amal­fi es don­de se pue­de en­con­trar el ver­da­de­ro es­pí­ri­tu ita­liano mien­tras se dis­fru­ta de la pla­ya, la gas­tro­no­mía o pai­sa­jes im­pac- tan­tes. Sus ca­sas “col­ga­das” en la mon­ta­ña, los ca­lle­jo­nes y las pal­me­ras y vi­ñas la vuel­ven un lu­gar úni­co. Su be­lle­za se co­nec­ta con la le­yen­da en torno a su crea­ción. Se­gún una le­yen­da, la fun­da­ción de Amal­fi tu­vo que ver con un tri­bu­to de amor que Hér­cu­les, hi­jo de Zeus, hi­zo a su ama­da. Ella se lla­ma­ba pre­ci­sa­men­te Amal­fi y te­nía ojos azu­les intensos co­mo el mar. Así fue que, cuan­do Amal­fi mu­rió, Hér­cu­les eli­gió pa­ra en­te­rrar­la el lu­gar más her­mo­so y luminoso de la Tie­rra. Se di­ce que la ciu­dad tie­ne, des­de su fun­da­ción, la fuer­za de Hér­cu­les, que la pro­te­ge por amor.

En sus tiem­pos do­ra­dos su­po ser una de las cua­tro re­pú­bli­cas ma­rí­ti­mas ita­lia­nas jun­to a Ve­ne­cia, Gé­no­va y Pi­sa. Fue tal su im­por­tan­cia que co­mo se sa­be da nom­bre a la cos­ta que la to­mó co­mo re­fe­ren­cia. Sin du­das Amal­fi –o la Cit­tá Bian­ca– es una de las ciu­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra vi­si­tar en la Cos­ta Amal­fi­ta­na.

Es una re­gión que ha es­ta­do in­ten­sa­men­te po­bla­da ya des­de la Edad Me­dia, por lo que re­co­rrer­la es des­lum­brar­se por su es­plen­dor ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co. Y se­gún ha destacado la Unes­co, sus zo­nas ru­ra­les tes­ti­mo­nian la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de sus ha­bi­tan­tes. So­bre to­do, por lo­grar vin­cu­lar­se a la di­ver­si­dad del te­rreno de cul­ti­vo, que in­clu­ye des­de vi­ñe­dos has­ta huer­tos en te­rra­zas en las la­de­ras ba­jas y pas­to­reo en las tie­rras al­tas.

So­bre la cos­ta se des­ta­can Po­si­tano y Ra­ve­llo, también des­ti­nos

tu­rís­ti­cos in­su­pe­ra­bles, que jun­to a Amal­fi han si­do ele­gi­dos por ce­le­bri­da­des de to­do el mun­do.

To­dos los mu­ni­ci­pios de la cos­ta es­tán co­nec­ta­dos por la cé­le­bre carretera es­ta­tal 163, una de las ru­tas más atrac­ti­vas de Eu­ro­pa e in­clu­so del mun­do. Pe­ro has­ta el si­glo XIX la úni­ca vía pa­ra ac­ce­der a par­te de es­ta re­gión era lle­gar en bar­co has­ta Amal­fi. In­cu­so en lu­ga­res co­mo Ra­ve­llo, ubi­ca­do más ha­cia el in­te­rior, se de­bía se­guir la ru­ta ca­mi­nan­do o mon­ta­do en un bu­rro. En­tre 1832 y 1850 se cons­tru­yó una pri­me­ra ver­sión de la ru­ta –un ca­mino bor­dean­do la cos­ta– que fi­nal­men­te en 1953 se con­vir­tió en la stra­da sta­ta­le SS 163 o la stra­da Amal­fi­ta­na. Tie­ne un to­tal de 80 ki­ló­me­tros y re­co­rrer su as­fal­to es ani­mar­se a ser­pen­tear en­tre pai­sa­jes de be­lle­za in­su­pe­ra­ble, ya que acom­pa­ña, en pa­ra­le­lo, a to­da la cos­ta. Tie­ne dos sen­ti­dos y una gran can­ti­dad de tra­mos es­tre­chos que avan­zan bor­dean­do las la­de­ras de las mon­ta­ñas. Con­du­cir por ella ase­gu­ra sen­sa­cio­nes de dis­fru­te úni­cas, pe­ro también de­be te­ner­se en cuen­ta que en tem­po­ra­da al­ta pue­de lle­gar a ser una ex­pe­rien­cia que ne­ce­si­ta de una gran do­sis de pa­cien­cia. Los au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos, los au­to­mó­vi­les, los ca­mio­nes y las fur­go­ne­tas, que se su­man a quie­nes re­co­rren par­te de la ru­ta a pie, sue­len ge­ne­rar un trán­si­to más pe­sa­do. Y has­ta pe­li­gro­so, so­bre to­do por­que los lu­ga­re­ños, co­no­ce­do­res del lu­gar, con­du­cen con con­fian­za a gran ve­lo­ci­dad y con osa­día.

