Un ti­gre des­lum­bran­te

Sin­ga­pur, la pe­que­ña is­la que se con­vir­tió en uno de los paí­ses más prós­pe­ros del mun­do en po­cos años es­tá, sin du­da, en­tre los des­ti­nos más in­tere­san­tes del Su­des­te Asiá­ti­co

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Los paí­ses que con­for- man el Su­des­te Asiá­ti­co es­tán de mo­da co­mo des­ti­nos tu­rís­ti­cos. En­tre ellos se en­cuen­tra la is­la-Es­ta­do Sin­ga­pur (es un ar­chi­pié­la­go con­for­ma­do por 63 is­las). Ro­dea­da por paí­ses de enor­me flu­jo tu­rís­ti­co y de ne­go­cios co­mo Tai­lan­dia, In­do­ne­sia y Ma­la­sia, Sin­ga­pur pe­lea su lu­gar den­tro de los iti­ne­ra­rios que in- clu­yen ade­más paí­ses co­mo Viet- nam, Cam­bo­ya y Laos.

Des­de su in­de­pen­den­cia en 1965 –lue­go de ser co­lo­nia bri­tá­ni­ca–, la is­la se con­vir­tió en un país del pri­mer mun­do en tiem­po ré­cord y pa­só a ser re­co­no­ci­da co­mo uno de los cua­tro ti­gres asiá­ti­cos. Se des­ta­ca por su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, su di­ver­si­dad re­li­gio­sa y ét­ni­ca. Po­bla­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por ha­bi­tan­tes de ori­gen chino, se es­ti­ma que una cuar­ta par­te de la po­bla­ción pro­vie­ne de otros paí­ses, so­bre to­do asiá­ti­cos. Es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los más se­gu­ros, y de una lim­pie­za prís­ti­na en sus ca­lles y áreas pú­bli­cas, con ri­gu­ro­sas po­lí­ti­cas de con­trol.

Por su in­ten­so cli­ma tro­pi­cal po­see una enor­me ri­que­za na­tu­ral, por lo que par­ques y re­ser­vas na­tu­ra­les se cuen­tan en­tre sus más be­llos atrac­ti­vos, ade­más de la ve­ge­ta­ción pre­sen­te en to­do el te­rri­to­rio. Es uno de los po­los de com­pras del mun­do, un gran cen­tro co­mer­cial y fi­nan­cie­ro.

Un buen pun­to de ini­cio pa­ra co­no­cer­la es la zo­na his­tó­ri­ca, el Ci­vic Dis­trict (Ba­rrio Cí­vi­co) con una gran con­ser­va­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. Se des­ta­can el vie­jo edi­fi­cio de la Cor­te Su­pre­ma, la ca­te­dral de San An­drés y el City Hall, de gran pre­sen­cia. Al fren­te se en- cuen­tra el fa­mo­so Pa­dang, el cam­po de crí­quet his­tó­ri­co en el que se rea­li­za no so­lo de­por­te sino to­do ti­po de even­tos. A sus la­dos se en­cuen­tran el Sin­ga­po­re Cric­ket Club y el Sin­ga­po­re Re­crea­tio­nal Club. En el ba­rrio cí­vi­co tam­bién se en­cuen­tra la Na­tio­nal Ga­llery, una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra

co­no­cer al­go más so­bre la his­to­ria de es­te país y su re­la­cio­na­mien­to con sus ve­ci­nos.

Pa­ra ma­ti­zar la ciu­dad con un po­co de na­tu­ra­le­za, en la zo­na se en­cuen­tra el Fort Can­ning Park. Por en­con­trar­se so­bre una co­li­na, du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial fue uti­li­za­do con fi­nes mi­li­ta­res, pa­ra pro­te­ger la is­la. Co­mo re­cuer­do de aque­lla épo­ca se pue­de vi­si­tar un bún­ker en el pro­pio par­que.

