Un en­cla­ve con his­to­ria

La ciu­dad de Pa­na­má re­ci­be a mi­les de vi­si­tan­tes ca­da año atraí­dos por una ofer­ta tu­rís­ti­ca que com­bi­na una be­lle­za na­tu­ral con im­po­nen­tes cons­truc­cio­nes de van­guar­dia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Pa­na­má es un país ubi­ca­do en el ist­mo que une las dos Amé­ri­cas, la del Nor­te y la del Sur. Du­ran­te to­do el año, las tem­pe­ra­tu­ras en la ca­pi­tal –ciu­dad de Pa­na­má– sue­len ser cá­li­das y con un al­to por­cen­ta­je de hu­me­dad. En es­te sen­ti­do, di­ciem­bre y enero son los me­ses en que lle­gan ma­yor can­ti­dad de tu­ris­tas. De­be te­ner­se en cuen­ta que el car­na­val panameño sue­le ce­le­brar­se en­tre fe­bre­ro y mar­zo y da lu­gar a fes­te­jos, des­fi­les de dis­fra­ces y bailes en las ca­lles.

En la ciu­dad de Pa­na­má se han le­van­ta­do in­ter­mi­na­bles ras­ca­cie­los que le dan a la ciu­dad una ima­gen de van­guar­dia, y es lo pri­me­ro que se ve al des­cen­der en avión. En los al­re­de­do­res hay ca­si­nos y dis­co­te­cas, así co­mo ho­te­les y sa­las de con­ven­cio­nes que sue­len ser epi­cen­tro de even­tos y reunio­nes de em­pre­sas de to­do el mun­do.

Es­ta ca­ra mo­der­na tie­ne un equi­li­bra­do con­tras­te con los edi­fi­cios co­lo­nia­les del dis­tri­to del Cas­co An­ti­guo –o Cas­co Vie­jo– de la ciu­dad. Es el ba­rrio más pe­que­ño de la ca­pi­tal y su prin­ci­pal atrac­ti­vo ra­di­ca en sus his­tó­ri­cas cons­truc­cio­nes. Las ca­sas de es­ti­lo neo­clá­si­co en lla­ma­ti­vos to­nos pas­tel, que se su­man a sus la­be- rin­tos de ca­lles es­tre­chas, igle­sias y mu­seos, ge­ne­ran una ex­pe­rien­cia úni­ca y dis­fru­ta­ble. Al­gu­nos lo com­pa­ran con La Ha­ba­na o el Ba­rrio Fran­cés, en New Or­leans. Le­van­ta­do en 1673, fue tra­za­do en for­ma re­ti­cu­lar ha­cia los cua­tro pun­tos car­di­na­les, y es­tá si­tua­do en una pe­que­ña pe­nín­su­la, ro­dea­do de arre­ci­fes ro­co­sos. Co­men­zó a re­ci­clar­se a prin­ci­pios de los años de 1990 pe­ro co­bró real im­pul­so a par­tir de 1997, cuan­do fue nom­bra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Hoy es des­tino de via­je de mi­les de tu­ris­tas, mu­chos de los cua­les, lue­go de co­no­cer la zo­na, han de­ci­di­do ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te allí.

Un atrac­ti­vo adi­cio­nal del Cas­co An­ti­guo es su in­ten­sa vi­da

noc­tur­na. Hay res­tau­ran­tes y ba­res de gran ele­gan­cia que han trans­for­ma­do la zo­na en par­te del cir­cui­to ex­clu­si­vo de la ciu­dad. Se in­ter­ca­lan con lu­ga­res pe­que­ños y ca­fe­te­rías al ai­re li­bre pa­ra ha­cer un al­to y to­mar un ca­fé o dis­fru­tar de al­gu­na va­rie­dad de li­co­res. Allí con­vi­ven, a lo lar­go de las ca­lles de ado­qui­nes, con un es­ti­lo bou­ti­que más cer­cano a la es­té­ti­ca de la bohe­mia.

La ma­yor ac­ti­vi­dad noc­tur­na se con­cen­tra en los al­re­de­do­res de la pla­za Bo­lí­var, que se ve ro­dea­da de bailes, lo­ca­les con mú­si­ca en vi­vo y has­ta ka­rao­ke. En el en­torno tam­bién hay ga­le­rías de ar­te, so­bre to­do de artistas pa­na­me­ños. En cuan­to a la gas­tro­no­mía, na­tu­ral­men­te el mar es­tá om­ni­pre­sen­te. So­bre­sa­le la co­mi­da ita­lia­na y me­di­te­rrá­nea, ade­más de los siem­pre pre­sen­tes ma­ris­cos, es­pe­cial­men­te en el Mer­ca­do del Ma­ris­co, pa­ra mu­chos el me­jor lu­gar pa­ra co­mer en la ciu­dad de Pa­na­má. Hay un buen res­tau­ran­te que se su­ma a va­rios lu­ga­res más pe­que­ños don­de se pue­de de­gus­tar ce­vi­che con ga­lle­tas y ají pi­can­te.

