Un re­man­so de paz

Sin ho­te­les de lu­jo o cen­tros co­mer­cia­les, las is­las co­lom­bia­nas de Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na ofre­cen un tu­ris­mo úni­co re­gi­do por la cul­tu­ra “rai­zal” del lu­gar

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… - JOR­GE GIL ÁN­GEL

En los cer­ca de 18 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que con­for­man el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de las is­las co­lom­bia­nas de Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na, un re­man­so de paz en el Ca­ri­be, el tu­ris­mo es­tá re­gi­do ba­jo el arrai­go de la cul­tu­ra “rai­zal” y de una re­la­ción de mu­tuo res­pe­to con el am­bien­te.

Sin ho­te­les de lu­jo o cen­tros co­mer­cia­les, la apues­ta tu­rís­ti­ca de es­te te­rri­to­rio in­su­lar co­lom­biano, ubi­ca­do cer­ca de las cos­tas de Nicaragua y que for­ma par­te del ar­chi­pié­la­go de San An­drés, es­tá en ofre­cer tran­qui­li­dad y un con­tac­to di­rec­to con sus po­co más de 5.000 ha­bi­tan­tes.

La po­bla­ción es ma­yo­ri­ta­ria­men­te rai­zal, una cul­tu­ra for­ma­da du­ran­te la Co­lo­nia, que tie­ne in­fluen­cia bri­tá­ni­ca, es­pa­ño­la y fran­ce­sa y ha­bla su pro­pio idio­ma, el creo­le, que es muy si­mi­lar al in­glés.

De he­cho, se­gún da­tos de las au­to­ri­da­des lo­ca­les, el 31% de los ha­bi­tan­tes vi­ve del tu­ris­mo, pues en 2017 lle­ga­ron más de 30 mil vi­si­tan­tes y se pre­vé que es­te año la ci­fra suba a 35 mil.

Es por eso que la ofer­ta ho­te­le­ra es­tá li­de­ra­da por las lla­ma­das “po­ne­gros sa­das na­ti­vas”, de las cua­les hay 72 en am­bas is­las y son las co­lo­ri­das ca­sas de los po­bla­do­res, en don­de los tu­ris­tas tie­nen un con­tac­to di­rec­to con la cul­tu­ra lo­cal.

“La po­sa­da rai­zal ofre­ce mu­cho al vi­si­tan­te, pue­de co­no­cer nues­tra cul­tu­ra, có­mo vi­vi­mos, có­mo so­mos, có­mo ha­bla­mos nues­tra len­gua creol, qué to­ma­mos, cuál es la his­to­ria de nues­tros an­ces­tros y có­mo cui­da­mos el pa­tri­mo­nio de ellos”, di­jo la se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo de las is­las, Es­me­ral­da Ro­drí­guez.

Al ser una co­mu­ni­dad tan pe­que­ña, sus po­bla­do­res ase­gu­ran que hay po­ca in­se­gu­ri­dad y los vi­si­tan­tes pue­den ca­mi­nar por las pla­yas y la ca­rre­te­ra pa­ra ex­plo­rar los mis­te­rios que guar­da la is­la en su in­te­rior.

Uno de esos lu­ga­res es la ver­de se­rra­nía que atra­vie­sa Pro­vi­den­cia de nor­te a sur y que tie­ne su pun­to más al­to a 360 me­tros so­bre el ni­vel del mar en un lu­gar co­no­ci­do co­mo El Pi­co, adon­de se pue­de lle­gar des­pués de ca­mi­nar cer­ca de dos ho­ras des­de la par­te ba­ja de la is­la, tra­yec­to du­ran­te el cual pue­den apa­re­cer inofen­si­vos can­gre­jos e igua­nas.

Pa­ra lle­gar a San­ta Ca­ta­li­na, el vi­si­tan­te de­be cru­zar el co­lo­ri­do Puen­te de los Enamo­ra­dos o pue­de ha­cer­lo en una lan­cha, que tar­da me­nos de cin­co mi­nu­tos en ha­cer el tra­yec­to.

Esa, que es la más pe­que­ña de las dos is­las, cuen­ta con un ma­le­cón que se­pa­ra a las ca­sas del mar Ca­ri­be y en el que ca­da tan­to apa­re­cen cor­tos mue­lles don­de es­tán apar­ca­dos los bo­tes de los pes­ca­do­res.

En esa is­la es­tán ubi­ca­dos tam­bién los res­tos de una de las de­ce­nas de fuer­tes que hu­bo du­ran­te los si­glos XVI y XVII en el ar­chi­pié­la­go, que ha­cen par­te de su his­to­ria y tra­di­ción, y fue­ron cons­trui­dos por pi­ra­tas, in­gle­ses y es­pa­ño­les.

Des­de el Fuer­te War­wick, ubi­ca­do en la ci­ma de una lo­ma en San­ta Ca­ta­li­na y en don­de hay ré­pli­cas de ca­ño­nes, se pue­den ob­ser­var los sie­te co­lo­res del mar en es­ta zo­na del Ca­ri­be, co­ro­na­da por la ter­ce­ra ba­rre­ra de co­ral más lar­ga del mun­do des­pués de las de Aus­tra­lia y Be­li­ce.

Las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de azul que co­lo­rean las aguas del ar­chi­pié­la­go lle­van al turista has­ta otro de los pun­tos más atrac­ti­vos de la zo­na: el ca­yo Can­gre­jo, uno de los 18 que con­for­man el ar­chi­pié­la­go y en don­de ha­bi­tan unas po­cas tor­tu­gas ca­rey, que es­tán en vía de ex­tin­ción.

Si­guien­do la lí­nea de tran­qui­li­dad que pre­do­mi­na en las is­las, ha­ce cua­tro me­ses fue abier­to en Pro­vi­den­cia el Cot­ton Tree Spa, un mo­derno com­ple­jo que fue cons­trui­do so­bre un te­rri­to­rio sa­gra­do con el be­ne­plá­ci­to de la po­bla­ción y que es ope­ra­do por rai­za­les.

“Es­te es un es­pa­cio sa­gra­do por­que nues­tros an­te­pa­sa­dos ha­cían un ri­tual en el que cuan­do se des­pren­día el cor­dón um­bi­li­cal de los be­bés, es­tos se en­te­rra­ban en es­te pre­dio. Es una co­ne­xión del be­bé con la tie­rra”, afir­mó la ad­mi­nis­tra­do­ra del spa, Zuny Oroz­co.

“So­mos un des­tino úni­co y di­fe­ren­te en el gran Ca­ri­be”, con­clu­yó la fun­cio­na­ria. ●

FO­TOS: LEO­NAR­DO MU­ÑOZ - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.