La zo­na de Ma­ri­na Bay es uno de los atrac­ti­vos más im­por­tan­tes de la ciu­dad. Es el lu­gar pa­ra to­mar las fo­to­gra­fías más be­llas e im­pre­sio­nan­tes, y don­de se pue­de ver la gran­di­lo­cuen­cia y el avan­ce edi­li­cio y tec­no­ló­gi­co de es­ta ciu­dad. Aquí se en­cuen­tra la Es­pla­na­de, un com­ple­jo cul­tu­ral de seis hec­tá­reas, que in­clu­ye tea­tro, sa­la de con­cier­tos y una bi­blio­te­ca, y to­do fren­te al mar. El pai­sa­je se com­ple­ta con el par­ti­cu­lar edi­fi­cio del Ma­ri­na Bay Sands, un ho­tel y cen­tro de con­ven­cio­nes de lu­jo. Es­te edi­fi­cio de tres enor­mes co­lum­nas, y su par­que del pi­so 57 trans­for­ma­ron la vis­ta de la ciu­dad. Pre­ci­sa­men­te en ese lu­gar, el Sky­park, se en­cuen­tra un mi­ra­dor abier­to al pú­bli­co du­ran­te to­do el día, un par­que al ai­re li- bre, una dis­co­te­ca, res­tau­ran­te y las ins­ta­la­cio­nes del ho­tel, así co­mo su pis­ci­na, que se anun­cia co­mo la me­jor del mun­do.

El ho­tel po­see una gran ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to, co­mo un enor­me y lu­jo­so ca­sino y uno de los cen­tros co­mer­cia­les más gran­des del mun­do. Por la no­che, ade­más de las lu­mi­na­rias del sky­li­ne, en la bahía se rea­li­za un es­pec­tácu­lo de luz, agua y so­ni­do que des­lum­bra a to­dos los que se acer­can; es una ex­plo­sión sen­so­rial.

A la sa­li­da del Ma­ri­na Bay se en­cuen­tra el Art Scien­ce Mu­seum, con una par­ti­cu­lar for­ma de flor de lo­to de 10 pé­ta­los, cu­yo di­se­ño in­te­rior cons­ta de 21 ga­le- rías en 5.000 me­tros cua­dra­dos; es un ícono de la cul­tu­ra en el que se ex­plo­ra el ar­te, la cien­cia, la in­no­va­ción y la tec­no­lo­gía.

Otro de los im­per­di­bles de es­te con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co que ro­dea la bahía son los Gar­dens by the Bay, un par­que na­tu­ral de unas 100 hec­tá­reas que po­see tres jar­di­nes ver­ti­ca­les que dan al mar: el Bay South, el Bay Cen­tral y el Bay East.

El pa­seo se pue­de con­ti­nuar por el Sin­ga­po­re Flyer, que des­lum­bra con su al­tu­ra de 165 me­tros.

Se pue­de vol­ver a pie al Ma­ri­na Bay Sands a tra­vés del He­lix Brid­ge, un ori­gi­nal puen­te pea­to­nal des­de don­de tam­bién to­mar ex­ce­len­tes fo­tos. Una muy bue­na idea es dar un pa­seo en bar­co por el río Sin­ga­pur.

Mer­lion Park es don­de rea­li­zar otra pa­ra­da y dis­fru­tar de sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la bahía. En es­te lu­gar, el ri­tual de to­do tu­ris­ta es sa­car­se una fo­to con el Mer­lion: la cria­tu­ra mi­to­ló­gi­ca que es par­te león y par­te pez, un clá­si­co de Sin­ga­pur.

Otro de los lu­ga­res her­mo­sos a vi­si­tar, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co, es el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Sin­ga­pur; con su fa­mo­so Jar­dín Na­cio­nal de Or­quí­deas, cuen­ta con más de 3.000 ejem­pla­res de es­ta tan exó­ti­ca y be­lla flor.

Y ade­más de la tec­no­lo­gía de pun­ta y la ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia, la ciu­dad es co­no­ci­da por sus im­po­nen­tes shop­pings. Las prin­ci­pa­les mar­cas del mun­do es­tán en Sin­ga­pur. Y no so­lo los gran­des di­se­ña­do­res es­tán pre­sen­tes, tam­bién enor­mes cen­tros co­mer­cia­les y tien­das de to­do ti­po com­par­ten un mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal pa­ra to­dos los bol­si­llos. Or­chard Road es la ave­ni­da de las com­pras, un pa­raí­so pa­ra quie­nes gus­tan de ha­cer­lo. Pe­ro ade­más, fue­ra de es­ta ca­lle hay otros cen­tros co­mer­cia­les, co­mo el Sun­tec City en Ma­ri­na Bay o el Vi­vo City en la Is­la de Sen­to­sa. Otra op­ción ba­jo tie­rra es el City LInk Mall en el Ba­rrio Cí­vi­co. ●

DRONEPICR - FLICKR

Vis­ta aé­rea del Ma­ri­na Bay.

PETER GRONEMANN - FLICKR

La rue­da gi­gan­te de Sin­ga­pur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.