Con ai­re co­lo­nial

En el mar Ca­ri­be, muy cer­ca de Car­ta­ge­na de In­dias, se en­cuen­tra un pin­to­res­co ca­se­río co­lom­biano con fuer­te pre­sen­cia de su an­ti­guo pa­sa­do es­pa­ñol

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Lugares | Viajero Frecuente… - MA­RÍA ALEJANDRA SALAMANCA

En el mar Ca­ri­be, muy cer­ca de Car­ta­ge­na de In­dias, se en­cuen­tra Bo­ca­chi­ca, un ca­se­río co­lom­biano que guar­da par­te de la his­to­ria co­lo­nial es­pa­ño­la y lu­cha pa­ra evi­tar que su cul­tu­ra y tra­di­cio­nes se pier­dan en el ol­vi­do.

En las pin­to­res­cas ca­lles de es­te po­bla­do si­tua­do en el sur de la is­la de Tie­rra­bom­ba, en don­de to­dos los ca­mi­nos son de are­na, pre­do­mi­nan co­lo­res co­mo el ro­sa­do, ver­de, azul y mo­ra­do en las fa­cha­das de las ca­sas don­de mu­je­res y ni­ños bai­lan al rit­mo de mú­si­cas tí­pi­cas del ca­ri­be del país.

“La gen­te de acá se ca­rac­te­ri­za por su ale­gría y por­que siem­pre tie­ne una son­ri­sa a pe­sar de las ad­ver­si­da­des. Siem­pre le ve­mos el la­do bueno a la vi­da”, di­jo Bel­mir Ca­ra­ba­llo, lí­der de es­ta co­mu­ni­dad de cer­ca de 11 mil afro­des­cen­dien­tes.

Bo­ca­chi­ca es co­no­ci­da prin­ci­pal­men­te por el fuer­te de San Fer­nan­do, una cons­truc­ción mi­li­tar es­pa­ño­la del si­glo XVIII que cus­to­dia­ba la en­tra­da por mar a Car­ta­ge­na de In­dias pa­ra im­pe­dir la lle­ga­da de pi­ra­tas y cor­sa­rios.

La ciu­dad te­nía en­ton­ces dos ac­ce­sos, el de Bo­ca­chi­ca y el de Bo­ca­gran­de, es­te úl­ti­mo con­ver- ti­do hoy en un ba­rrio de la Car­ta­ge­na con­ti­nen­tal.

El pa­so de los si­glos acen­tuó las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les, y mien­tras en Bo­ca­chi­ca la po­bre­za sal­ta a la vis­ta en las ca­lles flan­quea­das por las ca­sas de ma­de­ra, Bo­ca­gran­de es un ba­rrio re­ple­to de edi­fi­cios mo­der­nos por los que cir­cu­lan a dia­rio mi­les de tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

En ese mis­mo pe­río­do la mez­cla de es­cla­vos afri­ca­nos con es­pa­ño­les e in­dios ca­la­ma­rí, na­ti­vos de la zo­na, dio ori­gen a una mez­cla de et­nias y a un hí­bri­do de cul­tu­ras, de­jan­do to­do “un le­ga­do gran­dí­si- mo de tra­di­cio­nes que in­clu­yen las dan­zas, la gas­tro­no­mía y las ar­te­sa­nías”, se­gún Ca­ra­ba­llo.

El “ca­bil­do vi­vo de Bo­ca­chi­ca”, del cual Ca­ra­ba­llo es el “prín­ci­pe” y su ma­dre la “rei­na”, es una de esas dan­zas tra­di­cio­na­les en la que se mez­cla el sa­bor del Ca­ri­be co­lom­biano con rit­mos afri­ca­nos.

No obs­tan­te, ese le­ga­do es­tá ame­na­za­do por el ol­vi­do es­ta­tal y la cre­cien­te lle­ga­da de em­pre­sa­rios ho­te­le­ros, mu­chos de ellos ex­tran­je­ros, lo que afec­ta el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co de la is­la, cu­ya eco­no­mía se ba­sa en la pes­ca y el tu­ris- mo a pe­que­ña es­ca­la.

“Gen­te fo­rá­nea ya es­tá ur­ba­ni­zan­do Bo­ca­chi­ca y eso de al­gu­na u otra for­ma afec­ta nues­tra cul­tu­ra, que se es­tá per­dien­do”, ase­gu­ró Ca­ra­ba­llo.

A es­to se su­man pro­ble­mas de dro­ga­dic­ción, pan­di­llas, vio­len­cia y al­tos ín­di­ces de po­bre­za, tal co­mo de­nun­cia la lí­der Ma­ri­sol Hur­ta­do, quien ase­gu­ra que “los ni­ños ya no se sien­ten in­tere­sa­dos en pre­ser­var­la la cul­tu­ra”.

Se­gún ci­fras de la ini­cia­ti­va “Car­ta­ge­na có­mo va­mos”, el 27% de los car­ta­ge­ne­ros vi­vía el año pa­sa­do en la po­bre­za, mien­tras que el 4,1% lo ha­cían en la po­bre­za ex­tre­ma, una reali­dad que es aún más vi­si­ble en Bo­ca­chi­ca.

Pa­ra en­fren­tar es­tos pro­ble­mas, Ca­ra­ba­llo de­ci­dió ha­cer “re­sis­ten­cia cul­tu­ral por me­dio de la dan­za y el de­por­te” con su fun­da­ción Fun­ca­de­blak, que es apo­ya­da por la ONG World Coach Co­lom­bia.

“Des­de ha­ce ocho años World Coach Co­lom­bia ha­ce pre­sen­cia en Tie­rra­bom­ba y he­mos tra­ba­ja­do por en­gran­de­cer la la­bor de los pro­fes, que lo que ha­cen es amor­ti­guar el im­pac­to de la vio­len­cia so­bre la ni­ñez aquí”, ase­gu­ró a Efe el di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción, Ma­nuel Pin­zón.

De es­ta for­ma, la dan­za, el de­por­te y el es­tu­dio se han ga­na­do un es­pa­cio en­tre los ni­ños de esa re­gión del país y se han con­ver­ti­do en su “ta­bla de sal­va­ción”, una ta­rea en la que tam­bién in­ter­vie­nen otras em­pre­sas, co­mo el ban­co BBVA con su pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Pin­zón re­sal­tó que “la idea es trans­mi­tir la tra­di­ción des­de los abue­los, que son quie­nes real­men­te co­no­cen la cul­tu­ra e his­to­ria, y pa­sar­la a los ni­ños, que son el fu­tu­ro de es­ta po­bla­ción”.

Y el fuer­te de San Fer­nan­do de Bo­ca­chi­ca pa­re­ce ser tes­ti­go de esos cam­bios, con sus ca­ño­nes apun­tan­do ha­cia el mar, a la es­pe­ra de los po­cos tu­ris­tas que lle­gan a su des­em­bar­ca­de­ro pa­ra co­no­cer un po­co de la his­to­ria co­lo­nial de Co­lom­bia.

RI­CAR­DO MALDONADO ROZO - EFE

RI­CAR­DO MALDONADO ROZO - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.