Be­lle­za na­tu­ral

Si nos ale­ja­mos del cas­co an­ti­guo, una vi­si­ta in­elu­di­ble es el Par­que Na­tu­ral Me­tro­po­li­tano, con­si­de­ra­do el pul­món de la ciu­dad. Se tra­ta de un área na­tu­ral de 265 hec­tá­reas ubi­ca­do ha­cia las afue­ras de la ciu­dad, cer­cano a la cuen­ca del ca­nal de Pa­na­má. Por lo ge­ne­ral es muy con­cu­rri­do por gru­pos que lo vi­si­tan con fi­nes edu­ca­ti­vos y re­crea­ti­vos. El par­que cuen­ta con per­so­nal es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción am­bien­tal, in­ves­ti­ga­do­res y guías y guar­da­par­ques bi­lin­gües con am­plios co­no­ci­mien­tos en in­ter­pre­ta­ción. Tie­ne una gran va­rie­dad de aves y ani­ma­les pro­pios del bos­que hú­me­do tro­pi­cal. Se lo pue­de re­co­rrer a tra­vés de sen­de­ros na­tu­ra­les que per­mi­ten, en al­gu­nos pun­tos, ob­ser­var el lu­gar y tam­bién te­ner una vis­ta pa­no­rá­mi­ca y ple­na de la ca­pi­tal.

Otra for­ma igual­men­te dis­fru­ta­ble de acer­car­se a la be­lle­za na­tu­ral de Pa­na­má es re­co­rrer el ar­chi­pié­la­go de San Blas –o ar­chi­pié­la­go de las Mu­la­tas – , un con­jun­to de 365 pe­que­ñas y ma­ra­vi­llo­sas is­las e is­lo­tes ubi­ca­dos fren­te a la cos­ta nor­te del ist­mo. Per­te­ne­ce y es pro­te­gi­do por los in­dios Ku­na y so­lo unas po­cas de­ce­nas de is­las es­tán ha­bi­ta­das. Los lu­ga­re­ños vi­ven en cho­zas, pe­que­ñas ca­ba­ñas con te­cho de pa­ja, pa­re­des de bam­bú y pi­so de are­na.

Si, en cam­bio, se re­di­rec­cio­na el ca­mino ha­cia la cos­ta no­roes­te del Ca­ri­be, se po­drá dis­fru­tar de Bo­cas del To­ro. El “ca­ri­be panameño” o, co­mo pre­fie­ren nom­brar­lo al­gu­nos, “la es­me­ral­da de Pa­na­má”. Es un ar­chi­pié­la­go de nue­ve is­las tro­pi­ca­les que aún con­ser­va una no­to­ria in­fluen­cia de las In­dias Oc­ci­den­ta­les. In­vi­ta al tu­ris­mo eco­ló­gi­co y de aven­tu­ra, so­bre to­do por­que cuen­ta con los me­jo­res lu­ga­res pa­ra bu­cear y ha­cer surf. Es un sin­fín de pla­yas es­pec­ta­cu­la­res, pe­ces de co­lo­res y arre­ci­fes de co­ral ro­dea­dos de bos­ques pro­fun­dos y de un ver­de in­ten­so. Hay sa­li­das na­tu­ra­les de aguas de mar que se ubi­can en­tre más de 200 pe­que­ños is­lo­tes, las nue­ve is­las gran­des y los 51 ca­yos co­ra­li­nos que for­man un in­trin­ca­do laberinto de agua. Las pla­yas y los bos­ques son la an­te­sa­la a uno de los más im­pac­tan­tes par­ques na­cio­na­les de Cen­troa­mé­ri­ca co­mo lo es el de la is­la Bas­ti­men­tos.

Se tra­ta de una is­la de 52 ki­ló­me­tros don­de hay bu­ceo de cla­se mun­dial en su Par­que Na­cio­nal Ma­rino. Una de las atrac­cio­nes más gran­des de la is­la Bas­ti­men­tos son sus pla­yas muy po­co con­cu­rri­das que dan ha­cia el nor­te. De­ben vi­si­tar­se pla­ya Pri­me­ra (tam­bién nom­bra­da pla­ya Wi­zard), co­no­ci­da por sus enor­mes olas, o pla­ya Ra­na Ro­ja, una am­plia cos­ta de are­nas sua­ves, nom­bra­da así por la le­gen­da­ria ra­na fle­cha ro­ja que ha­bi­ta en los bos­ques cer­ca­nos. ●

BEN KUCINSKI - FLICKR

Ar­chi­pié­la­go de San Blas.

DAN LUNDBERG - FLICKR

Cas­co an­ti­guo de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.