Un tu­ris­mo di­fe­ren­te

Paí­ses afri­ca­nos –co­mo Tan­za­nia y Ruan­da– em­pie­zan a atraer via­je­ros en un con­ti­nen­te don­de el in­gre­so de vi­si­tan­tes es uno de los más ba­jos del mun­do

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | En Tránsito -

Con so­lo el 5% de los tu­ris­tas del mun­do –a pe­sar de sus pi­rá­mi­des, sus sa­fa­ris y sus pla­yas po­co con­cu­rri­das–, Áfri­ca pue­de atraer más vi­si­tan­tes si apues­ta por el eco­tu­ris­mo y man­tie­ne es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, es­ti­man los ex­per­tos.

“Los paí­ses que han te­ni­do éxi­to (en el tu­ris­mo) son los que han to­ma­do es­tas de­ci­sio­nes”, ex­pli­có Na­le­di Kha­bo, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Afri­ca­na de Tu­ris­mo, du­ran­te una con­fe­ren­cia pa­ra pro­mo­ver es­te sec­tor de la eco­no­mía que se lle­vó a ca­bo en Ciu­dad del Ca­bo a me­dia­dos de se­tiem­bre.

Ci­tó co­mo ejem­plo a Tan­za­nia y a Ruan­da, paí­ses “muy atrac­ti­vos pa­ra cier­tos via­je­ros” y en don­de se pro­po­nen alo­ja­mien­tos y sa­fa­ris eco­rres­pon­sa­bles.

Des­de 2006, el nú­me­ro de tu­ris­tas que vi­si­ta Tan­za­nia se ha ca­si du­pli­ca­do y su­pera el mi­llón.

Pa­ra Kha­bo, Su­dá­fri­ca tam­bién lo­gró im­po­ner­se co­mo un des­tino muy atrac­ti­vo al “di­ver­si­fi­car sus pro­duc­tos más allá de los sa­fa­ris”.

El país re­gis­tró un fuer­te in- cre­men­to en lle­ga­das de tu­ris­tas cu­rio­sos por des­cu­brir las cos­tum­bres lo­ca­les, las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y los vi­ñe­dos de la re­gión del Ca­bo.

Al­re­de­dor de 700 mil sud­afri­ca­nos tra­ba­jan en el sec­tor tu­rís­ti- co en es­te país en don­de la ta­sa de des­em­pleo es de ca­si 28%.

Nu­me­ro­sos paí­ses afri­ca­nos bus­can cap­tar las di­vi­sas de via­je­ros ex­tran­je­ros, pe­ro Ken­ya ha de­ci­di­do apos­tar por el tu­ris­mo in­te­rior, des­pués de que re­cien­tes olas de vio­len­cia oca­sio­na­ran ba­jas en los ni­ve­les de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal.

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca per­ju­di­ca a mu­chos otros paí­ses afri­ca­nos que, co­mo Ken­ya, po­seen un fuer­te po­ten­cial tu­rís­ti­co.

La Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, con sus go­ri­las, vol­ca­nes y par­ques na­cio­na­les, po­dría ser un pa­raí­so tu­rís­ti­co si no fue­ra por gra­ves pro­ble­mas de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad, se­gún Ani­ta Men­di­rat­ta, au­to­ra es­pe­cia­li­za­da en tu­ris­mo.

Tras años de es­ca­sez ba­jo el man­da­to del ex­pre­si­den­te Ro­bert Mu­ga­be, Zim­ba­bue –en don­de se en­cuen­tran las im­pre­sio­nan­tes ca­ta­ra­tas Vic­to­ria y se pue­den rea­li­zar lu­jo­sos sa­fa­ris– re­gis­tró una im­por­tan­te al­za en el tu­ris­mo a fi­na­les de 2017.

Aun­que el nú­me­ro de vi­si­tas a las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria au­men­tó ca­si 50%, es­te país es­tá le­jos de al­can­zar su pleno po­ten­cial.

“Los go­bier­nos afri­ca­nos y las au­to­ri­da­des tu­rís­ti­cas com­pe­ten­tes tie­nen que ser más proac­ti­vos y es­for­zar­se en cam­biar la per­cep­ción” de sus paí­ses en el ex­tran­je­ro, di­jo Kha­bo.

Ruan­da, país sa­cu­di­do por un ge­no­ci­dio en 1994, es un buen ejem­plo, ya que aho­ra es un des­tino im­po­nen­te por sus nu­me­ro­sas co­li­nas y su po­bla­ción de go­ri­las.

“El tu­ris­mo es nues­tra prin­ci­pal en­tra­da de di­vi­sas ex­tran­je­ras, lo que es in­creí­ble pa­ra un país co­mo Ruan­da”, se­ña­ló Ro­set­te Ru­gam­ba, ex res­pon­sa­ble tu­rís­ti­ca na­cio­nal, y agre­gó que es­te sec­tor “con­tri­bu­ye enor­me­men­te a res­tau­rar la ima­gen de nues­tro país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.