Va­ca­cio­nes Ins­ta­gram

Agencias de via­je sa­can ju­go a las re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­cio­nar Ni­ge­ria, un país afri­cano sin desa­rro­llo tu­rís­ti­co, pe­ro con mu­chos te­so­ros ocul­tos

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - SOP­HIE BOUILLON

Ha­cer tu­ris­mo en Ni­ge­ria es to­do un de­por­te. Hay que ser ca­paz de aguan­tar ocho ho­ras en au­to­bús pa­ra re­co­rrer 250 ki­ló­me­tros por una ca­rre­te­ra lle­na de ba­ches y obs­tácu­los, sa­ber ne­go­ciar ha­bil­men­te con po­li­cías co­rrup­tos o su­bir 620 es­ca­lo­nes en el ca­lor hú­me­do de los tró­pi­cos.

Pe­ro la re­com­pen­sa me­re­ce la pe­na: una sel­fi en las ma­ra­vi­llo­sas co­li­nas de Idan­re, en la tie­rra de los yo­ru­ba, en el su­r­oes­te de Ni­ge­ria, con Chia­ma­ka Obuek­we, la au­to­pro­cla­ma­da “rei­na de las agencias de via­je”.

Jun­to a ella, unas 15 per­so­nas de en­tre 20 y 35 años visitan el lu­gar. To­dos vis­ten una ca­mi­se­ta de la agen­cia de via­jes So­cial Pre­fect Tours.

A su es­pal­da, las co­li­nas se ex­tien­den hasta don­de al­can­za la vis­ta, en me­dio de ár­bo­les de de­ce­nas de me­tros de al­to, mien­tras la ne­bli­na emer­ge de en­tre las ro­cas.

Chia­ma­ka nun­ca ha­bía pen­sa­do en fun­dar una agen­cia de via­jes, pe­ro al pu­bli­car sus fo­tos de via­je en su blog y en la red so­cial Ins­ta­gram, sus se­gui­do­res le pre­gun­ta­ron si po­dían acom­pa­ñar­la.

Des­de su crea­ción en 2015, So­cial Pre­fec­to Tours se ha con­ver­ti­do en una ins­ti­tu­ción pa­ra la ju­ven­tud ac­ti­va y mo­der­na de La­gos, la ca­pi- tal eco­nó­mi­ca de Ni­ge­ria.

Su pá­gi­na de Ins­ta­gram tie­ne más de 40 mil se­gui­do­res. “Es la edad de las re­des so­cia­les. Si no sa­cas fo­tos, es co­mo si nun­ca hu­bie­ra pa­sa­do”, di­ce la jo­ven em­pre­sa­ria. “¡Ni si­quie­ra sir­ve de na­da ir al si­tio!”, bro­mea.

Ade­más de per­mi­tir acu­mu­lar “Me gus­ta” y emo­ti­co­nos, in­ter­net per­mi­tió so­bre to­do a los ni­ge­ria­nos co­no­cer me­jor o in­clu­so des­cu­brir su pro­pio país.

Con una eco­no­mía ba­sa­da ca­si to­tal­men­te en la ex­trac­ción de pe­tró­leo, Ni­ge­ria nun­ca desa­rro­lló su tu­ris­mo, ni si­quie­ra a ni­vel lo­cal.

Ape­nas que­dan unos po­cos ani­ma­les sal­va­jes en las re­ser­vas, los ho­te­les no sue­len res­pon­der a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, los pun­tos de in­te­rés tu­rís­ti­co son a me­nu­do inac­ce­si­bles por fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras y re­gio­nes en­te­ras es­tán arrui­na­das por la con­ta­mi­na­ción o los con­flic­tos.

Sin em­bar­go, Ni­ge­ria, el país más po­bla­do de Áfri­ca (180 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) , en­cie­rra ver­da­de­ros te­so­ros ocul­tos. Y por pri­me­ra vez, su ju­ven­tud aco­mo­da­da es­tá dis­pues­ta a des­cu­brir­los.

Tu­ris­mo y re­des so­cia­les

Lo­la Da­ni­yan, de 28 años, fun­dó Un­ra­ve­lling Ni­ge­ria, una de esas agencias de via­je que triun­fan en las re­des so­cia­les. Du­ran­te un via­je a Lon­dres, se le ocu­rrió crear su em­pre­sa tu­rís­ti­ca al ver a cien­tos de per­so­nas an­te el pa­la­cio de Buc­king­ham.

“Pen­sé que no­so­tros tam­bién te­ne­mos mu­chos pa­la­cios reales en Ni­ge­ria, pe­ro que no co­no­ce­mos ca­si a nin­guno”, cuen­ta.

El país, una crea­ción del im­pe­rio co­lo­nial bri­tá­ni­co, es­tá di­vi­di­do en­tre el nor­te hau­sa mu­sul­mán tra­di­cio­na­lis­ta y un sur de ma­yo­ría cris­tia­na, más di­ná­mi­co eco­nó­mi­ca­men­te. Esas dos re­gio­nes se ob­ser­van con re­ce­los, cuan­do no con des­pre­cio o in­di­fe­ren­cia.

“Siem­pre pen­sa­mos que so­lo hay tres et­nias en Ni­ge­ria: ig­bo, yo­ru­ba y hau­sa”, y en reali­dad hay más de 500, ex­pli­ca. “No sa­be­mos na­da del nor­te, no sa­be­mos có­mo vi­ven. Via­jar per­mi­te aca­bar con los es­te­reo­ti­pos”. La opi­nión es com­par­ti­da por Geor­gi­na Du­ke y Eme­ka Oko­cha, que de­ci­die­ron sa­lir a des­cu­brir su país tras ha­ber pa­sa­do gran par­te de su in­fan­cia y de sus es­tu­dios en el ex­tran­je­ro.

Em­pe­za­ron a re­co­rrer Ni­ge­ria si­guien­do su ins­tin­to y crea­ron Not­hing to Do Go (“¿Na­da que ha­cer? Sal”), una pla­ta­for­ma de Ins­ta­gram que in­for­ma so­bre las ex­cur­sio­nes en gru­po en el país y da con­se­jos a los aven­tu­re­ros so­li­ta­rios.

En sus via­jes pu­die­ron com­pro­bar, no obs­tan­te, la pre­ca­rie­dad del sec­tor tu­rís­ti­co lo­cal.

“Un día es­tá­ba­mos en el es­ta­do de Anam­bra (su­des­te) pa­ra una bo­da y vi­mos fo­tos de las cue­vas de Ohum. Pa­re­cía ge­nial”, re­cuer­da Eme­ka. “Pe­ro cuan­do lle­ga­mos allí no ha­bía nin­gún guía pa­ra lle­var­nos al lu­gar. La gen­te de la lo­ca­li­dad nos di­jo que de­be­ría­mos ha­ber avi­sa­do con 24 ho­ras de an­te­la­ción. ¿Pe­ro lla­man­do a qué nú­me­ro de te­lé­fono?”, se pre­gun­ta, rien­do.

FLORIAN PLAUCHEUR - AFP

Un tu­ris­mo con re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.