La ca­pi­tal del di­se­ño

Hel­sin­ki, la prin­ci­pal ur­be de Fin­lan­dia, es una ciu­dad pe­que­ña, su­per­mo­der­na y ma­rí­ti­ma, don­de to­do fun­cio­na a la per­fec­ción; una gran op­ción en­tre los paí­ses es­can­di­na­vos

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

El ar­chi­pié­la­go de Hel- sin­ki es­tá con­for­ma­do por más de 300 is­las, las cua­les brin­dan la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar her­mo­sos pa­seos, so­bre to­do en el ve­rano, in­clu­so en los que se apro­ve­chan las pla­yas, una ima­gen que tal vez no sea la más ha­bi­tual cuan­do pen­sa­mos en un país tan nór­di­co co­mo Fin­lan­dia. Va­rias de ellas, co­mo Suo­men­lin­na, pue­den ser vi­si­ta­das por el día to­man­do un ferry en la ma­ña­na pa­ra vol­ver hasta tar­de en la no­che.

Una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar a co­no­cer es­ta ciu­dad es por la Pla­za del Mer­ca­do de Hel­sin­ki (Mar­ket Squa­re). La lla­ma­da Kaup­pa­to­ri (en fi­nés) es­tá lo­ca­li­za­da fren­te a la fran­ja cos­te­ra, bor­dean­do el mar Bál­ti­co, en el cen­tro de Hel­sin­ki. Des­de la pri­ma­ve­ra hasta el oto­ño es­ta zo­na es muy po­pu­lo­sa, de don- de par­ten los fe­rries pa­ra las is­las. Tam­bién es el lu­gar don­de co­mer de­li­cias fin­lan­de­sas, pro­duc­tos de es­ta­ción, o to­mar­se un ca­fé al ai­re li­bre. Jus­to al la­do del puer­to se en­cuen­tra el Mar­ket Hall pa­ra pro­bar al­guno de los cien­tos de de­li­cias pro­ve­nien­tes del mar.

Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad es la Pla­za del Se­na­do, don­de se en­cuen­tra una gran ex­pla­na­da y com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co, sím­bo- los del po­der po­lí­ti­co, re­li­gio­so, cien­tí­fi­co y co­mer­cial de Hel­sin­ki.

Es­te lu­gar, ade­más de su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca e im­por­tan­cia sim­bó­li­ca, es el lu­gar de en­cuen­tro de los lo­ca­les, y don­de se rea­li­zan con­cier­tos, even­tos al ai­re li­bre y ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas. Aquí se en­cuen­tran tam­bién la uni­ver­si­dad y la ca­te­dral de Hel­sin­ki. La ciu­dad tie­ne una vas­ta ofer­ta de mu­seos, en­tre los que se des­ta­ca el Kias­ma Mu­seum of Con­tem­po­rary Art (Museo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo), jun­to a la es­ta­ción de tren; es­te edi­fi­cio va­le la vi­si­ta no so­lo por sus ex­hi­bi­cio­nes sino por su ul­tra­mo­derno di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co.

Ha­blan­do de di­se­ño, uno de los se­llos dis­tin­ti­vos de la ciu­dad

nór­di­ca que no pue­de de­jar de co­no­cer­se es el De­sign Mu­seum, lo­ca­li­za­do en me­dio del Dis­tri­to de Di­se­ño, uno de los si­tios im­pres­cin­di­bles pa­ra quie­nes visitan la ciu­dad con es­ta ex­cu­sa.

Hel­sin­ki tam­bién es un lu­gar pa­ra sa­lir de com­pras y des­lum­brar­se con to­do lo me­jor de Eu­ro­pa. Las tien­das Stock­mann son un clá­si­co des­de 1930, un edi­fi­cio art nou­veau en Es­pla­na­de Park don­de en­con­trar des­de ro­pa y ar­tícu­los del ho­gar hasta ali­men­tos. Las ca­lles que ro­dean el Es­pla­na­de son tam­bién un shopping al ai­re li­bre. El lla­ma­do De­sign Dis­trict de Hel­sin­ki en­glo­ba varios pun­tos de la ciu­dad don­de se ex­hi­be y de­mues­tra el di­se­ño co­mo pre­mi­sa, pe­ro tam­bién la be­lle­za se pue­de ad­mi­rar en la zo­na co­mer­cial de tien­das del cen­tro. Man­ner­hei­min­tie es una de las ca­lles más fa­mo­sas de la ciu­dad; co­mien­za en el cen­tro, cer­ca­na a Stock­mann y al Tea­tro Sue­co y atra­vie­sa varios dis­tri­tos. Es una ar­te­ria des­de don­de apre­ciar los mu­chos edi­fi­cios his­tó­ri­cos, co­mo el de la Ca­sa de la Ópe­ra.