Una ri­ca his­to­ria

Amal­fi ofre­ce otras atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más allá de la cos­ta. Por ejem­plo, el Mu­seo del Papel. La pro­duc­ción de papel ha si­do fun­da­men­tal y cla­ve en la ri­que­za, el cre­ci­mien­to y el po­der que Amal­fi al­can­zó en sus tiem­pos de ma­yor es­plen­dor. La pro­duc­ción del papel y su dis­tri­bu­ción eran un gran se­cre­to en el reino de Amal­fi. Se traía la ma­te­ria pri­ma des­de Me­dio Orien­te y luego se co­mer­cia­li­za­ba en las re­gio­nes cer­ca­nas.

La ca­te­dral –una de las más her­mo­sas de to­da Italia–, ubi­ca­da en la pla­za prin­ci­pal (Piaz­za Duo­mo de Amal­fi), cons­trui­da a fi­na­les de la Edad Me­dia, es otro de los gran­des atractivos de la ciu­dad. La también co­no­ci­da co­mo Duo­mo Sant An­drea de Amal­fi ha pa­sa­do por di­ver­sas eta­pas de res­tau­ra­ción e in­clu­so es­tu­vo aban­do­na­da du­ran­te dé­ca­das.

En cuan­to a la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca, de­be de­cir­se que en la Cos­ta Amal­fi­ta­na los pre­cios y la ofer­ta pue­den ser am­plios y va­ria­dos. Na­tu­ral­men­te la pas­ta, co­mo en to­da Italia, ocu­pa un lu­gar de pri­vi­le­gio, y en es­te ca­so se com­bi­na con frut­ti di ma­re (es de­cir, con ma­ris­cos). Por ejem­plo, los lla­ma­dos scia­la­tie­lli, pas­ta es­pe­cial he­cha a mano. Es un ti­po de fet­tuc­ci­ni grue­so y cor­to, con una sec­ción trans­ver­sal rec­tan­gu­lar. Uno de los si­tios pa­ra de­gus­tar­lo es el cé­le­bre Ca­ra­ve­lla, pre­mia­do con una es­tre­lla Mi­che­lin

Si se op­ta por ubi­car Amal­fi co­mo “cen­tro de ope­ra­cio­nes” pa­ra re­co­rrer la cos­ta, la me­jor op­ción es ha­cer­lo en uno de los tan­tos fe­rries que sa­len del puer­to. Va­rios brin­dan un cir­cui­to dia­rio en­tre Amal­fi, Po­si­tano, So­rren­to y Ca­pri. Sue­len ofre­cer ho­ra­rios am­plios y aun­que tie­ne un cos­to ma­yor que el trans­por­te por carretera, no so­lo es más rá­pi­do, sino que ase­gu­ra una se­rie de vis­tas y pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, a las que se agre­ga po­der to­mar una cer­ve­za fría en el pro­pio ferry, ba­jo el sol y la bri­sa amal­fi­ta­na.

La ma­gia in­su­pe­ra­ble de Amal­fi ha lle­va­do a que el poeta ita­liano Re­na­to Fu­ci­ni es­cri­bie­ra una vez: “El día del Jui­cio uni­ver­sal, pa­ra los amal­fi­ta­nos que suban al Pa­raí­so se­rá un día co­mo to­dos los otros”.

J.ROSS - FLICKR

FLICKR - GOR­DON

Po­si­tano, una al­dea en un acan­ti­la­do.

Ra­ve­llo en la pro­vin­cia de Sa­lerno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.