Otro de los pun­tos obli­ga­to­rios, y quien se lle­va la ma­yor can­ti­dad de vi­si­tas por año, es la fa­mi­lia de los mu­seos ba­jo la de­no­mi­na­ción de Hel­sin­ki City Mu­seum, en la Pla­za del Se­na­do. Los otros mu­seos que la com­po­nen son el Ha­ka­sal­mi Vi­lla, el Wor­ker Hou­sing Mu­seum; el Burg­her’s House Mu­seum y el Tram Mu­seum.

La Ca­sa Fin­lan­dia es una pa­ra­da obli­ga­da, del di­se­ña­dor y ar­qui­tec­to fi­nés re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial Al­var Aal­to. Es un es­pa­cio cul­tu­ral don­de se rea­li­zan char­las y even­tos. Es tan im­por­tan­te la obra de es­te ar­qui­tec­to que exis­ten tours pa­ra co­no­cer sus crea­cio­nes.

Tem­peu­laik­ko Kir­ku es una igle­sia lu­te­ra­na cu­yo pro­yec­to co­men­zó en 1930 pe­ro su cons­truc­ción fue in­te­rrum­pi­da por la se­gun­da gue­rra, y ter­mi­na­da en 1969. Es una de las gran­des atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de la ciu­dad por su ca­rac­te­rís­ti­ca más impactante: es­tá ex­ca­va­da en pie­dra, y su in­te­rior es­tá ilu­mi­na­do con luz na­tu­ral a tra­vés de su cú­pu­la acris­ta­la­da. Po­see una acús­ti­ca ex­ce­len­te de­bi­do a las su­per­fi­cies ru­go­sas de la ro­ca, un templo ideal pa­ra rea­li­zar con­cier­tos.

El Par­que Si­be­lius es uno de los pul­mo­nes ver­des de la ciu­dad, cu­ya ubi­ca­ción al bor­de del mar lo con­vier­te en un lu­gar muy es­pe­cial. Su nom­bre hon­ra al com­po­si­tor y vio­li­nis­ta fi­nés Jean Si­be­lius. El ho­me­na­je al mú­si­co se com­ple­ta con un mo­nu­men­to for­ma­do por más de 1.500 tu­bos de ace­ro que “can­tan” cuan­do so­pla el vien­to.

Ciu­dad de di­se­ño

El ba­rrio de Ka­llio, an­ti­gua zo­na obre­ra, hoy es uno de los re­duc­tos co­ol de la ciu­dad, lleno de ba­res, tien­das vin­ta­ge, bou­ti­ques, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes don­de brun­chear, pa­ra dis­fru­tar un buen ra­to.

Hel­sin­ki es si­nó­ni­mo de in­no­va­ción, lo que se con­fir­ma ca­da año con su tí­tu­lo de Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño.

El De­sign Dis­trict es la zo­na fa­vo­ri­ta don­de em­pa­par­se de be­lle­za, ca­li­dad y ori­gi­na­li­dad nór­di­ca; unas 25 ca­lles que ofre­cen cien­tos de co­mer­cios en los que la ten­den­cia y el di­se­ño son pro­ta­go­nis­tas, en los al­re­de­do­res de Dia­na Park. Es­te dis­tri­to al­ber­ga el men­cio­na­do Museo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, un es­pa­cio cul­tu­ral muy agra­da­ble pa­ra to­mar­se un ri­co ca­fé.

Otro im­per­di­ble es el Ar­tek Fur­ni­tu­re Show­room, tien­da de la ca­sa de di­se­ño Ma­ri­mek­ko, es co­mo la “Ikea” de Fin­lan­dia. Y sa­lien­do del De­sign Dis­trict,

Ki­se­leff House en el cen­tro his­tó­ri­co de la Pla­za del Se­na­do tam­bién de­be vi­si­tar­se. To­ri Quar­ters es otro de los es­pa­cios de mo­da, un lu­gar en­tre la Pla­za del Se­na­do y el Mar­ket Squa­re, con di­ver­sos res­tau­ran­tes, ca­fés, ba­res, tien­das, tea­tro, en­tre otras atrac­cio­nes. ●

FLICKR - W.GURAK

FLICKR - D. LUNDBERG

Kias­ma Museo.

FLICKR - J.PÉREZ

Mar­ket Squa­re. El mer­ca­do más in­ter­na­cio­nal y fa­mo­so de Hel­sin­ki, don­de se ven­den co­mi­das tí­pi­cas, ar­te­sa­nías y to­do ti­po de sou­ve­nir.

FLICKR - O.SAL­VA­DOR

Obra de Hen­rik Aa­to. Una ca­sa di­se­ña­da por el gran ar­qui­tec­to fin­lan­dés Hu­go Al­var Hen­rik Aal­to, de gran re­co­no­ci­men­to in­ter­na­cio­nal por su apor­te a la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na.

PFLICKR - J.SEITA

Tien­das Stock­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.